El primer rival chino de Boeing y Airbus está listo para despegar

SHANGHAI, República Popular de China–El Comac C-919, una aeronave de autonomía de medio alcance concebida por China para enfrentar al duopolio Airbus/Boeing, debe efectuar esta semana su prim

4190551 (3)
El vuelo inaugural del C-919, en un inicio previsto para 2016, se llevará a cabo pronto, según su fabricante, la empresa pública Commercial Aircraft Corporation of China (Comac), que mostró el primer ejemplar en noviembre de 2015.

er vuelo de prueba, pero necesitará tiempo para colmar las ambiciones aeronáuticas de Beijing (Pekín). El vuelo inaugural del C-919, en un inicio previsto para 2016, se llevará a cabo el viernes, según su fabricante, la empresa pública Commercial Aircraft Corporation of China (Comac), que mostró el primer ejemplar en noviembre de 2015. Con este aparato, capaz de transportar a 168 pasajeros con una autonomía de 5.500 km, Comac espera rivalizar en los vuelos regionales con las dos estrellas internacionales de los aviones de corta y media distancia, el Boeing B-737 de la americana Boeing  y el A320 de la europea Airbus Industries. “Este vuelo inaugural no es un gran acontecimiento en sí mismo, pero sí un momento simbólico, revelador de la evolución de la industria aeronáutica china”, explicó Greg Waldron, responsable en Asia de la publicación FlightGlobal. Se trata, por tanto, de un desafío tecnológico con el que el gobierno ha hecho una apuesta de prestigio. No tener aviones “made in China” es estar a merced- de otros, declaró el presidente Xi Jinping en 2014. No obstante, el C-919 aprovecha tecnologías extranjeras ya que está equipado con motores Leap del americano General Electric y del francés Safran. El objetivo de Pekín es interponerse al duopolio euroamericano, al que ni el canadiense Bombardier, el brasileño Embraer o los rusos Tupolev y Soukhoi, han conseguido inquietar. Boeing y Airbus comparten, casi a la par, el vasto mercado chino, que debería destronar de aquí a 2024 a Estados Unidos como primer mercado mundial de transporte aéreo. Con una demanda creciente por el auge de la clase media, China necesitará 6.800 aviones en línea en los próximos 20 años, el triple de su flota actual, anticipó Boeing. Comac, por su parte espera obtener una parte del pastel. La empresa pública aseguró haber registrado 570 encargos para el C-919 a finales de 2016, casi exclusivamente de las compañías chinas. Sin embargo, el camino estará repleto de emboscadas hasta que China se imponga como un serio rival. “Para pasar a la etapa siguiente, habrá que vender el producto, algo que no será fácil” fuera de China, estimó Shukor Yusof, analista del gabinete Endau Analytics. “Para la Comac será extremadamente difícil hacerse un hueco ya que Airbus y Boeing amarran bien el mercado de los aviones comerciales, con una larga historia detrás y productos probados desde hace tiempo (…) en un sector donde la credibilidad es crucial” para convencer a los compradores, manifestó. La ausencia de una red de servicio posventa y de mantenimiento podría desventajar a la Comac, añadió Waldron. Además, la obtención de la preciada certificación de la Administración aeronáutica estadounidense será ardua. La luz verde es indispensable para sobrevolar Estados Unidos y, por lo tanto, para imponerse en el mercado de los aviones destinados a vuelos internacionales. Asimismo, el procedimiento con la Agencia de Seguridad Aérea Europea durará entre cuatro y siete años, según uno de sus responsables. Pekín espera poder ofrecer el C-919 a las aerolíneas en América Latina, África y Asia donde las líneas aéreas buscan aeronaves modernas, pero con precios menores a los de Boeing y Airbus.

 

Advertisements

LACSA desaparece oficialmente de la historia de Costa Rica

10301932354_55d77a368a_b
Ya para los primeros años de la década del setenta LACSA operaba una flota de cuatro BAC-1-11-500 con capacidad para 99 pasajeros. Las aeronaves portaban la bandera de Costa Rica en el fuselaje y la reconocida rueda de carreta, símbolo típico del país.

SAN JOSE, Costa Rica–Tras varios años de existir de manera inadvertida y habiendo dejado de ser la empresa nacional encargada del transporte aéreo, Líneas Aéreas Costarricenses Sociedad Anónima (LACSA) desaparecerá. Después de 72 años de existencia, la aerolínea será absorbida en su totalidad por la compañía colombiana de aviación Avianca, cambiando así su razón social y borrando por completo de los libros a la que fue la primera aerolínea nacional y orgullo de Costa Rica. Según informó Sofia Valverde, gerente de Comunicación de Avianca, la decisión se tomó en las instalaciones de la aerolínea en La Uruca mediante una asamblea de socios. “Mediante asamblea extraordinaria de accionistas realizada este jueves 19 de octubre, fue aprobado con representación del 92,53% de los socios, el cambio de denominación social de LACSA por Avianca Costa Rica S.A.”, comunicó Valverde. Explicó que la adopción del nombre Avianca Costa Rica es parte del proceso de homologación de la marca comercial de las aerolíneas del grupo. Avianca espera potencializar la marca en los mercados donde la aerolínea opera, pues el cambio de nombre no tendría ningún tipo de implicación o consecuencia para la empresa, los empleados o los accionistas. LACSA nació el 17 de octubre de 1945 y la fundó Pan American World Airways (Pan Am), seis meses después el 3% de las acciones se vendió al Gobierno de la República de Costa Rica. Oficialmente empezó a funcionar el 1 de junio de 1946 y fue declarada aerolínea nacional en 1949, casi inmediatamente fue expandiéndose hasta cubrir varias ciudades estadounidenses y suramericanas. En 1968 la aerolínea nacional recibió su primer avión de propulsión a chorro, un jet de fabricación británica, el BAC 1-11-400 bautizado con el nombre de “El Tico”. Ya para los primeros años de la década del setenta LACSA tenía una flota de cuatro BAC 1-11-500 con capacidad de 99 pasajeros operando desde el Aeropuerto Juan Santamaria a San Andrés, Gran Caimán, Panamá, Barranquilla, Maracaibo, Caracas, San Salvador, México y Miami. En 1979 la aerolínea recibió su primer Boeing 727-200 “Super Advanced” directo desde la fábrica de Boeing en Seattle y la línea aérea nacional inicio en 1980 su fase de expansión con el inicio de vuelos a Nueva Orleans, Cancún, Ciudad de Guatemala, Los Ángeles y Nueva York. Es en esta época que LACSA llegó a ser la línea aérea centroamericana con más destinos internacionales y la primera del istmo en volar los Airbus A-320, pero la mala situación económica obligaba al Estado a venderla o cerrarla. En 1992 el Grupo TACA propiedad del salvadoreño Roberto Kriete adquirió el 86% de las acciones, aumentando así la cantidad de destinos, pero disminuyendo sobremanera la identidad de la aerolínea. Como consecuencia se dejó de operar en el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber (AIDO), además junto con la nueva compra de acciones por parte de TACA International, la imagen de LACSA (la bandera de Costa Rica en la cola y el logo adoptado en 1979) cambia y su flota es pintada con los colores de la empresa salvadoreña. En octubre de 2012 se anunció la adopción del nombre Avianca como marca comercial única para las aerolíneas subsidiarias de Avianca Holdings S.A.: Avianca, Aviateca, TACA de Honduras, TACA International Airlines, TACA Regional (Isleña) Tampa Cargo y AeroGal. Como resultado de la fusión entre TACA Airlines y Avianca, sus destinos y aeronaves pasaron a manos de Avianca Holdings, dejando pocas referencias a LACSA como tal hasta su desaparición. LACSA fue la primera línea aérea de bandera costarricense hasta que en mayo 1992 inició operaciones aéreas la empresa ACORISA (Aero Costa Rica S.A.) la cual también recibió el título de aerolínea bandera sin embargo esta solo operó por cinco años. Descansa en paz parte de la historia de Costa Rica.

Aerolínea Volaris Costa Rica asumirá vuelos directos a Cancún y Guadalajara

Volaris CR
Volaris Costa Rica está desarrollando una base de conexiones (hub en inglés) en el Aeropuerto Juan Santamaría, como lo tuvo en su momento LACSA (Líneas aéreas costarricenses S.A.).

SAN JOSE, Costa Rica—La línea aérea nacional Volaris Costa Rica asumirá, a partir del primero de julio, los vuelos directos entre el Aeropuerto Juan Santamaria en Alajuela y el Aeropuerto de Cancún lo mismo que la ruta San José-Guadalajara. La compañía confirmó, en un comunicado de prensa en Costa Rica, que desde el próximo mes los servicios serán ofrecidos por pilotos y tripulantes de cabina costarricenses. Desde setiembre del 2015, estas rutas eran operadas por la compañía madre Volaris México, según precisó el contacto de prensa en el país. El costo de ambos vuelos es desde $125 (por vía) con impuestos incluidos para volar en las temporadas bajas. Volaris Costa Rica se promociona como la única aerolínea en el país que cuenta con vuelos directos a tres destinos de la República mexicana. En el mismo comunicado, la compañía confirma que desde el 19 de junio y el 21 de junio se inauguraron dos nuevas rutas: El Salvador-Ciudad de Guatemala y El Salvador-Managua. “Ambas rutas nos permiten conectar mayormente Centroamérica y permitir que nuestros clientes puedan tener acceso a un servicio más rápido y seguro a la hora de ir a visitar a sus familiares”, informó la empresa en un comunicado. La empresa cuenta, en la actualidad, con 141 trabajadores costarricenses. Volaris Costa Rica está desarrollando una base de conexiones (hub en inglés) en el Aeropuerto Juan Santamaría, como lo tuvo en su momento LACSA (Líneas aéreas costarricenses S.A.). Volaris Costa Rica espera también extender sus operaciones aéreas desde El Salvador y Ciudad de Guatemala a algunas ciudades en Estados Unidos, como Miami, Nueva York, Houston y Los Ángeles.

Las aerolíneas Norwegian y LEVEL inician en Barcelona la batalla por el ‘low cost’ transatlántico

 

Level (2)
Por el momento LEVEL volará a Buenos Aires Argentina, Punta Cana, Republica Dominicana, Los Ángeles y San Francisco en Estados Unidos, si bien Willie Walsh, consejero delegado de IAG, no descarta extenderlo a otros países entre los que se comenta Cuba y Costa Rica.

BARCELONA, España—Hasta hace muy poco había compañías aéreas que defendían que hacer vuelos transatlánticos desde el aeropuerto de Barcelona no era rentable. IAG, el grupo al que pertenece Iberia y Vueling, sostenía que su modelo era que todo pasara por el Aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de Madrid. Pero el éxito y los flujos turísticos terminaron por cambiar y el Aeropuerto El Prat será el escenario de la singular lucha entre Norwegian y LEVEL, marca de IAG, por el “low cost” transatlántico español. Ambas se estrenan con vuelos a la ciudad de Los Ángeles, en una pelea que apenas comienza. LEVEL contempla seguir creciendo y la aerolínea noruega ya oficializó su petición ante el Gobierno argentino para volar desde allí a Madrid y Barcelona. El modelo de bajo coste revolucionó la manera de viajar en la UE. Antes, el pasajero podía escoger su silla libremente, le servían bebidas gratis, las maletas en bodega venían incluidas en el precio del billete. Eso sí: un billete al alcance de pocos. Aparecieron compañías como Ryanair o Easyjet y el negocio cambió para siempre. Las aerolíneas tradicionales se transformaron para sobrevivir. Los vuelos a América desde España eran un terreno virgen hasta que el pasado septiembre el consejero delegado Norwegian Airlines, Bjorn Kjos, corrió el tupido velo con el anuncio de casi 300.000 plazas desde El Prat hacia San Francisco, Nueva York, Fort Lauderdale y Los Ángeles en su primer año de operaciones. Estos vuelos se harán en dos Boeing 787-8 “Dreamliner”. En marzo, IAG presentó oficialmente a LEVEL, después de meses de especulaciones y la sensación en el sector de que se trataba más de una reacción ante el movimiento de Norwegian que a la convicción sobre la viabilidad del “low cost” transatlántico. El vuelo inaugural de LEVEL —operado por personal de Iberia— será hoy y aún ayer era posible encontrar algún billete de ida por 162 euros, la tarifa más barata y que solo incluye equipaje de mano. Por servicios extras como la comida, wifi o la selección de asiento hay que pagar. También hay tarifas que incluyen las prestaciones a las que un viajero de un vuelo transatlántico está acostumbrado pero que se acercan a los precios de una aerolínea tradicional. La guerra entre Norwegian y LEVEL también es un tema de espacio para las piernas. En la cabina más económica de la aerolínea noruega hay 78 centímetros y en la de LEVEL, 76  centímetros, (dos centímetros que es probable que, tras un vuelo de 11 horas y 15 minutos, si se noten.) El precio de lanzamiento de LEVEL fue de 99 euros, si bien IAG nunca especificó cuántos billetes había puesto a la venta a esa tarifa. La aerolínea de IAG operará con dos Airbus A-330 nuevos, 293 asientos en clase Turista y 21 en Turista Premium. Fuentes de la marca aseguran que están muy contentos con las ventas. Por el momento volará a Buenos Aires Argentina, Punta Cana, Republica Dominicana, Los Ángeles y San Francisco en Estados Unidos, si bien Willie Walsh, consejero delegado de IAG, no descarta extenderlo a otros países entre los que se comenta Cuba y Costa Rica. Norwegian comenzó a viajar a los Estados Unidos desde El Prat. El precio de lanzamiento fue de 174 euros, pero ayer se podía comprar el trayecto por 269 euros en la tarifa más barata, es decir, solo con la maleta de mano incluida. Y como pasa con su competencia, los precios de la clase con más beneficios incluso superan los de aerolíneas tradicionales: 899 euros, con derecho a dos maletas en bodega, cola rápida de acceso al avión y sala de espera VIP. El jefe de Norwegian, a diferencia de Walsh, no esconde su apuesta nítida por el low cost de largo radio desde España. En varias ocasiones ha mostrado su rechazo a lo que considera el proteccionismo de algunos países hacia sus aerolíneas de bandera. Tal es el caso, por ejemplo, de los vuelos entre Argentina y España. El acuerdo bilateral entre ambos países determina que solo empresas con sede en uno de los países pueden hacer la ruta. De ahí que Norwegian creara una filial en Argentina el pasado enero y haya empezado a contratar personal. En el primer año de operaciones espera tener cuatro aviones que permitan operar largo radio y entre las frecuencias solicitadas al Gobierno argentino están Barcelona, Madrid y Gatwick (Londres).

 

Nuevo aeropuerto de Costa Rica estaría listo para el 2027

Aeropuerto
El Mastate, Coyolar y La Ceiba son las comunidades del cantón de Orotina idóneas para alojar el nuevo aeropuerto internacional. De acuerdo con el cronograma de trabajo, la obra de $1.932 millones, se estrenaría en 2027 en el escenario más optimista y, en el 2032, en el peor de los casos.

SAN JOSE, Costa Rica—La mañana del 31 de mayo, la empresa Mott MacDonald presentó el plan de emplazamiento y plan maestro para la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional Metropolitano de Costa Rica, que estará ubicado en el cantón de Orotina, en el pacifico costarricense. En total el proyecto está dividido en tres etapas y según dio a conocer la empresa, la construcción de la primera de ellas dará inicio en el año 2018 y su apertura sería en el 2027. Los estudios han demostrado qué hay una viabilidad constructiva, operativa y financiera”, afirmó Horacio Rossi, director de aviación Mott MacDonald. Asimismo, esta primera etapa tendrá un costo estimado de 1932 millones de dólares y el proyecto en su totalidad, costará aproximadamente 2974 millones de dólares. Para dar el visto bueno al proyecto, la empresa realizó un total de 24 estudios a lo largo de un año. El Aeropuerto Internacional Metropolitano de Orotina tendrá una capacidad para recibir cerca de 7.8 millones de pasajeros. El Mastate, Coyolar y La Ceiba son las comunidades del cantón de Orotina idóneas para alojar el nuevo aeropuerto internacional. De acuerdo con el cronograma de trabajo, la obra de $1.932 millones, se estrenaría en 2027 en el escenario más optimista y, en el 2032, en el peor de los casos. Sin embargo, desde ahora los propietarios de terrenos en esas comunidades se frotan las manos, pues, el proyecto incrementará el valor de sus fincas. Por esta razón, el Gobierno anunció medidas para evitar la especulación y asegurarse un precio justo de los lotes. Entre ellas, la firma, este miércoles, de una declaratoria de interés público mediante decreto ejecutivo 40.431-MOPT de las 370 propiedades identificadas con condiciones para levantar la obra y se identificó que esos inmuebles le pertenecen a 442 personas. Además, en otro decreto, también se declaran de interés público todas las actividades relacionadas con la construcción de la terminal. Carlos Segnini, coordinador general del proyecto, explicó que el informe técnico, realizado por la firma británica Mott MacDonald, estableció un presupuesto de $41,3 millones para la compra de las fincas necesarias para el desarrollo aeroportuario. Incluso, se elaboró una lista de los terrenos potenciales que incluye los planos catastrados de cada uno y el nombre de sus dueños. “Ese valor ($41,3 millones) va a crecer hasta el doble ¿Por qué? Porque hay un fallo en nuestro sistema jurídico y la gente no declara el valor real de la tierra (…) Tenemos un escenario incierto, eso es un monto indicativo y sin duda los montos van a ir subiendo”, señaló Segnini, quien en los primeros años de esta Administración se desempeñó como ministro de Obras Públicas y Transportes. Para el momento de la apertura, el aeródromo tendría una área de 128.000 metros cuadrados y se estima que crecería según la demanda de pasajeros hasta 224.000 metros cuadrados para el 2044. La demanda proyectada por Mott MacDonald para el primer año es de 7,8 millones de pasajeros. En la actualidad, los aeropuertos del país reciben 5,8 millones de pasajeros anuales, de los cuales el 83% pasa por el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en Alajuela, según la Dirección General de Aviación Civil. La estimación es que para el 2047 se recibirán 20 millones de viajeros, lo cual generaría 80.000 empleos directos e indirectos. Se elaboró un cronograma para la realización de este aeropuerto, ese cronograma abarca desde el 2018 hasta el “2027 que es la fecha de apertura, están fijadas cada una de las tareas, precisamente, para evitar la pregunta: Si han durado 20 años para hacer una carretera ¿Cómo van a hacer un aeropuerto en nueve años?”, declaró Eduardo Montero, vicepresidente del Cetac. Las autoridades hicieron énfasis   que el aeropuerto de Orotina deberá financiarse mediante una alianza público-privada, pues el Estado no tiene los recursos para levantar la obra. El nuevo aeropuerto podría atender hasta 50 millones de personas por año a finales del presente siglo, aseguró Alfonso Diez, uno de los coordinadores del estudio técnico. “Este proyecto es una oportunidad de adelantarse a lo que la demanda va a exigir en los próximos años y responder a esa demanda esperada, este proyecto es clave para el desarrollo del país”, expresó Diez. El análisis de Mott MacDonald se hizo durante los últimos 12 meses e incluye siete informes que representan la “espina dorsal” del estudio, los cuales abarcan el impacto social, económico y ambiental de la terminal, estudios de ingeniería, estimaciones de demanda y planes de negocios. Además, establece detalles como el ancho de las pistas de aterrizaje, las pistas de rodaje, cantidad de parqueos, tipo de accesos viales y características de la infraestructura. La propuesta de un nuevo aeropuerto data de 1996, cuando la firma consultora estadounidense Tams Inc. le recomendó a Aviación Civil que trasladara la administración del aeropuerto Juan Santamaría a manos privadas, mientras se construía una terminal nueva, que empezara a funcionar en el 2020. Ya en el 2000 se habló de que los terrenos más viables estaban en el Pacífico central costarricense: Tárcoles, en Garabito; Pitahaya de Puntarenas y Orotina, en Alajuela, sin embargo, el proyecto se estancó en ese año. Mott MacDonald concluyó que para desarrollar el nuevo aeropuerto es necesaria la ampliación de la ruta 27, que une San José con Caldera, Puntarenas. Por esta carretera, según los cálculos de la compañía británica, pueden transitar hasta 2.165 personas durante una hora pico y es necesario aumentar esa capacidad a 3.685 usuarios. De darse el proyecto en las fechas estipuladas, Costa Rica contaría con uno de los aeropuertos más modernos del América Latina y del mundo capaz de recibir grandes aeronaves como el Airbus A-380 y el Boeing 747. La firma británica también recomienda construir una vía entre Pozón de Orotina y San Ramón, al tiempo que consideran conveniente levantar una línea de tren moderna que conecte Orotina con San José. Por ahora, el AIJS (Aeropuerto Internacional Juan Santamaría) sigue en crecimiento y en los últimos meses se anunció una inversión de $100 millones para los próximos años. Dentro de esa inversión se incluye la ampliación de la pista con una nueva calle de rodaje, para la cual, el mes pasado se concretó la toma de posesión del terreno donde funcionaba el conocido restaurante La Candela. Sin embargo, desde que se ideó la construcción de una nueva terminal internacional, se determinó que el aeropuerto de Alajuela quedaría para atender vuelos regionales y locales, recibir avionetas y jets pequeños, así como atender los aviones que llegarán para reparación. Eso implicaría considerar la clausura del aeropuerto Tobías Bolaños, ubicado en Pavas.

 

Guanacaste se posiciona como la Riviera costarricense

02-01 (2)
El Meliá Paradisus Papagayo Bay Resort & Luxury Villas, que estará ubicado en Carrillo, con 376 habitaciones tendrá una de las piscinas más grandes de un resort de playa en la América Latina.

LIBERIA, Costa Rica—Una ola de inversiones hoteleras, que supera los $75 millones e incluye aperturas, remodelaciones y ampliaciones, cubre Guanacaste desde este año y lo hará al menos hasta el 2020. El periódico costarricense El Financiero realizó un conteo de los proyectos anunciados recientemente y otros nuevos que incluyen los tres hoteles de la etapa inicial del parque temático Discovery Costa Rica, así como el Paradisus Papagayo Bay Resort & Luxury Villas de la cadena española Meliá, Casa Chameleon Las Catalinas, Lagarta Lodge y el W Costa Rica Reserva Conchal: http://www.reservaconchal.com/w-costa-rica-en.html. Se suman el Residence by Marriott Playa Flamingo y las remodelaciones del Four Seasons y del antiguo Allegro Papagayo que se convertirá en el Hard Rock Hotel. Finalmente, están las obras de ampliación en el Mangroove. Estos movimientos serían impulsados por la llegada de más turistas al país (una cifra récord cercana a los tres millones el año pasado), según Javier Pacheco, vicepresidente de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH). “El sector hotelero es muy dinámico y está completamente relacionado con el número de turistas que llegan al país. Ahora que hay más vuelos al aeropuerto Daniel Oduber, por consecuencia, debería haber más desarrollo de hoteles”, explicó Pacheco. Según el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, a abril pasado se habían gestionado 29.857 metros cuadrados (m²) para actividad hotelera en la provincia, más de la mitad de lo gestionado en todo el 2016 (52.515 m²). Uno es el Lagarta Lodge, ubicado en Nosara, tras una inversión cercana a los $5 millones. Cuenta con 24 suites, un restaurante, lounge, dos piscinas infinitas, jacuzzi , spa , estudio de yoga, una tienda, una galería de arte y un mirador. Otro proyecto para este año es la Casa Chamaleon Las Catalinas, en Santa Cruz, que posee 21 villas con piscina personal de agua salada y vista al mar. A estos se suman el Meliá Paradisus Papagayo Bay Resort & Luxury Villas, en Carrillo, con 376 habitaciones, y el Residence by Marriott, en Playa Flamingo, con 124 habitaciones. La ola de inversión también incluye otros proyectos nuevos que se espera estén listos en el transcurso del 2018 y 2020. Entre ellos, el Hotel W Costa Rica Reserva Conchal, un proyecto de Florida Ice & Farm (Fifco). Este complejo abrirá en el 2018 y tendrá 151 habitaciones (el 90% con vista al mar), dos piscinas, club de playa, cuatro bares, tres restaurantes, spa, tres salas de reuniones y salón de eventos. Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Fifco, mencionó que el costo del proyecto es de $50 millones, sin tener en cuenta el terreno, y que actualmente están terminando los trabajos de movimiento de tierra. El permiso de construcción ya fue aprobado por el Administrador de Proyectos de Construcción (APC) y están esperando el visto bueno de la municipalidad. “Los estudios de mercadeo y factibilidad, realizados conjuntamente con el operador, ratifican la viabilidad de un nuevo componente hotelero de lujo para Guanacaste”, agregó Sánchez. Por otra parte, para el 2020, estarían abriendo tres hoteles más (uno operado por Marriott Hotels) dentro de la primera etapa del proyecto del parque temático Discovery Costa Rica. Ranch, como se le llama la fase inicial, está en proceso de diseño y se prevé que empiece a desarrollarse el próximo año. En enero pasado, se dio a conocer que Costa Rica fue incluido dentro del plan de expansión de Hard Rock Hotel alrededor del mundo. La firma dio a conocer que espera abrir un hotel en Guanacaste en el 2019, el cual operará bajo la modalidad todo incluido, contará con 294 habitaciones, un restaurante bufé disponible todo el día, cuatro restaurantes a la carta y un spa, entre otros espacios. Al anunciarse el proyecto, el jefe global de desarrollo de hoteles de Hard Rock Internacional, destacó que seleccionaron Costa Rica ante el aumento constante en las llegadas internacionales y porque se alinea a su estrategia de expansión. La empresa está remodelando las instalaciones del antiguo hotel Allegro Papagayo con el fin de establecerse, según indicó el vocero de la cámara hotelera. El Four Seasons Resort también es otro complejo hotelero que pasará por un proceso de remozamiento durante cuatro meses en este 2017. El costo es de $20 millones. Este hotel fue inaugurado en el 2004, tiene 139 habitaciones y 25 suites, un spa , cinco restaurantes y demás espacios, que serán completamente remodelados. Manuel Ardón, vocero del proyecto, indicó que adicionalmente a la renovación del hotel, Ecodesarrollo Papagayo estará haciendo inversiones varias en la península por más de $10 millones. “Estas inversiones abarcan la renovación del edificio Marina Centre, en Marina Papagayo, el club de playa de Prieta y otras mejoras en las amenidades con el fin de crear una experiencia aún más extraordinaria para nuestros visitantes”, recalcó Ardón. Mangroove, por su parte, ejecutará un plan de ampliación entre este año y el próximo, que involucra la construcción de 42 villas, un nuevo complejo de piscinas y un restaurante. José Monge, director de operaciones de Enjoy Group (dueño del complejo), indicó que las tres piezas se desarrollarían en 2,5 hectáreas, de las 7,5 que comprende la totalidad del Mangroove. Todos estos proyectos (los nuevos, las remodelaciones y ampliaciones) aumentan la oferta en más de 1.219 habitaciones. El desarrollo hotelero se da en la provincia de Guanacaste paralelo a la expansión del Aeropuerto Internacional Daniel Oduber (AIDO) para atender más operaciones aéreas que incluirán más vuelos desde Estados Unidos, Europa, México y Sudamérica. Adicionalmente la aerolínea nacional Volaris Costa Rica tiene en sus planes operar desde el AIDO aprovechando el momentum que vive la provincia del norte. Guanacaste es ya considerada la Riviera costarricense por la cantidad de hoteles de cinco estrellas que operan y otras que esperan ubicarse en los próximos años.

 

En tres años Volaris Costa Rica estará volando a un máximo de 25 destinos

4336725 (2)
Volaris Costa Rica opera una flota de aviones europeos Airbus A-320. El primero en llegar a la flota fue bautizado con el nombre de Maria Amalia, en honor de Maria Amalia Revelo Raventós, ex directora de LACSA y Grupo TACA; ex ejecutiva del ICT y actualmente ejecutiva de AERIS empresa que administra el Aeropuerto Juan Santamaría.

SAN JOSE, Costa Rica—La aerolínea de bandera nacional y de bajo costo Volaris Costa Rica anunció recientemente que pretende operar vuelos a 15 y hasta 25 destinos a lo largo del continente americano en un plazo de tres años. Siendo así, la empresa nacional, filial de Volaris México, arribaría en Norteamérica a: Ciudad de México, Guadalajara, Cancún, Miami, Orlando, San Antonio, Houston, Dallas, Los Ángeles, Chicago y Nueva York. En Centroamérica y el Caribe, estaría llegando a Ciudad de Guatemala, San Pedro Sula, San Salvador, Managua, San José y Santo Domingo. Mientras que, en Sudamérica sería a Cartagena de Indias, Medellín, Bogotá, Quito, Guayaquil, Lima, Caracas y La Paz. Fernando Naranjo, gerente general de la compañía aérea, mencionó que estos son destinos potenciales sujetos a las autorizaciones correspondientes y en los que necesitarían apoyo financiero de la casa matriz. Actualmente, la aerolínea conecta el Aeropuerto Juan Santamaría de San José con Ciudad de Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Sin embargo, el próximo 31 de junio se espera que Volaris México entregue las rutas que conectan a San José con Guadalajara y Cancún a la filial costarricense. Seguido conectarán las capitales de Costa Rica y México a partir del 30 de julio, así como San José con Bogotá el 31 de agosto y San José con Lima desde el 30 de setiembre. Finalmente, abrirían la ruta de San José – Los Ángeles (haciendo escala en El Salvador) desde el 30 de octubre; a Nueva York desde el 30 de noviembre (también haciendo escala en un país centroamericano, aunque no se sabe aún cual) y a Washington el 10 de diciembre. La línea aérea nacional todavía no estima cuántos empleos generarán con este plan de crecimiento a tres años, no obstante, ahora tienen 120 colaboradores y cerrarían el 2017 con 200. El gerente dio a conocer que de diciembre del año pasado (cuando entraron en operaciones) al 21 de mayo han traslado 45.767 pasajeros. De estos 35.725 del destino Guatemala, 7.656 de El Salvador y 2.386 de Nicaragua. Volaris Costa Rica está reemplazando a LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.) la cual fue absorbida por Avianca en el 2010 cuando se fusiono con Grupo TACA. Tres años más tarde Avianca cerraba el centro de conexiones o “hub” que había desarrollado LACSA desde 1979 utilizando incluso quintas libertades en El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua. Enrique Beltranena, presidente ejecutivo de Volaris esta acometido a devolver una gran aerolínea a Costa Rica y que convierta al Aeropuerto Juan Santamaría en un centro de conexiones internacional. Mientras que la colombiana Avianca se retira de rutas en Centroamérica, Volaris Costa Rica apuesta por el desarrollo del turismo de la región. Del 2013 al 2016, ocho compañías aéreas iniciaron vuelos hacia el país, se abrieron 15 nuevas rutas (entre temporales y permanente) y finalmente, ocho aerolíneas aumentaron frecuencias hacia nuestro territorio, según datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).