La guerra entre German Efromovich y Roberto Kriete. Muere el legado de Lowell Yerex.

1488845431775
Una de las 30 transacciones perjudiciales para Avianca de las que Kriete acusa a Efromovich involucra precisamente al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Avianca Argentina tiene ya un ATR-72 en los hangares de Aeroparque.

TEGUCIGALPA, Honduras—Cuando Lowell Yerex fundó Transportes Aéreos Centro Americanos en 1931 en la capital hondureña no se imaginaba que la aerolínea de cuatro monomotores Stinson llegaría un día a ser una de las aerolíneas más importantes de América Latina y del mundo. El piloto neozelandés con su visión futurista sabía que un consorcio de aerolíneas centroamericanas utilizando el mismo nombre, imagen y logotipo (la famosa guacamaya escarlata), podría abrirse campo en el incipiente negocio de la aviación comercial. Fue de esta manera que divisiones con el nombre de TACA nacían desde Guatemala hasta Brasil pasando por Colombia y Venezuela. La aerolínea de Yerex pasaría por las manos de Howard Hughes antes de terminar en las manos de Richard Kriete, accionista de la empresa Waterman Steamship Corporation de Estados Unidos. La familia Kriete estaría ligada a TACA hasta que en el 2010 se vendería la mayor parte de las acciones a la empresa aérea colombiana Avianca. Pero después del matrimonio y la luna de miel entre TACA y Avianca, vendrían los momentos difíciles y tirantes. La salida de altos ejecutivos originales de TACA como Estuardo Ortiz, Ivonne de León, Claudia Arenas, Alejandro Benitez, Rodrigo Llaguno y Víctor Mejia sería solo el principio de una guerra entre los accionistas mayoritarios de Avianca Holdings S.A.; la empresa Synergy de German Efromovich y Kingsland Holdings de Roberto Kriete.  En la demanda que presentaron la semana pasada en Nueva York, los accionistas salvadoreños de Avianca aseguran que su socio mayoritario ha extraído dinero de la compañía para beneficiar a otras empresas del grupo Synergy. El accionista mayoritario de Avianca, Germán Efromovich, ha realizado varios negocios para “saquear” a la aerolínea en beneficio propio, sostiene la familia Kriete. Synergy es el conglomerado que controlan Germán Efromovich y su hermano José.  Según la demanda, estos tratos que los Efromovich han maquinado obligaron a Avianca a asumir obligaciones por “miles de millones de dólares”. Germán Efromovich, por su parte, ha dicho en declaraciones a medios de comunicación que sus decisiones, por el contrario, buscan el mejor beneficio para Avianca. El magnate brasileño añadió el viernes pasado que se ha propuesto la misión de convertir a Avianca en la aerolínea más grande en América Latina “desde la pared del señor Trump, hasta los pingüinos del señor Macri”. Una de las 30 transacciones perjudiciales para Avianca de las que Kriete acusa a Efromovich involucra precisamente al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Synergy, el grupo empresarial de los hermanos Efromovich, adquirió “una pequeña aerolínea de vuelos fletados operando en Argentina sin ninguna actividad comercial significativa de pasajeros”, relata la demanda. Esta compañía se llamaba Macair, y era propiedad de la familia Macri. Aunque esta aerolínea no pertenece a Avianca Holdings, Efromovich maniobró para que se aprobara una licencia de uso de la “valiosa” marca comercial de Avianca, sin pagar por ello, añade la demanda. La nueva Avianca Argentina ha anunciado que comenzará a operar en las próximas semanas, e incluso tiene ya aviones pintados con los distintivos comerciales de Avianca. Kingsland Holdings, el vehículo legal que representa a la familia Kriete en Avianca, sostiene que esta autorización fue aprobada sin su consentimiento, lo que viola un acuerdo firmado con Synergy en 2013, cuando Avianca empezó a cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York. En síntesis, Efromovich obtuvo una licencia de explotación comercial de la marca Avianca en Argentina para beneficio de una empresa suya, mientras Avianca no recibe ningún provecho de la transacción, sostiene la demanda. Otro de los negocios que según la demanda favorecieron a una empresa de los Efromovich a costa de Avianca fue un préstamo para la empresa OceanAir la cual se mercadea como Avianca Brasil. OceanAir opera vuelos domésticos en Brasil, pertenece a Synergy, y es presidida por José Efromovich. Esta aerolínea debía millones de dólares a Avianca Holdings. En junio de 2010, Synergy se constituyó en garante de dicho préstamo y asumió así la obligación de pagar $61 millones, detalla la demanda. En diciembre de 2010, las partes acordaron reestructurar la deuda de Synergy a cambio de que este grupo controlado por los Efromovich hiciera un pago inicial y posteriores abonos anuales hasta diciembre de 2013. “Cuando Synergy fue incapaz de cumplir estas obligaciones, Efromovich instruyó a los directores controlados por Synergy para enmendar el calendario de repago el 30 de diciembre de 2011 y otra vez el 28 de febrero de 2012, extendiendo los pagos hasta el 31 de diciembre de 2014”, explica la querella. Adicionalmente, “pese a estas extensiones, Synergy falló en hacer el pago final de $22.6 millones que vencía el 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, basado en las directivas de Efromovich, sin importar los problemas financieros de Synergy y su historial de fallar en repagar deudas, el acuerdo fue reestructurado una vez más para permitir el pago de $11 millones en octubre de 2015, con los restantes $14 millones, incluyendo el interés, para vencer el 31 de octubre de 2016”. La demanda prosigue: “Avianca no recibió consideración por estas extensiones de pago de crédito, ni buscó hacer efectiva la garantía contra los Efromovich”. El 19 de octubre de 2016, una vez más, Efromovich le dijo a la junta directiva de Avianca que Synergy sufría problemas de liquidez, era incapaz de pagar los $14 millones, y solicitó otra extensión. “Notablemente, al mismo tiempo o cerca de la fecha de extensión del préstamo, Synergy anunció públicamente la compra de 49 % de Aerolíneas Aeromar, una compañía regional mexicana, por $100 millones”, destaca el documento. “La junta directiva (de Avianca) no cuestionó o indagó cómo Synergy podía invertir en otra aerolínea, pero seguía incumpliendo sus pagos a Avianca”. La demanda también resalta que mientras esto sucedía, Avianca afrontaba una crisis de liquidez, y aun así, los Efromovich extendieron los plazos a Synergy sin aplicar ninguna penalidad por sus incumplimientos ni requerir información básica sobre la posible ocurrencia de nuevos impagos. En febrero la administración de Avianca en Colombia nuevamente propició una ola de despidos en diferentes regiones de la empresa, especialmente de colaboradores originales de la planta de Grupo TACA, que demuestran nuevamente los deseos de los colombianos de deshacerse de todo lo que “huela” a TACA. Lowell Yerex probablemente se estará revolcando en su tumba.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s