Tag Archives: Coopesa

El Aeropuerto Internacional Juan Santamaría recibirá inversión de $100 millones en 2 años

aeropuerto_LNCIMA20170225_0136_1
En octubre empezará la ampliación del lobby, en el cual se ubican los puestos de atención de las 27 aerolíneas que operan en el Santamaría. En ese mismo mes se construirá un quinto carrusel de equipaje.

SAN JOSE, Costa Rica–A partir de mayo y por los próximos dos años, el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) en Alajuela recibirá una inversión de $100 millones para mejorar sus instalaciones actuales. AERIS Costa Rica, la empresa a cargo de la terminal aérea desde el 2009, tiene programada la construcción de cuatro nuevas salas de abordaje (bloques X y V), una calle de rodaje para aviones al costado sur de la pista de aterrizaje, un carrusel para equipaje y la ampliación del lobby. Además, la cabecera de la pista de pista de aterrizaje se extenderá unos 60 metros para que, en casos de emergencia, las aeronaves tengan un espacio adicional para maniobrar. La meta es concluir todas las obras antes de enero 2020. El proyecto es parte de los compromisos asumidos por AERIS cuando el Estado le cedió la administración del principal aeropuerto del país. Rafael Mencía, director ejecutivo de AERIS, explicó que las mejoras buscan satisfacer la demanda creciente en la terminal y aumentar el nivel de seguridad del lugar. De acuerdo con Rafael Mencía, en 2016 el AIJS atendió 4,3 millones de pasajeros y este año tienen previsto recibir 4,6 millones de viajeros. En el 2011, según la Dirección General de Aviación Civil, se registraron 3,7 millones de pasajeros, desde entonces la demanda ha crecido cada año. En mayo comenzarán las labores de dos nuevas salas de abordaje al oeste del edificio principal. Esos recintos serán llamados bloque V y estarán listas en mayo de 2018. En la actualidad, el AIJS tiene 11 salas de abordaje con puentes de contacto llamados “jetways” que conectan con los aviones y cinco salas de abordaje remotas en las que las personas son acercadas a las aeronaves en microbuses. En octubre empezará la ampliación del lobby, en el cual se ubican los puestos de atención de las 27 aerolíneas que operan en el Santamaría. En ese mismo mes se construirá un quinto carrusel de equipaje. Para el 2018 está programado el inicio de la calle de rodaje sur y el acondicionamiento de la cabecera de la pista de aterrizaje. La calle de rodaje es utilizada por los pilotos para dirigirse a un extremo de la pista y prepararse para el despegue. “Contar con esa calle sur mejorará la operatividad del aeropuerto, pues, ahora solo tenemos la calle norte y cada vez que un avión se prepara para el despegue debemos cerrar la pista por unos dos minutos, eso suena poco tiempo, pero si usted multiplica dos minutos por los más de 70 vuelos internacionales que recibimos al día si es algo considerable”, explicó Mencía. Finalmente, en enero del 2020 se prevé la construcción de dos salas de abordaje más (bloque X) donde hoy se ubican las instalaciones de Coopesa. Para AERIS es necesario emprender los trabajos cuanto antes porque el contrato de administración del puerto aéreo finaliza en 2026 y el costo de la infraestructura deberá cubrirse antes de que venza el convenio. No obstante, varias de las obras dependen de que Aviación Civil logre trasladar a Coopesa y expropiar el restaurante La Candela. Eduardo Montero, vicepresidente del Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC), reconoció atrasos en ambos procesos. En el caso de Coopesa, desde el 2013 se firmó un contrato con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para el diseño y construcción del nuevo hangar de Coopesa, pero la gestión de ese organismo ha sido muy lenta, según expuso el funcionario. “En 2014 tratamos de rescindir el contrato por el poco avance y los malos resultados, pero no se pudo porque anular el vínculo era mucho más costoso que continuar con ellos”, manifestó Montero. Uno de los problemas es que FCC, empresa subcontratada por OACI para la obra, diseñó planos que no cumplen con las normativas de construcción nacionales. Ahora, AERIS está negociando con FCC para asumir la relocalización de Coopesa en la parte sur de los terrenos del aeropuerto. Rafael Mencía confirmó que están en ese proceso de negociación. Mover Coopesa tiene un costo de $34 millones, los cuales salen del presupuesto estatal. Además de este monto, OACI cobró una suma por administrar el proyecto. Se le consultó a Montero ese dato, pero no lo precisó. El AIJS es uno de los aeropuertos más modernos de la región y compite “vis-a-vis” con el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Ciudad de Panamá el cual es la base de vuelos de COPA Airlines. El AIJS dejo de ser una base de vuelos cuando en el 2013 Avianca (la aerolínea que había adquirido Grupo TACA) cerrara el “hub” que había desarrollado LACSA desde 1979 en esta terminal.

Advertisements

El 7 de noviembre inicia operaciones Air Costa Rica

13873096_717646458375888_6509225594624627854_n
El primer Boeing 737-300 de Air Costa Rica fue pintado en los hangares de COOPESA en el Aeropuerto Juan Santamaría y recibió la matricula costarricense TI-BGV.

SAN JOSE, Costa Rica—Ciudad de Guatemala será la primera ruta de la nueva aerolínea de bandera costarricense, que pretende también abrir operaciones entre El Salvador y Costa Rica, así como a Managua, Bogotá y la ciudad de Miami. Para el mes de octubre, el primer Boeing 737-300 de la empresa nacional estará operable. El Presidente Ejecutivo de Air Costa Rica, Carlos Víquez, confirmó que la aerolínea, la primera de bandera costarricense en varios años, despegará con su primera ruta, entre San José, Costa Rica, y Ciudad de Guatemala, a partir del próximo 7 de noviembre.  “Es la primera aerolínea costarricense en muchos años y hemos recibido el apoyo de Air Panamá, con quienes mantendremos un 45% de acciones para ellos y un 55% de propiedad costarricense (entre el grupo Víquez y dos grupos inversionistas costarricenses más a quienes el ejecutivo declinó identificar)”, dijo el Presidente Ejecutivo de la joven aerolínea. El siguiente destino en la mira de Air Costa Rica será Bogotá, Colombia, y tras seis meses de operar continuamente en diferentes destinos en la región podrá optar por volar a la ciudad de Miami en el estado de la Florida, tal y como lo requieren las entidades estadounidenses Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés) y el Departamento de Transporte (DOT, también en inglés). Air Costa Rica pretende también operar a Nueva York y a Los Ángeles, destinos que fueron operados por Avianca hasta el 2013 con el certificado de operación aérea de LACSA. El primer avión de Air Costa Rica tendrá una configuración para 148 asientos, todos en clase económica y no se descarta que el segundo Boeing737-300 que se encuentran negociando, precisó el Presidente Ejecutivo, ya venga en configuración con asientos de clase ejecutiva y clase económica, para aprovechar esa distribución en la ruta a Miami. También se proyecta otras rutas al resto de Centroamérica, desde Costa Rica, reveló, como es el caso de San Salvador y Managua; así también se realiza el estudio de cuál sería el destino étnico más idóneo desde Tegucigalpa o San Pedro Sula, en Honduras, hacia Estados Unidos, manifestó Víquez. Carlos Víquez calculó que en este período que ha transcurrido de tres años de autorizaciones, permisos, adecuaciones y demás se ha invertido al menos más de US$2 millones y para los próximos tres años se invertirá un total de alrededor de US$5 millones, cerca de US$200.000 por destino, estimó. Además, para el arranque de operaciones, se cuenta con un total de 50 colaboradores, entre tripulaciones y personal de tierra, en su mayoría costarricense, mientras que para finales de 2017 o inicios de 2018, ya se cuente con una flota de los dos Boeing 737-300 y un Fokker 100 de fabricación holandesa. De acuerdo con Víquez, sus tarifas serán muy competitivas en comparación con aerolíneas existentes en las rutas que se operará, además, reiteró, que Air Costa Rica se tratará de una línea aérea regular o “legacy” no una “Low Cost” o de Bajo Coste, tal y como es el caso de su hermana, Air Panama. “No podemos pretender competir con Avianca o Copa, son monstruos, pero sí puedo decirle que ofreceremos precios muy competitivos en nuestras tarifas”, finalizó Carlos Víquez. El gremio turístico de Costa Rica espera con ansias el inicio de operaciones de la aerolínea la cual será la nueva bandera nacional del país en los cielos. Costa Rica no cuenta con aerolínea de bandera desde que LACSA fuera adquirida por TACA y eventualmente la colombiana Avianca en el 2009 y Aero Costa Rica S.A. solo opero desde 1992 a 1997. Las únicas aerolíneas en la región independientes de los consorcios Avianca y COPA son VECA Airlines de El Salvador, TAG de Guatemala, Air Panama y ahora Air Costa Rica.

Colibrí y “Pura Vida” volarán en el fuselaje de Air Costa Rica

thumb
Tener una librea que represente al país es una tradición que viene desde la fundación de LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.) en 1945.

SAN JOSE, Costa Rica—La nueva aerolínea de bandera nacional costarricense, Air Costa Rica pretende rescatar los valores y la idiosincrasia nacional, adoptando una librea (imagen corporativa en un avión comercial) para su flota que incluye la bandera de Costa Rica, la imagen de un colibrí y la frase “Pura Vida”. Tener una librea que represente al país es una tradición que viene desde la fundación de LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.) en 1945 por un grupo de empresarios nacionales y el apoyo de Pan American World Airways. Esa aerolínea utilizó desde la rueda de carreta pintada hasta la bandera en la cola pasando por la Guaria Morada. Otra empresa que voló como línea aérea de bandera nacional fue Aero Costa Rica (1992-1997) la cual llevó en su cola el escudo nacional estilizado y la bandera y los colores verde y amarillo en el fuselaje. La aeronave que Air Costa Rica utilizará, un Boeing 737-300 se encuentra en los hangares de COOPESA en el Aeropuerto Juan Santamaría de Alajuela, recibiendo los últimos retoques de su nueva librea nacional. Carlos Víquez, gerente general de la aerolínea costarricense, confirmó la intención de trasladar aficionados a Puerto Príncipe, para que acompañen a la Selección Nacional en su juego contra Haití el próximo 2 de setiembre. La aerolínea afirmó que cuenta con el permiso para hacer este tipo de vuelos que son comercializados por medio de las agencias de viajes. Al  tiempo que continúa las gestiones para obtener los permisos para ofrecer vuelos regulares en la región, en especial hacia Ciudad de Guatemala, Colombia y eventualmente a Miami; más operaciones “charters” a San Andrés, Cartagena, la Isla de Roatán (Honduras) y Punta Cana en la República Dominicana. Si obtiene los permisos en estos los países, el primer vuelo sería hacia Guatemala en noviembre y a Bogotá, Colombia, en diciembre. A mediados del próximo año se gestionarían los permisos para volar a la ciudad de Miami en el estado de la Florida. Air Costa Rica obtuvo el Certificado de Operador Aéreo (COA) en setiembre del 2015. Se prevé que esta semana esté lista la librea de la primera aeronave, un Boeing 737-300 para 148 pasajeros. La aerolínea cuenta con cuatro aeronaves; dos Boeing 737-300 y dos Fokker F-100 para 100 pasajeros de fabricación holandesa. Se espera que Air Costa Rica venga a operar muchas de las rutas que dejara de volar LACSA en el 2013, cuando Avianca, propietaria del COA, cerrara el “hub” en el Aeropuerto Juan Santamaría. LACSA inició el desarrollo del centro de conexiones en 1979 y en su mejor momento llegó a operar una flota de seis aeronaves desde San José a Miami, Nueva Orleans, Nueva York, Dallas, Los Ángeles, San Francisco, Toronto, La Habana, Ciudad de México, Cancún, San Juan, Ciudad de Guatemala, San Pedro Sula, San Salvador, Managua, Ciudad de Panamá, Caracas, Maracaibo, Barranquilla, Bogotá, San Andrés, Quito, Guayaquil, Lima, Santiago de Chile y Brasil por medio de un acuerdo con VARIG. LACSA fue en su momento adquirida por Grupo TACA en la década de los años noventa cuando inició el proceso de su desintegración.

Aeropuerto Juan Santamaría construirá 5 salas de abordaje en 2017

Ampliación de terminal incluye nuevos puestos de migración, bandas de equipaje y área comercial.
Ampliación de terminal incluye nuevos puestos de migración, bandas de equipaje y área comercial.

SAN JOSE, Costa Rica–Cinco nuevas salas de abordaje se levantarán en el sector oeste del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) a partir del 2017. La empresa AERIS, administradora de la terminal de aérea en Alajuela, planea expandir las instalaciones por la alta demanda de pasajeros y la próxima llegada de nuevas aerolíneas al país. El Director Ejecutivo de AERIS, Rafael Mencia, dijo que esperan entregar un primer diseño a las autoridades de Aviación Civil en julio próximo para su aprobación. La construcción incluye hasta dos puentes de abordaje por cada sala, nuevos puestos de migración y locales comerciales que se extenderán hasta las instalaciones de la Cooperativa Autogestionaria de Servicios Aeroindustriales (COOPESA), entidad que brinda mantenimiento y soporte técnico a empresas aéreas. Mencia detalló que necesitarán de una ampliación de las bandas de equipaje debido al crecimiento de la terminal aérea. Para extender el aeropuerto hacia el sector oeste, es necesario movilizar el puesto de bomberos hacia el sur de la pista de rodaje, cuyo desplazamiento se tiene planeado para principios del próximo año. Rafael Mencia aseguró que no ven necesario ampliar el área de aterrizaje de aeronaves, como se tenía previsto, hacia el sur porque ésta cuenta con la capacidad necesaria para recibir la cantidad diaria de vuelos. El Director Ejecutivo de AERIS indicó que las necesidades de ampliación del principal aeropuerto de Costa Rica se proyectan hasta el 2026, año en el que vencerá el contrato de administración de la empresa. La inversión de las fases finales del aeropuerto es de aproximadamente $146 millones, cuya primera partida ya fue ejecutada en la construcción de dos salas de abordaje que se realiza en el sector este y que culminará en setiembre de este año. El Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) recibió a 1,340,391 pasajeros el año anterior y se prevé que esta cifra crezca hasta 7 por ciento por año de aquí hasta el 2026. AERIS calcula que el crecimiento anual del tráfico aéreo de la terminal será en promedio de 5 por ciento. De acuerdo con datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT), entre 2014 y este año ingresaron a operar seis nuevas aerolíneas al país, se abrieron tres nuevas rutas y se amplió en cinco ocasiones la frecuencia de destinos. El director general de Aviación Civil, Álvaro Vargas, afirmó que los aeropuertos nacionales tienen la capacidad de albergar la cantidad de aerolíneas que han entrado al país. Para procurar que esta situación se mantenga así se encuentran analizando el plan de crecimiento que AERIS presentó este año, el cual será revisado por el Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC) en las próximas semanas. Tanto Vargas como Mencia coinciden en la necesidad de optimizar la capacidad del AIJS recibiendo vuelos en horas de la tarde y noche, momentos en los que la demanda es más baja. El Director Ejecutivo de AERIS indicó que están implementando un plan para cobrar menos a las empresas aéreas que programen vuelos en estas franjas horarias, ya que por lo general prefieren operar en las mañanas. Las dos salas de abordaje que se inaugurarán en setiembre de este año son las últimas obras que se podrán edificar al costado este del aeropuerto porque se llegó al límite con la carretera, por lo que para procurar un crecimiento en el futuro se deberá contar con espacio en el oeste. El Director General de Aviación Civil afirmó que este año inició el desplazamiento de las instalaciones de COOPESA, edificio que impedía la planificación de nueva infraestructura hacia ese sector. En marzo de este año inicio servicios desde Baltimore la aerolínea Southwest Airlines y VECA Airlines desde El Salvador. Las próximas aerolíneas a iniciar servicios al AIJS son Air Panama, Volaris de México y Alaska Airlines de Estados Unidos, adicionalmente el inicio de operaciones de la nueva aerolínea de bandera nacional Air Costa Rica.

Se despeja camino para ampliar el Aeropuerto Juan Santamaría

Nuevo hangar de COOPESA estaría listo a fines del año próximo.
Nuevo hangar de COOPESA estaría listo a fines del año próximo.

SAN JOSE, Costa Rica–La posibilidad de que el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) tenga 18 puentes de embarque con sus respectivas salas de abordaje, y esté en capacidad para recibir a más de 7 millones de pasajeros al año, está cerca de convertirse en una realidad. Al fin se iniciaron los movimientos de tierra para que el AIJS pueda hacer su expansión al oeste, mientras COOPESA pasaría a un terreno a unos 150 metros al suroeste del aeropuerto. Actualmente, la empresa AERIS, concesionaria de la terminal, realiza obras de ampliación en el sector este. Se espera para el mes entrante la aprobación oficial del plan maestro de AERIS, señaló Álvaro Vargas, director general de Aviación Civil. Eso permitirá que para 2017 se realicen las labores de demolición y limpieza del área donde está el hangar actual de COOPESA, además de la remediación ambiental. AERIS luego empezaría con la primera fase de la ampliación en los terrenos de la estación de bomberos y SANSA. La segunda fase comenzaría en 2018, en el área donde está actualmente COOPESA. “El financiamiento de las obras ya existe, su construcción depende de que las obras que anteceden a este proyecto se puedan ejecutar oportunamente”, confirmó Rafael Mencía, director de AERIS. Por otra parte, AERIS avanza en la construcción en el sector este de un área comercial de más de 1.000 metros cuadrados y dos puentes de embarque con sus respectivas salas de abordaje, con una inversión que supera los $20 millones. Actualmente, estas obras, que podrían estar listas para mediados de este año, presentan un avance del 65%. Por su parte, COOPESA podrá reparar en forma simultánea hasta seis aviones tipo Boeing B757, una vez que estén listos para finales de 2016 sus nuevos talleres, confirmó Gabriel González, gerente del ente. COOPESA no será la única instalación afectada por las ampliaciones sino también la terminal de vuelos domésticos, operada por SANSA, y la estación de bomberos. La estación para vuelos locales estará ubicada totalmente aparte de la terminal internacional, donde operaran SANSA y Nature Air, mientras que la estación de bomberos quedará en el sector sur, cerca del restaurante “La Candela”. Todavía en ese sector hay terrenos que deben ser expropiados, sin embargo se trata únicamente de un área pequeña.

Nuevas Salas de Abordaje del AIJS de San Jose

Los trabajos de las nuevas salas de abordaje del aeropuerto en Alajuela continuan sin retrasos.
Los trabajos de las nuevas salas de abordaje del aeropuerto en Alajuela continuan sin retrasos.

SAN JOSE, Costa Rica—Los trabajos de construcción de nuevas salas de abordaje de la terminal de Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) que sirve a la capital costarricense continúan sin retrasos. Se espera que AERIS inaugure antes del mes de noviembre las nuevas salas de abordaje que permitirán el acople de aeronaves de cabina ancha a los puentes telescópicos (jetways) del tipo de Boeing 777, 747-800 y los Airbus A-340s, A-350s y A-380s. Actualmente al principal aeropuerto de Costa Rica opera el Airbus A-340-600 de la aerolínea española Iberia, pero se espera que para los próximos anos nuevas aerolíneas europeas y posiblemente asiáticas se interesen por operar a San José y usarían este tipo de aeronaves. Una vez que las autoridades de Aviación Civil logren reubicar la base de mantenimiento COOPESA, el administrador del AIJS iniciara la construcción de más salas de abordaje. Actualmente el AIJS cuenta con nueve puentes telescópicos. El Aeropuerto Juan Santamaría compite “vis-a-vis” con el Aeropuerto Internacional de Tocumen de la Ciudad de Panamá el cual con el apoyo del ATP (Autoridad de Turismo de Panamá) ha logrado atraer cinco aerolíneas europeas (Iberia, Condor, KLM, Air France, TAP-Portugal) y una sexta, Lufthansa la que operara en noviembre del 2015.

Aeropuertos y desarrollo turistico

Carlos Lizama Hernandez fue director del CETAC.
Carlos Lizama Hernandez fue director del CETAC.

SAN JOSE, Costa Rica–Un interesante artículo escrito por Carlos Lizama Hernandez, ex-director de la CETAC y ex-vicepresidente de la extinta LACSA nos revela lo siguiente: “Hace algunos años, escribimos un artículo sobre las causas históricas del retraso que tenía nuestro país en materia aeroportuaria. En este, nos abocaremos a lo que visualizamos para el futuro cercano. Hasta hace un par décadas, los grandes cambios tecnológicos en la aviación y en los aeropuertos, tenían periodos bastante largos de gestación e implementación. En los aeropuertos veíamos, hasta hace unos 10 años, operar aerolíneas con aviones muy modernos y, a la par, otras que lo hacían en las mismas rutas pero con aviones de más 20 años de uso. Todavía me estremece el recuerdo de haber viajado con mi familia a la isla de San Andrés, a bordo de uno de esos vetustos aviones, que pocos meses después sufrió un accidente fatal en otra ruta del Caribe. Por dicha, en la actualidad no es viable una aerolínea que opere con aviones viejos y tecnológicamente desfasados. Los fabricantes de aviones están creando nuevos prototipos de aeronaves con una frecuencia muy intensa, de menos de cinco años entre el anterior y el más reciente. Por ejemplo, los prototipos A-340 de la Airbus, para 400 a 600 pasajeros, fueron novedosos solo por un periodo muy breve para ser sustituidos en la atención de las aerolíneas y mercados por los gigantes Airbus A-380, con capacidad de mil o más asientos. En tráficos de corta distancia, el fabricante Embraer de Brasil ha provocado una revolución ofreciendo en aviones pequeños todos los adelantos de los más grandes. Estos cambios en la navegación hacen que los aeropuertos tengan que transformarse igualmente. Sin embargo, su dinámica es más lenta. Por ejemplo, hace cuatro años celebramos la inauguración de la primera etapa de la nueva terminal del Aeropuerto Juan Santamaría-AIJS, a sabiendas que no podría ser utilizada por los Airbus 340-600 que llegan los fines de semana, los cuales por su envergadura, son demasiado grandes para las mangas actuales, por lo que sus pasajeros deben ser atendidos en la plataforma de carga. La segunda fase de la Terminal, que si contempla estas facilidades, y que se suponía que ya deberían estarse construyendo, está detenida porque el gobierno aún no efectúa el traslado de COOPESA y del edificio de bomberos a la nueva ubicación que les corresponde en el Plan Maestro. Así las cosas, y viendo estos grandes cambios en el transporte aéreo, es urgente que la segunda fase de las construcciones del AIJS no se siga posponiendo. La dificultad que hay para atender grandes aeronaves es una limitante importante para la venida de turistas desde mercados de larga distancia. Estas limitaciones influyen las decisiones de aerolíneas europeas y las motivan a preferir el Aeropuerto de Panamá como puerta hacia la región. Pensando en el mediano plazo, en el que los mercados de larga distancia van a ser atendidos por aeronaves tipo Airbus A-380 de capacidad para 800 o 1000 pasajeros, tanto del mercado europeo como del asiático, es necesario iniciar el proceso de planificación, expropiación de terrenos, diseño y construcción del futuro Aeropuerto Internacional de la Región Metropolitana y del Pacífico medio y Sur en Orotina. Igualmente, el Aeropuerto Internacional de Liberia debería ser ampliado para recibir ese tipo de aviones, considerando el gran tamaño de la oferta turística de las regiones Chorotega y Huetar Norte, que concentran el 35% de la oferta de habitaciones hoteleras del país y el 50 % de la oferta de categoría 5 estrellas. En cuanto a aeródromos domésticos, la mayor prioridad debería darse en la ampliación del de Quepos, para permitir la llegada de aviones de tamaño de entre 30 y 50 pasajeros, tomando en cuenta de que en su zona de influencia, está el 20% de la oferta hotelera nacional. En la actualidad, Quepos es el aeródromo local con mayor tráfico aéreo, solo superado por el Tobías Bolaños, con un tipo de operación de muy pequeños aviones de 15 o menos pasajeros que es poco eficiente. La idea que hay en algunos círculos, de un Aeropuerto Internacional en la zona Pacífico Sur, es incompatible, técnica y financieramente, con la del Aeropuerto Internacional de Orotina que, por su estratégica ubicación es el que naturalmente satisfaría las necesidades tanto de la región metropolitana como las del Pacífico medio y sur. Lo que sí se debe hacer es mejorar aeródromos domésticos de la Zona Sur y de otras regiones, para que operen como eficientes redes de distribución entre los aeropuertos internacionales y las diferentes zonas turísticas del país. En síntesis, estas obras deben ser abordadas con visión de país, por las autoridades aeronáuticas y el Gobierno en su conjunto. Si no se ejecutan en los próximos años vamos a tener un “cuello de botella”, angosto y absoleto, imposible de superar para el progreso de Costa Rica, para su comunicación e inserción con el resto del mundo, para su comercio exterior y para su industria turística. La estrategia de pasarle la bola a otro y no meter goles ya no da más.”