Tag Archives: Avianca Holdings

La “guerra” entre Efromovich y Kriete pudo haber propiciado nueva ola de despidos masivos en Avianca Holdings

Edificio-AV
En diferentes medios y blogs en Latinoamérica se siguen presentando estas noticias como la fase final de Avianca para “desTACArse”, o en otras palabras deshacerse de los empleados de Grupo TACA que ocupaban posiciones claves en la empresa tanto en las áreas operativas como comerciales.

SAN SALVADOR, El Salvador–El 28 de febrero marcó nuevamente un día de despidos masivos en la aerolínea Avianca en diferentes oficinas regionales del consorcio aéreo colombo-salvadoreño que lleva el nombre de Avianca Holdings S.A. Bajo la tutela de su Presidente Ejecutivo Hernán Rincón Lema y un nuevo grupo de Vice Presidentes colombianos los despidos han sido tanto en El Salvador como Colombia, Perú, algunos países de Sudamérica y en los Estados Unidos donde la mayoría de los empleados despedidos por Avianca tenían hasta más de 15 años de laborar en la empresa y originales de la planta de Grupo TACA. En diferentes medios y blogs en Latinoamérica se siguen presentando estas noticias como la fase final de Avianca para “desTACArse”, o en otras palabras deshacerse de los empleados de Grupo TACA que ocupaban posiciones claves en la empresa tanto en las áreas operativas como comerciales. Aunque pueda sonar como una “vendetta” al mejor estilo de la mafia siciliana, lo que es un hecho es que desde el 2010 cuando se anunciara la fusión de Avianca con TACA, decenas de empleados de la desaparecida empresa centroamericana han sido despedidos, incluyendo altos ejecutivos que habían sido trasladados a la capital colombiana. Esta nueva ola de despidos masivos se concuerda con la demanda por parte de la empresa Kingsland, accionista minoritaria de Avianca a la aerolínea de bandera colombiana por la alianza comercial establecida con United Airlines. El empresario salvadoreño Roberto Kriete, propietario de Kingsland, presesentó este martes 28 de febrero una denuncia ante la Corte Suprema del estado de Nueva York, Estados Unidos, contra Germán Efromovich, Avianca Holdings y United Airlines para prohibir la ejecución del acuerdo entre ambas empresas, informaron los diarios Portafolio, de Colombia, y El Mundo, de El Salvador. “Kingsland realiza esta acción principalmente para prohibir una flagrante propuesta de transacción unilateral que Germán Efromovich, presidente de Avianca y propietario de Synergy, negoció secretamente con United para su beneficio propio en detrimento de Avianca y el resto de sus accionistas”, aseguró Kriete en un comunicado. Según la denuncia, Efromovich ignoró la posibilidad de otros acuerdos con dos grandes aerolíneas internacionales (DELTA Airlines y COPA Airlines) con tal de forzar la alianza con United y obtener beneficio personal. “Avianca Holdings no ha sido notificada oficialmente y por lo tanto no tiene información con relación a los hechos mencionados”, aseguró Gilma Usuga, directora de comunicaciones externas de la aerolínea colombiana. Synergy es el principal accionista de Avianca con el 78,1% de la compañía, mientras que Kingsland posee el 21,9% restante. Avianca y United anunciaron, en enero pasado, una alianza estratégica-comercial de largo plazo. Portafolio informó que Roberto Kriete se opone a la alianza porque está en contra de una serie de compromisos firmados por Synergy y Kingsland cuando se fusionó el Grupo TACA (propiedad de Kingsland) con Avianca, en 2010. Avianca promovió el acuerdo con United para encarar los problemas de liquidez de la aerolínea. Entre enero y diciembre de 2016, Avianca transportó un total de 29.479.948 pasajeros lo cual significó un alza del 4,2% frente al mismo periodo de 2015. Avianca salió al mercado de bolsa de valores en 2011 y tiene una capitalización de $600 millones. A setiembre de 2015, la aerolínea reportó ganancias por $120 millones y deudas por $3.300 millones. Vuela a más de 100 destinos en 26 países con una flota de 176 aviones. La empresa aérea colombiana tiene sus centros de conexiones en Bogotá, Lima y San Salvador y opera desde once ciudades de Norte América y casi todas las ciudades importantes de Sudamérica. La “guerra” entre Efromovich y Kriete pudo haber propiciado esta nueva ola de despidos masivos de empleados veteranos de TACA.

Advertisements

Geografía aérea latinoamericana cambiará radicalmente en los próximos años

14720372_10210734906068218_1165643402892371475_n
Aeropuerto de San Jose será la sede de Volaris Costa Rica y de Air Costa Rica. Esta última, aunque tiene el certificado de operación no ha iniciado vuelos aún.

CIUDAD DE MEXICO, México—Este 2016 ha estado marcado por siete operaciones entre aerolíneas como Irelandia Aviation (accionista mayoritario de Viva Colombia), LATAM, Copa Airlines, Avianca Holdings y recientemente, Avianca Brasil, que anunció la compra de una participación en la mexicana Aeromar. Aunque lleva la marca Avianca, la empresa brasileña no es filial de la colombiana, sino que forma parte de Synergy Group, el accionista mayoritario de Avianca Holdings. Synergy Group pretende adquirir cerca de 49% de la firma mexicana, 24% de acciones comunes y hasta 25% de acciones con voto de Aeromar, por lo que la compañía invertiría hasta 100 millones de dólares. Con esta participación, el objetivo es fortalecer la aviación regional donde normalmente no llegan aeronaves de gran tamaño. La aerolínea mexicana Aeromar comenzó a operar en 1987 en el Aeropuerto Internacional de Toluca, pero después de un año fue autorizada a trasladar su base al Aeropuerto de Ciudad de México. La compañía tiene un promedio diario de 100 vuelos y su puntualidad supera 93%, mediante una flota de 17 aeronaves. Desde hace años, se planteó el objetivo de ser la aerolínea ejecutiva de México, un concepto que se podría complementar con la idea de llegar a zonas donde los aviones grandes no llegan. La empresa espera adicionar ocho aviones a su flota. Pero esta no es la única movida del sector: la colombiana Avianca Holdings anda en la búsqueda de un socio estratégico internacional. Algunos gigantes como Delta Air Lines, United Continental Holdings y Copa Airlines han sonado como los más interesados, debido a que la compañía colombiana es una puerta de entrada a mercados como Perú, Costa Rica y Ecuador. Además, en el caso de las norteamericanas, la alianza con Avianca podría hacerles ganar terreno frente a American Airlines, que ya opera en el país. Acerca de esto, Hernán Rincón, CEO de Avianca, mencionó que “con una alianza se puede obtener 9% de los beneficios sin incurrir en los grandes costos y demoras de una fusión. Si bien puede haber una inversión de capital de alguno de los socios interesados, no estamos tratando de vender a Avianca”. Otras empresas como Viva Colombia optaron por hacer nuevos acuerdos, como el que le dio 75% de participación accionaria a Irelandia Aviation, con el fin de asegurar el crecimiento de la compañía. En efecto, dio el paso para expandirse en la región y lanzar Viva Air Perú, una aerolínea de bajo costo que operará desde el primer semestre del 2017 en aquél país. Probablemente, este no sea el único paso que dé Irelandia Aviation en Latinoamérica, pues según William Shaw, presidente de Viva Colombia, hay planes de llegar a Chile, Venezuela y Argentina. El buen desempeño de las aerolíneas de bajo costo en el país, le dio el impulso a Copa Airlines para lanzar Wingo, una nueva filial de la corporación panameña que competirá en el mercado de bajos precios desde el 1 de diciembre de este año con vuelos en Colombia y Centroamérica. Wingo opera vuelos entre San Jose de Costa Rica y Ciudad de Guatemala, par de ciudad que ya opera Avianca y VECA Airlines (vía San Salvador) y el cual también será la ruta inaugural de Volaris Costa Rica la que iniciará operaciones también el 1 de diciembre. Estará por verse si otra pequeña aerolínea de la región, Air Costa Rica (filial de Air Panama en ese país) podrá iniciar vuelos entre la capital costarricense y la guatemalteca la que tendrá demasiadas opciones. Asimismo, se conoció que la aerolínea LATAM está interesada en competir en el segmento ‘low cost’ a partir del próximo año, y ofrecer vuelos locales a seis países. La estrategia no solo se plantea para Colombia, sino que se ejecutaría en Chile, Perú, Ecuador, Argentina y Brasil. Aumentaría en 50% el número de pasajeros en los próximos cuatro años. Sobre el buen momento de este mercado, Alfonso Plana, especialista en derecho aeronáutico, dijo que “en la medida en que se apriete más la economía va a aumentar la participación del tráfico de pasajeros en las aerolíneas de bajo costo”. LATAM también protagonizó otra operación cuando sus accionistas le dieron un aumento de capital por 613 millones de dólares, lo que dio paso a que Qatar Airways quedara en condiciones de adquirir hasta el 10% del total de acciones de la firma.

Hernán Rincón: “No es un momento difícil, es de cambios”

201609281817490-620-10avianca
La aerolínea acaba de inaugurar en Medellín, Colombia, el principal Centro Aeronáutico de su empresa, que le permitirá ahorrar costos y tiempo en su operación, luego de una inversión de más de $50 millones.

SAN JOSE, Costa Rica–Afrontar los retos de la economía latinoamericana, buscar nuevos socios globales y consolidar las operaciones en mercados tradicionales como en Costa Rica, son las principales metas que tiene Hernán Rincón, CEO de Avianca. La aerolínea acaba de inaugurar en Medellín, Colombia, el principal Centro Aeronáutico de su empresa, que le permitirá ahorrar costos y tiempo en su operación, luego de una inversión de más de $50 millones.

Hernán Rincón conversó con el diario costarricense LA REPÚBLICA, luego de seis meses en el cargo más importante de la compañía, que se ha visto en estos meses en la búsqueda de un nuevo socio dentro del mercado.

¿Es este un momento difícil para Avianca, en el que han buscado nuevos aliados internacionales?

Este no es un momento malo ni difícil, eso fue cuando nos declaramos en bancarrota. Es una época retadora económicamente hablando y en comparación con los otros actores en el sector. Los clientes de Costa Rica y de América Latina verán que, ante las vicisitudes externas, la aerolínea encontrará el mejor socio.

¿Ya tiene una fecha establecida para dar a conocer ese aliado?

Esto será un matrimonio, necesita inteligencia, calma, corazón y no nos podemos equivocar. Si nos demoramos tres meses más está bien, seis o nueve meses, está bien. Podrán estar seguros, que de asociarnos, será con una de las mejores empresas del mundo y todavía la estamos buscando.

Cómo evalúa estos primeros meses dentro de Avianca Holdings

Son cinco meses que parecen cinco años, son muy intensos, ha sido muy rápido y un proceso de aprendizaje muy acelerado, he encontrado unas fortalezas y oportunidades gigantescas, por ejemplo, la flota de Avianca, rutas y la lealtad de los usuarios.

¿Ha encontrado retos?

Sí, más que todo externo, es del estado de la economía de América Latina, la desaceleración de la economía en todas partes y la caída de las monedas nacionales en comparación al dólar. Otro ejemplo es el estado de los aeropuertos en el mundo donde vuela Avianca, no están al nivel de sofisticación y de avance que deberían, El Salvador es uno de ellos, le han dado un maquillaje excepcional pero falta más…

El de San Jose de Costa Rica… ¿Cuál es su evaluación?

Está un poquito mejor, pero tampoco es el más avanzado, en algunos casos insuficiente con la cantidad de aviones que llegan, pero lo mismo pasa en El Dorado de Bogota.

¿Qué papel tiene Costa Rica en la operación de Avianca?

Yo no tengo toda la historia, porque ingresé hace seis meses, lo que sé es que tenemos muchas personas trabajando en Costa Rica, en San José se ubica el centro financiero de Avianca, todas la finanzas de nuestra compañía se ven en Costa Rica. Estratégicamente tenemos nuestros “hubs” en San Salvador, Lima y Bogotá, uno para operar la Zona Norte de América, otro para el centro y el último para el Sur. No tenemos planes a futuro de tener otro “hub” como el que se tenía en San José, puesto que no es necesario.

Entonces nuestro país no tendrá nuevos vuelos o frecuencias de Avianca… ¿así es?

Consolidaremos la operación en el país, todos nuestros mercados son importantes. Hace dos días aprobé la compra de dos aviones para Sansa que vendrán a abrir rutas a otras zonas de Costa Rica, flujo que está creciendo. Desde Centroamérica se volará para el próximo año a rutas a Newark, Boston, Filadelfia y San Francisco, ciudades donde aún no se vuela, no sabemos si serán conexiones operadas desde San Salvador, San José o Ciudad de Guatemala.

En el país han entrado nuevas aerolíneas, más que todo de bajo costo, ¿cómo afronta la empresa este competidor?

Los clientes que vuelan en Avianca son personas que les gusta la calidad, que les den cena, almuerzo, que les atiendan personalizadamente, disfrutar de entretenimiento a bordo y que no paguen maleta. Competimos por eso, más bien la afluencia de ese bajo costo permite que más gente vuele y compare los servicios.

Aerolíneas de Avianca buscan socios para completar fusión

2832419
Los hermanos Efromovich continúan buscando una fusión entre las dos Aviancas, lo que crearía una sola aerolínea que volaría por toda Sudamérica.

SAO PAULO, Brasil—“Estamos bajo acuerdos de confidencialidad” y muchas compañías han mostrado interés, dijo German Efromovich, presidente de Avianca Brasil en una entrevista en Sao Paulo. “Estamos buscando un socio en cualquier parte del mundo. En Medio Oriente, Europa, Estados Unidos y el continente americano. Todo es posible, pero tiene que tener sentido”. Avianca Holdings S.A. contrató a Bank of America Corp. como asesor, dijo Efromovich. Se negó a identificar quién está asesorando a la compañía de capital cerrado de los hermanos propietaria de Avianca Brasil, o a proporcionar cualquier otro detalle de las negociaciones. A principios de este año, Delta Air Lines Inc., United-Continental Holdings Inc. y Copa Airlines SA hicieron ofertas no vinculantes por una participación minoritaria en Avianca Holdings, reportó la semana pasada Bloomberg. No hay garantía de que se llegue a un acuerdo. Avianca Holdings que tiene un valor en el mercado de US$832 millones, transportó al 61% de los más de 15 millones de pasajeros de Colombia hasta julio. La aerolínea con sede en Bogotá, cuyo presidente es Germán Efromovich, ofrece a sus compradores potenciales un punto de entrada a mercados que también incluyen a Perú, Costa Rica y Ecuador. Los hermanos Efromovich continúan buscando una fusión entre las dos Aviancas, lo que crearía una sola aerolínea que volaría por toda Sudamérica. Esta combinación daría a Delta y a United una forma de hacer nuevas incursiones en Brasil para competir con American Airlines Group Inc., la cual tiene una alianza con LATAM Airlines Group.  Avianca Brasil controla cerca del 11% del mercado brasileño. Mientras tanto la reorganización de Avianca Holdings S.A. continua bajo el liderazgo de BCG y el Presidente Ejecutivo Hernán Rincón. La empresa está siendo reestructurada con la intención de lograr una empresa altamente eficiente. En las últimas semanas muchos de los altos ejecutivos de TACA que formaron parte de la aerolínea fusionada (AviancaTACA) han dejado sus puestos en la empresa.

La Aviación Civil y Costa Rica

46442155
En el medio de la terminal en el primer piso y en el segundo había dos balcones de cara a la rampa principal que permitía a los visitantes ver la salida y llegada de los aviones, recordemos que en esas épocas la terminal no tenía los puentes telescópicos por lo que el abordaje a las aeronaves se hacía por escalerilla.

SAN JOSE, Costa Rica–Basta con aparcarse una tarde de domingo cerca de la cabecera de la pista 07 del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría o degustar un buen chifrijo con una “birra” bien fría en el Bar La Candela para entender que el costarricense lleva la aviación en la sangre. Decenas de autos se aglomeran en esta área del principal aeropuerto del país y en realidad se viene haciendo desde que, en 1979, los balcones de la terminal aérea fueron clausurados por la remodelación de las salas de abordaje. Si retrocedemos un poco en el tiempo nos encontramos que también el edificio terminal del entonces aeropuerto de La Sabana contaba con una azotea desde donde los familiares despedían o recibían a los pasajeros. Era la gran época de oro de la década de los cuarentas y a este aeropuerto llegaban los DC-3 de TACA de Costa Rica, Pan American World Airways y KLM.  Tiempo después los visionarios de la joven aviación civil costarricense sabían que se necesitaba un aeropuerto en otra localidad, con una pista de aterrizaje más larga y de asfalto que permitiera la llegada de aviones más grandes como los DC-6, DC-7 y Constellations. Así fue como nació el proyecto de construir una terminal en una llanura en la provincia de Alajuela que se le conocía como “El Coco”. Cuando en 1957 se inauguraba el nuevo aeropuerto, de hecho, llevaría ese nombre, Aeropuerto Internacional El Coco y utilizaría el código de tres letras: OCO. El edificio terminal contaba con dos salas de abordaje (la 1 para vuelos internacionales y la 2 para vuelos nacionales) en extremos opuestos del área de mostradores. En aquellos años las aerolíneas que operaban al Coco eran solamente Pan American World Airways, TACA International Airlines, Compañía Panameña de Aviación, PAISA, Servicio Aéreo de Honduras, KLM y por supuesto la aerolínea nacional LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.). En el medio de la terminal en el primer piso y en el segundo había dos balcones de cara a la rampa principal que permitía a los visitantes ver la salida y llegada de los aviones, recordemos que en esas épocas la terminal no tenía los puentes telescópicos por lo que el abordaje a las aeronaves se hacía por escalerilla. La gran época de oro sin duda. La década de los años setentas traería nuevos cambios, el aeropuerto sería rebautizado con el nombre de Juan Santamaría, héroe nacional oriundo de la provincia de Alajuela y el código de tres letras pasaría a SJO en referencia a la ciudad de San Jose, capital del país, aunque técnicamente el aeropuerto no se encontraba ubicado en la provincia de San Jose como ya hemos comentado. Tecnicalidades geográficas pues al final Alajuela no era la capital de Costa Rica. En el año 1978 se inició la construcción del proyecto de las nuevas salas de abordaje, un edificio terminal construido por el frente del que ya existía que permitiría contar con tres cómodas salas de espera y seis puentes o “mangas” como comúnmente se le llamaban. Pero la construcción de esta nueva área de la terminal acabaría de un plumazo con los tradicionales balcones donde generaciones de costarricenses se enamoraron de la aviación. Para muchos de nosotros era un evento ir por la noche con nuestros padres al aeropuerto, bien abrigados a recibir algún familiar que venía de Estados Unidos. Silencio en el aeropuerto, solo el murmullo de la gente conversando en el balcón, cuando de repente por el alto parlante se escuchaba la voz fuerte anunciando: “La Pan American, anuncia la llegada de su vuelo 415 procedente de Los Ángeles y Guatemala”.  A lo lejos, a la derecha de donde nos encontrábamos, podíamos ver una brillante luz blanca que iba creciendo con rapidez. Pronto se oiría el rugir poderoso de los reversibles que hacían frenar sobre la pista al elegante Boeing 707 de la aerolínea más famosa del mundo, la creada por Juan Trippe. Para estos tiempos ya operaban vuelos más aerolíneas al Juan Santamaría, lo visitaba el DC-8 de Iberia, los Electras de Sociedad Aeronáutica de Medellín y LACSA operaba una flotilla de escandalosos BAC 1-11, el jet regional británico que fue tan popular entre las aerolíneas de la región, utilizado también por LANICA de Nicaragua, TACA International Airlines de El Salvador y Aviateca de Guatemala. Pues entonces el costarricense que disfrutaba de los paseos al aeropuerto a recibir o despedir familiares tuvo que encontrar otra opción y fue así como la zona de la autopista, cerca de las bodegas de carga se convirtió en el nuevo escenario aéreo. Decenas de autos se aparcaban en fila india para así poder ver la salida o la llegada de los aviones a la rampa. Luego se fue utilizando la cabecera de la pista 07 que permitía sentir el poder de las máquinas de los aviones al aterrizar y tiempo después vendría la construcción del Bar La Candela, en el sur de la pista. La década de los setentas también traería el salto cualitativo y cuantitativo de LACSA. En 1978 LACSA era una aerolínea de cuatro aeronaves jet, los BAC 1-11 de la serie 500 con capacidad para 99 pasajeros. Tres operaban “full time” para la aerolínea, mientras que el cuarto estaba alquilado o “leased” a la filial que había sido creada por la aerolínea nacional en el Caribe: CAL o Cayman Airways Ltd. Sin embargo, los ejecutivos de LACSA sabían que, al finalizar la década de los setentas, había que crecer, y tener más destinos de los que la aerolínea tenía entonces: Miami, Gran Caimán, Ciudad de México, San Salvador, San Andrés, Ciudad de Panamá, Barranquilla, Cartagena, Maracaibo y Caracas. En noviembre de 1979 llegaba al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría el primer Boeing 727-200 Súper Advanced de LACSA, nuevo de paquete, directo desde la fábrica en Seattle. El N1279E bautizado Zurquí al día siguiente operaria el primer vuelo itinerado a la Isla de San Andrés y un día después entraría normalmente a la ruta de Miami, operando los vuelos 620 y 621. Meses más tarde llegaba el segundo 727-200, el N1280E bautizado Brí-Brí con el cual la aerolínea iniciaba los vuelos a la segunda ciudad en los Estados Unidos: Los Ángeles. El vuelo era una extensión del ya existente entre San Jose, San Salvador y la Ciudad de México, obteniendo así la empresa las Quintas Libertades para vender pasaje entre la capital azteca y Los Ángeles. La segunda ciudad de Estados Unidos en entrar en el mapa de rutas de LACSA sería Nueva Orleans, con una parada intermedia en el nuevo destino turístico mexicano, Cancún. Fue entonces cuando el presidente ejecutivo de la empresa, el capitán Otto Escalante, concibió que el Aeropuerto Juan Santamaría (AIJS por sus siglas) se convertiría en el centro de conexiones de la aerolínea, “el hub”. Nuevas ciudades se integraban al itinerario de vuelos: Nueva York (Aeropuerto John F. Kennedy), Orlando, San Francisco, Toronto, Ciudad de Guatemala, Managua, San Pedro-Sula, Tegucigalpa, San Juan, La Habana y hacia el sur Quito, Guayaquil, Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires. La aerolínea incluso llegó operar el “Puente al Sur”, operación que había sido iniciada por la brasileña VARIG que conectaba al Juan Santamaría con Río de Janeiro y Sao Paulo vía Ecuador. LACSA era para entonces una de las aerolíneas más grandes e importantes de Latinoamérica. Para el año 1991 llegaba a la flota el primer Airbus A320 con lo que se iniciaba el cambio de flota. Nuevamente se regresaba a las aeronaves europeas. Pero la década de los noventas también traería profundos cambios en la aerolínea. Primero gran parte de las acciones de la empresa fueron adquiridas por Mario Sotela, dueño del Canal 6 de Costa Rica. Luego ese mismo paquete accionario fue vendido a un grupo de japoneses de la Sanyo Oil Corporation ésta a su vez terminaría vendiendo las acciones a un joven salvadoreño de nombre Federico Bloch. Bloch era el mejor amigo de Roberto Kriete, heredero de la aerolínea salvadoreña TACA International Airlines la que había sido adquirida por su abuelo Ricardo en los años 50s y desde ya pensaba en la globalización y las economías de escala. Federico Bloch deseaba unir a las aerolíneas centroamericanas (Aviateca, TAN-SAHSA, Aeronica, LACSA y COPA) en una sola para así poder competir con las aerolíneas estadounidenses que empezaban a penetrar el mercado de la región. El arquitecto de tan interesante proyecto, se le conoció en la industria como “El Morazán de los Cielos” porque lograría unir a Centroamérica al menos en la aviación civil. TACA International Airlines lograba así adquirir paquetes accionarios en Aviateca de Guatemala, SAHSA de Honduras la cual después sería rebautizada como TACA de Honduras, LACSA y crearía en 1992 una aerolínea nueva en Nicaragua con el nombre de Nicaragüense de Aviación, NICA. Solamente COPA de Panamá se le escabulliría de sus manos al “Morazán de los Cielos”. La aerolínea panameña prefería unirse a una aerolínea estadounidense, la Continental de Gordon Bethune. Pero Federico Bloch también cometió un gran error con lo que respecta a LACSA y a Costa Rica. Una vez conquistada la aerolínea tica, Bloch iniciaría el desmantelamiento de la misma para así fortalecer a la compañía madre: TACA. Los desaciertos fueron varios y constantes. El costarricense se sintió robado de su aerolínea, de su orgullo, de algo que era tan nacional como la Guaria Morada, el yigüirro o la carreta pintada sarchiseña. LACSA propiedad de los salvadoreños? Eso era inconcebible e imperdonable. En 1997 TACA International lanzaba una nueva imagen para las aerolíneas del grupo, una imagen única bajo el nombre de GRUPO TACA. El primer sablazo, los aviones de LACSA ya no tendrían más la bandera costarricense en la cola. Segundo sablazo, los números de los vuelos entre San José Miami que por décadas eran 620 y 621 eran cambiados. Se podía oír a los costarricenses desde pasajeros hasta agentes de viajes: ¿Cómo se atreven a cambiar de número de vuelo, si ese número era desde que se había iniciado la ruta a Miami? El número parecía ser de la importancia casi del Santo Grial. El tercer sablazo, lentamente el “hub” de San José se desmantelaría para pasar la mayoría de los vuelos de conexión al Aeropuerto Internacional de Comalapa en El Salvador.  En el apogeo de la base de vuelos de LACSA en el AIJS, la aerolínea operaba a ocho ciudades de los Estados Unidos de América; para cuando Grupo TACA se unía a la aerolínea colombiana Avianca en el 2009, solamente se operaban vuelos a tres ciudades de la nación estadounidense. Finalmente, en el año 2013 las tres operaciones a Miami, Nueva York (JFK) y Los Ángeles se cancelaban junto con los vuelos a La Habana, Ciudad de México, Monterrey, Quito, Guayaquil y Caracas; moría finalmente el “hub” de LACSA. El orgullo de una nación que hacía alarde en el slogan de la aerolínea de la década de los ochentas: “Unimos las tres Américas” no era más que una lejana quimera. Y es que al fin de cuentas la base de LACSA en San Jose sucumbía a intereses políticos de la misma empresa, aunque el Aeropuerto Juan Santamaría superaba con creces al vetusto Aeropuerto Internacional de Comalapa, era “políticamente correcto” transferir la mayoría de las operaciones a Estados Unidos y el norte de Sudamérica a la base de conexiones de TACA International Airlines, aún la familia Kriete era parte dueña de AviancaTACA. Sin embargo, tal decisión terminó de alienar al costarricense en contra del consorcio que había adquirido su “Orgullo y Gloria”, las líneas aéreas costarricenses. A partir de ese momento, como los abejones de Mayo después de las lluvias, han salido proyectos aéreos que anuncian serán “la bandera nacional” en el aire, desde Ticos Air (la cual no paso a mas por falta de inversionistas), Tica Air International rebautizada como Air Costa Rica por sus dueños la aerolínea doméstica Air Panamá, Holiday Air que supuestamente utilizaría como base de operaciones el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber Quirós en Liberia, Guanacaste, Viva CAM por los creadores de Viva Colombia y Viva Aerobús y más recientemente el anuncio de un ex jerarca de GRUPO TACA, que anunciara la creación de una filial costarricense de la aerolínea de bajo coste mexicana VOLARIS. El cierre del “hub” de LACSA por parte de AviancaTACA simplemente fertilizó  el campo para la germinación de posibles nuevas aerolíneas “nacionales” y la entrada abrupta de decenas de aerolíneas internacionales. Todo indica que las directrices de Bogotá eran en ese momento: “No nos interesa Costa Rica”. Yo en lo personal, de haber estado en los zapatos del señor Fabio Villegas, hubiese hecho una de dos cosas; o hubiese vendido el certificado de operación aérea de LACSA a una aerolínea interesada o hubiera aprovechado la excelente estructura del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría y la fama internacional de Costa Rica como país de paz, armonía y el país más feliz del mundo para consolidar la operación tipo “hub”. Obviamente soñar no cuesta nada y los costarricenses seguirán aparcando sus coches a la vera de la autopista Ruta 1 para ver decolar las aeronaves, solo que ahora podrán ser nuevos nombres, nuevas libreas, nuevas imágenes y LACSA solo es el nombre vacío de lo que una vez fue en la historia de la aviación civil costarricense.

Cien días de vuelo del presidente de Avianca Holdings

avianca
Ahora el objetivo del Presidente Rincón será buscar un socio para nuevos servicios y así poder reducir costos.

BOGOTA, Colombia–Cuando asumió como nuevo presidente de Avianca Holdings, Hernán Rincón se propuso darle un impulso tecnológico a la segunda aerolínea más grande de América Latina, explorar alianzas y ampliar el mercado mediante nuevas rutas y más frecuencias. Cien días después de asumir el cargo ya se ven los primeros cambios en la aerolínea. La compañía aumentó frecuencias a Chile y Brasil y selló acuerdos aéreos con Silver Airways, la compañía aérea más grande del sur de Florida, así como con la ecuatoriana Tame EP y con Etihad Airways, aerolínea nacional de los Emiratos Árabes. Ahora el objetivo del Presidente Rincón será buscar un socio para nuevos servicios y así poder reducir costos. La operación no implicará ceder el control de la compañía, pero si tener un socio estratégico, una aerolínea internacional con la que Avianca pueda crecer (tal como lo hizo recientemente Qatar Airways, la aerolínea bandera de Catar con la adquisición del 10% de LATAM Airlines).  Además, Rincón estará al frente del cambio de la flota, una de las más modernas de América Latina. El nuevo presidente anuncio una reingeniería dentro de la empresa, reduciendo la cantidad de vice presidencias y probablemente significara una reducción significativa del personal de la empresa para hacerla más eficiente. Ya han salido de la empresa algunos altos ejecutivos que provenían del plantel de TACA. Muchas rutas se analizarán con detenimiento y aquellas que no produzcan los ingresos que se necesitan, muy probablemente serán suspendidas.

Avianca busca inyección de capital millonaria

IMAGEN-16622018-2
“En Avianca tenemos un plan bastante agresivo de renovación de flotas y esto requiere una inversión de más de 1800 millones de dólares.”

BOGOTA, Colombia—“Avianca se va a capitalizar, pero no cambia de dueño”, así lo explicó su director, Germán Efromovich, quien en diálogo con “La W radio” despejando las dudas sobre el futuro de la compañía aérea colombo-centroamericana. “En Avianca tenemos un plan bastante agresivo de renovación de flotas y esto requiere una inversión de más de 1800 millones de dólares, entonces estamos buscando hacer un acuerdo con un socio estratégico y ellos son los grandes inversionistas chinos donde mediante una participación de 10, 20 o 30% aportar un capital importante de la compañía para que se pueda sobrevivir en el futuro en este sector tan complicado”, indicó Efromovich. De esta manera el dueño de Avianca Holdings y Avianca Brasil (Ocean Air) desmiente las noticias de la semana pasada que Delta Airlines o United Airlines de Estados Unidos estaban a punto de comprar la mayoría de las acciones de ambas empresas. Días después los medios también informaron que el grupo chino dueño de Hainan Airlines y de un porcentaje de la aerolínea brasileña Azul, estaba también interesada en Avianca.  En la entrevista, el empresario aprovechó para dar su opinión con respecto al proyecto de ley que cursa actualmente en el Congreso y que busca eliminar algunas de las multas que fijan las aerolíneas a sus usuarios. Para Efromovich, “las aerolíneas tenemos que pagar indemnizaciones a los usuarios, es por eso que al revés debe ser igual, se deben respetar los derechos pero también las obligaciones. Es una ley sin sentido, fuera de contexto, no tiene ningún fundamento.”