CETAC de Costa Rica comprará los terrenos donde se ubica La Candela

Pronto los “spotters” nacionales no tendrán donde disfrutar el aterrizaje y despegue de las aeronaves comerciales que operan al AIJS.
Pronto los “spotters” nacionales no tendrán donde disfrutar el aterrizaje y despegue de las aeronaves comerciales que operan al AIJS.

SAN JOSE, Costa Rica–Setecientos cincuenta millones de colones serán un buen motivo para que el propietario del Restaurante La Candela cierre el negocio y ceda su propiedad al Estado de Costa Rica con el fin de ampliar el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en Alajuela. La información fue corroborada por Juan Chaves, miembro del Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac), quien detalló que fue un acuerdo tomado luego de analizar las necesidades que tiene la terminal, lo cual permitiría aumentar su vida útil y además cumplir con las recomendaciones de establecer una franja de seguridad a cada lado del centro de la pista de aterrizaje de hasta 150 metros libres de obstáculos. De acuerdo con Juan Chaves el monto que se acordó pagar es menor al avaluó hecho el año pasado y la cifra que pidió el dueño de la propiedad e indicó que la cifra creció con los años porque el afectado no sólo incluía el valor del terreno sino otras consideraciones que le aumentaban el valor y que son válidas. En el 2012 la Dirección de Aviación Civil calculó el valor del terreno en ¢168 millones (¢124 millones por el lote y la infraestructura y ¢44 millones por el derecho comercial); en ese momento Rojas le pedía al estado ¢1.000 millones para dejar libre la propiedad. Chaves explicó que la conciliación deberá ser homologada por un juez, así que aún no se ha pagado. El Restaurante La Candela es visitado por cientos de personas especialmente los fines de semana, amantes de la aviación que gustan ver de cerca los aterrizajes y despegues de las aeronaves comerciales que operan al aeropuerto más importante del país. Desde la remodelación de la terminal aérea a fines de la década de los setentas, los balcones en el antiguo edificio terminal fueron clausurados y la administración del aeropuerto no se preocupó por dotar en ese momento de una azotea para las personas que deseaban despedir a sus familiares o a los amantes de la aviación conocidos como “spotters”. La remodelación hecha por AERIS tampoco doto a la terminal de una azotea, razón porque los amantes de la aviación comercial visitan el Restaurante La Candela o se estacionan en el camino del perímetro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s