Category Archives: Aeropuertos de America Latina

Nuevo aeropuerto de Costa Rica estaría listo para el 2027

Aeropuerto
El Mastate, Coyolar y La Ceiba son las comunidades del cantón de Orotina idóneas para alojar el nuevo aeropuerto internacional. De acuerdo con el cronograma de trabajo, la obra de $1.932 millones, se estrenaría en 2027 en el escenario más optimista y, en el 2032, en el peor de los casos.

SAN JOSE, Costa Rica—La mañana del 31 de mayo, la empresa Mott MacDonald presentó el plan de emplazamiento y plan maestro para la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional Metropolitano de Costa Rica, que estará ubicado en el cantón de Orotina, en el pacifico costarricense. En total el proyecto está dividido en tres etapas y según dio a conocer la empresa, la construcción de la primera de ellas dará inicio en el año 2018 y su apertura sería en el 2027. Los estudios han demostrado qué hay una viabilidad constructiva, operativa y financiera”, afirmó Horacio Rossi, director de aviación Mott MacDonald. Asimismo, esta primera etapa tendrá un costo estimado de 1932 millones de dólares y el proyecto en su totalidad, costará aproximadamente 2974 millones de dólares. Para dar el visto bueno al proyecto, la empresa realizó un total de 24 estudios a lo largo de un año. El Aeropuerto Internacional Metropolitano de Orotina tendrá una capacidad para recibir cerca de 7.8 millones de pasajeros. El Mastate, Coyolar y La Ceiba son las comunidades del cantón de Orotina idóneas para alojar el nuevo aeropuerto internacional. De acuerdo con el cronograma de trabajo, la obra de $1.932 millones, se estrenaría en 2027 en el escenario más optimista y, en el 2032, en el peor de los casos. Sin embargo, desde ahora los propietarios de terrenos en esas comunidades se frotan las manos, pues, el proyecto incrementará el valor de sus fincas. Por esta razón, el Gobierno anunció medidas para evitar la especulación y asegurarse un precio justo de los lotes. Entre ellas, la firma, este miércoles, de una declaratoria de interés público mediante decreto ejecutivo 40.431-MOPT de las 370 propiedades identificadas con condiciones para levantar la obra y se identificó que esos inmuebles le pertenecen a 442 personas. Además, en otro decreto, también se declaran de interés público todas las actividades relacionadas con la construcción de la terminal. Carlos Segnini, coordinador general del proyecto, explicó que el informe técnico, realizado por la firma británica Mott MacDonald, estableció un presupuesto de $41,3 millones para la compra de las fincas necesarias para el desarrollo aeroportuario. Incluso, se elaboró una lista de los terrenos potenciales que incluye los planos catastrados de cada uno y el nombre de sus dueños. “Ese valor ($41,3 millones) va a crecer hasta el doble ¿Por qué? Porque hay un fallo en nuestro sistema jurídico y la gente no declara el valor real de la tierra (…) Tenemos un escenario incierto, eso es un monto indicativo y sin duda los montos van a ir subiendo”, señaló Segnini, quien en los primeros años de esta Administración se desempeñó como ministro de Obras Públicas y Transportes. Para el momento de la apertura, el aeródromo tendría una área de 128.000 metros cuadrados y se estima que crecería según la demanda de pasajeros hasta 224.000 metros cuadrados para el 2044. La demanda proyectada por Mott MacDonald para el primer año es de 7,8 millones de pasajeros. En la actualidad, los aeropuertos del país reciben 5,8 millones de pasajeros anuales, de los cuales el 83% pasa por el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en Alajuela, según la Dirección General de Aviación Civil. La estimación es que para el 2047 se recibirán 20 millones de viajeros, lo cual generaría 80.000 empleos directos e indirectos. Se elaboró un cronograma para la realización de este aeropuerto, ese cronograma abarca desde el 2018 hasta el “2027 que es la fecha de apertura, están fijadas cada una de las tareas, precisamente, para evitar la pregunta: Si han durado 20 años para hacer una carretera ¿Cómo van a hacer un aeropuerto en nueve años?”, declaró Eduardo Montero, vicepresidente del Cetac. Las autoridades hicieron énfasis   que el aeropuerto de Orotina deberá financiarse mediante una alianza público-privada, pues el Estado no tiene los recursos para levantar la obra. El nuevo aeropuerto podría atender hasta 50 millones de personas por año a finales del presente siglo, aseguró Alfonso Diez, uno de los coordinadores del estudio técnico. “Este proyecto es una oportunidad de adelantarse a lo que la demanda va a exigir en los próximos años y responder a esa demanda esperada, este proyecto es clave para el desarrollo del país”, expresó Diez. El análisis de Mott MacDonald se hizo durante los últimos 12 meses e incluye siete informes que representan la “espina dorsal” del estudio, los cuales abarcan el impacto social, económico y ambiental de la terminal, estudios de ingeniería, estimaciones de demanda y planes de negocios. Además, establece detalles como el ancho de las pistas de aterrizaje, las pistas de rodaje, cantidad de parqueos, tipo de accesos viales y características de la infraestructura. La propuesta de un nuevo aeropuerto data de 1996, cuando la firma consultora estadounidense Tams Inc. le recomendó a Aviación Civil que trasladara la administración del aeropuerto Juan Santamaría a manos privadas, mientras se construía una terminal nueva, que empezara a funcionar en el 2020. Ya en el 2000 se habló de que los terrenos más viables estaban en el Pacífico central costarricense: Tárcoles, en Garabito; Pitahaya de Puntarenas y Orotina, en Alajuela, sin embargo, el proyecto se estancó en ese año. Mott MacDonald concluyó que para desarrollar el nuevo aeropuerto es necesaria la ampliación de la ruta 27, que une San José con Caldera, Puntarenas. Por esta carretera, según los cálculos de la compañía británica, pueden transitar hasta 2.165 personas durante una hora pico y es necesario aumentar esa capacidad a 3.685 usuarios. De darse el proyecto en las fechas estipuladas, Costa Rica contaría con uno de los aeropuertos más modernos del América Latina y del mundo capaz de recibir grandes aeronaves como el Airbus A-380 y el Boeing 747. La firma británica también recomienda construir una vía entre Pozón de Orotina y San Ramón, al tiempo que consideran conveniente levantar una línea de tren moderna que conecte Orotina con San José. Por ahora, el AIJS (Aeropuerto Internacional Juan Santamaría) sigue en crecimiento y en los últimos meses se anunció una inversión de $100 millones para los próximos años. Dentro de esa inversión se incluye la ampliación de la pista con una nueva calle de rodaje, para la cual, el mes pasado se concretó la toma de posesión del terreno donde funcionaba el conocido restaurante La Candela. Sin embargo, desde que se ideó la construcción de una nueva terminal internacional, se determinó que el aeropuerto de Alajuela quedaría para atender vuelos regionales y locales, recibir avionetas y jets pequeños, así como atender los aviones que llegarán para reparación. Eso implicaría considerar la clausura del aeropuerto Tobías Bolaños, ubicado en Pavas.

 

Advertisements

El Aeropuerto Internacional Juan Santamaría recibirá inversión de $100 millones en 2 años

aeropuerto_LNCIMA20170225_0136_1
En octubre empezará la ampliación del lobby, en el cual se ubican los puestos de atención de las 27 aerolíneas que operan en el Santamaría. En ese mismo mes se construirá un quinto carrusel de equipaje.

SAN JOSE, Costa Rica–A partir de mayo y por los próximos dos años, el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) en Alajuela recibirá una inversión de $100 millones para mejorar sus instalaciones actuales. AERIS Costa Rica, la empresa a cargo de la terminal aérea desde el 2009, tiene programada la construcción de cuatro nuevas salas de abordaje (bloques X y V), una calle de rodaje para aviones al costado sur de la pista de aterrizaje, un carrusel para equipaje y la ampliación del lobby. Además, la cabecera de la pista de pista de aterrizaje se extenderá unos 60 metros para que, en casos de emergencia, las aeronaves tengan un espacio adicional para maniobrar. La meta es concluir todas las obras antes de enero 2020. El proyecto es parte de los compromisos asumidos por AERIS cuando el Estado le cedió la administración del principal aeropuerto del país. Rafael Mencía, director ejecutivo de AERIS, explicó que las mejoras buscan satisfacer la demanda creciente en la terminal y aumentar el nivel de seguridad del lugar. De acuerdo con Rafael Mencía, en 2016 el AIJS atendió 4,3 millones de pasajeros y este año tienen previsto recibir 4,6 millones de viajeros. En el 2011, según la Dirección General de Aviación Civil, se registraron 3,7 millones de pasajeros, desde entonces la demanda ha crecido cada año. En mayo comenzarán las labores de dos nuevas salas de abordaje al oeste del edificio principal. Esos recintos serán llamados bloque V y estarán listas en mayo de 2018. En la actualidad, el AIJS tiene 11 salas de abordaje con puentes de contacto llamados “jetways” que conectan con los aviones y cinco salas de abordaje remotas en las que las personas son acercadas a las aeronaves en microbuses. En octubre empezará la ampliación del lobby, en el cual se ubican los puestos de atención de las 27 aerolíneas que operan en el Santamaría. En ese mismo mes se construirá un quinto carrusel de equipaje. Para el 2018 está programado el inicio de la calle de rodaje sur y el acondicionamiento de la cabecera de la pista de aterrizaje. La calle de rodaje es utilizada por los pilotos para dirigirse a un extremo de la pista y prepararse para el despegue. “Contar con esa calle sur mejorará la operatividad del aeropuerto, pues, ahora solo tenemos la calle norte y cada vez que un avión se prepara para el despegue debemos cerrar la pista por unos dos minutos, eso suena poco tiempo, pero si usted multiplica dos minutos por los más de 70 vuelos internacionales que recibimos al día si es algo considerable”, explicó Mencía. Finalmente, en enero del 2020 se prevé la construcción de dos salas de abordaje más (bloque X) donde hoy se ubican las instalaciones de Coopesa. Para AERIS es necesario emprender los trabajos cuanto antes porque el contrato de administración del puerto aéreo finaliza en 2026 y el costo de la infraestructura deberá cubrirse antes de que venza el convenio. No obstante, varias de las obras dependen de que Aviación Civil logre trasladar a Coopesa y expropiar el restaurante La Candela. Eduardo Montero, vicepresidente del Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC), reconoció atrasos en ambos procesos. En el caso de Coopesa, desde el 2013 se firmó un contrato con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para el diseño y construcción del nuevo hangar de Coopesa, pero la gestión de ese organismo ha sido muy lenta, según expuso el funcionario. “En 2014 tratamos de rescindir el contrato por el poco avance y los malos resultados, pero no se pudo porque anular el vínculo era mucho más costoso que continuar con ellos”, manifestó Montero. Uno de los problemas es que FCC, empresa subcontratada por OACI para la obra, diseñó planos que no cumplen con las normativas de construcción nacionales. Ahora, AERIS está negociando con FCC para asumir la relocalización de Coopesa en la parte sur de los terrenos del aeropuerto. Rafael Mencía confirmó que están en ese proceso de negociación. Mover Coopesa tiene un costo de $34 millones, los cuales salen del presupuesto estatal. Además de este monto, OACI cobró una suma por administrar el proyecto. Se le consultó a Montero ese dato, pero no lo precisó. El AIJS es uno de los aeropuertos más modernos de la región y compite “vis-a-vis” con el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Ciudad de Panamá el cual es la base de vuelos de COPA Airlines. El AIJS dejo de ser una base de vuelos cuando en el 2013 Avianca (la aerolínea que había adquirido Grupo TACA) cerrara el “hub” que había desarrollado LACSA desde 1979 en esta terminal.