Tag Archives: Grupo TACA

En tres años Volaris Costa Rica estará volando a un máximo de 25 destinos

4336725 (2)
Volaris Costa Rica opera una flota de aviones europeos Airbus A-320. El primero en llegar a la flota fue bautizado con el nombre de Maria Amalia, en honor de Maria Amalia Revelo Raventós, ex directora de LACSA y Grupo TACA; ex ejecutiva del ICT y actualmente ejecutiva de AERIS empresa que administra el Aeropuerto Juan Santamaría.

SAN JOSE, Costa Rica—La aerolínea de bandera nacional y de bajo costo Volaris Costa Rica anunció recientemente que pretende operar vuelos a 15 y hasta 25 destinos a lo largo del continente americano en un plazo de tres años. Siendo así, la empresa nacional, filial de Volaris México, arribaría en Norteamérica a: Ciudad de México, Guadalajara, Cancún, Miami, Orlando, San Antonio, Houston, Dallas, Los Ángeles, Chicago y Nueva York. En Centroamérica y el Caribe, estaría llegando a Ciudad de Guatemala, San Pedro Sula, San Salvador, Managua, San José y Santo Domingo. Mientras que, en Sudamérica sería a Cartagena de Indias, Medellín, Bogotá, Quito, Guayaquil, Lima, Caracas y La Paz. Fernando Naranjo, gerente general de la compañía aérea, mencionó que estos son destinos potenciales sujetos a las autorizaciones correspondientes y en los que necesitarían apoyo financiero de la casa matriz. Actualmente, la aerolínea conecta el Aeropuerto Juan Santamaría de San José con Ciudad de Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Sin embargo, el próximo 31 de junio se espera que Volaris México entregue las rutas que conectan a San José con Guadalajara y Cancún a la filial costarricense. Seguido conectarán las capitales de Costa Rica y México a partir del 30 de julio, así como San José con Bogotá el 31 de agosto y San José con Lima desde el 30 de setiembre. Finalmente, abrirían la ruta de San José – Los Ángeles (haciendo escala en El Salvador) desde el 30 de octubre; a Nueva York desde el 30 de noviembre (también haciendo escala en un país centroamericano, aunque no se sabe aún cual) y a Washington el 10 de diciembre. La línea aérea nacional todavía no estima cuántos empleos generarán con este plan de crecimiento a tres años, no obstante, ahora tienen 120 colaboradores y cerrarían el 2017 con 200. El gerente dio a conocer que de diciembre del año pasado (cuando entraron en operaciones) al 21 de mayo han traslado 45.767 pasajeros. De estos 35.725 del destino Guatemala, 7.656 de El Salvador y 2.386 de Nicaragua. Volaris Costa Rica está reemplazando a LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.) la cual fue absorbida por Avianca en el 2010 cuando se fusiono con Grupo TACA. Tres años más tarde Avianca cerraba el centro de conexiones o “hub” que había desarrollado LACSA desde 1979 utilizando incluso quintas libertades en El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua. Enrique Beltranena, presidente ejecutivo de Volaris esta acometido a devolver una gran aerolínea a Costa Rica y que convierta al Aeropuerto Juan Santamaría en un centro de conexiones internacional. Mientras que la colombiana Avianca se retira de rutas en Centroamérica, Volaris Costa Rica apuesta por el desarrollo del turismo de la región. Del 2013 al 2016, ocho compañías aéreas iniciaron vuelos hacia el país, se abrieron 15 nuevas rutas (entre temporales y permanente) y finalmente, ocho aerolíneas aumentaron frecuencias hacia nuestro territorio, según datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Volaris Costa Rica proyecta agresiva expansión desde San José

VLCR (2)
Volaris Costa Rica está desarrollando su centro de conexiones en el moderno Aeropuerto Juan Santamaría, apostando por el desarrollo de este aeropuerto y la inversión que ha hecho Aeris en los últimos años.

SAN JOSE, Costa Rica—Volaris Costa Rica, aerolínea costarricense subsidiaria de la aerolínea mexicana del mismo nombre, prevé iniciar operaciones aéreas desde el Aeropuerto Juan Santamaría (AIJS) al Perú, Estados Unidos, México y Colombia antes de que finalice el año, generando así, la apertura de una nueva ruta cada mes, según explicó Fernando Naranjo, gerente general de la compañía aérea en Costa Rica.  En una entrevista publicada por Infotur Perú, el funcionario destacó el deseo de consolidar esta operación con estas cuatro capitales centroamericanas y reveló que ya realizaron la solicitud para volar San Salvador-Guatemala y San Salvador-Managua y eventualmente Guatemala-Managua. “También hicimos las solicitudes a las autoridades norteamericanas para iniciar la operación en Estados Unidos; nosotros quisiéramos iniciarla en el segundo semestre del 2017. La única aerolínea norteamericana que se opuso fue Southwest Airlines, pero hay una propuesta que Volaris Costa Rica hizo a las autoridades y espero que en el transcurso de los próximos días se tome una decisión” expuso Naranjo. “En la solicitud inicial que hicimos tenemos las rutas a Houston, Los Ángeles y Nueva York, pero no descartamos otros lugares como Miami o Washington/Dulles.” Explicó que con otras rutas no existe una decisión final, pero expresó el deseo de la compañía aérea, de extenderse a Suramérica (Colombia y Perú a finales de año) y también montar la operación entre Centroamérica y Estados Unidos. “También tenemos dos vuelos Guadalajara-San José y Cancún, que los opera Volaris México pero que van a ser traspasadas a Volaris Costa Rica debido a que sentimos que hay más disponibilidad de pilotos y tripulantes aquí. Sumaríamos una ruta San José-Ciudad de México. El plan nuestro es muy agresivo, prácticamente lo que tenemos es una apertura de por lo menos una ruta nueva por mes”, señaló. Volaris Costa Rica está desarrollando su centro de conexiones en el moderno Aeropuerto Juan Santamaría, apostando por el desarrollo de este aeropuerto y la inversión que ha hecho Aeris en los últimos años. El principal aeropuerto de Costa Rica fue una vez el centro de conexiones de LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.) pero este fue cerrado por la colombiana Avianca en el 2013 despidiendo cientos de empleados costarricenses. La semana pasada Avianca anunciaba el despido adicional de 91 personas de sus oficinas en San José lo que ha provocado la ira de la opinión publica costarricense que ya de todas maneras desconoce a Avianca como una aerolínea acometida al desarrollo del país. Volaris Costa Rica se ha convertido en la nueva aerolínea de bandera nacional ante la desaparición de LACSA, la cual fuera absorbida por Avianca cuando adquirió el Grupo TACA en el 2010; y por el compromiso adquirido por su Presidente Ejecutivo Enrique Beltranena quien es un enamorado del país centroamericano. La otra aerolínea costarricense, Air Costa Rica, subsidiaria de Air Panama opera solo vuelos chárter con un Boeing 737-300 y se duda que esta empresa pueda llegar a operar vuelos itinerados.

 

Volaris operará nuevas rutas desde y hacia el Aeropuerto de El Salvador

4188031
Volaris cuenta con dos aviones para su operación en Centroamérica, un Airbus A-319 y un A-320. Para junio espera contar ya con una tercera aeronave, y posteriormente seguir creciendo hasta un total de entre 18 y 22 aviones en tres años.

SAN SALVADOR, El Salvador–La aerolínea Volaris abrirá en junio próximo una nueva ruta entre el aeropuerto internacional de El Salvador y Ciudad de Guatemala, y otra entre El Salvador y Managua, Nicaragua. La compañía informó, en un comunicado de prensa, que las aperturas forman parte de un plan que también incluye una nueva ruta entre el Aeropuerto Internacional La Aurora de Guatemala y la Ciudad de México. El fundador y director general de Volaris, el guatemalteco Enrique Beltranena, anunció en Guatemala la decisión de la compañía de agregar estas tres nuevas rutas. Con la noticia, Volaris aumenta su cobertura de vuelos de bajo costo a cuatro países centroamericanos y México, con un total de 10 rutas a 7 destinos (San José de Costa Rica, Managua, San Salvador, Ciudad de Guatemala, Cancún, Guadalajara y Ciudad de México). El vuelo que cubrirá la ruta entre San Salvador y Ciudad de Guatemala iniciará el 21 de junio, y operará los lunes y viernes. El vuelo saldrá a las 9:07 de la mañana del Aeropuerto Internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero (anteriormente llamado Comalapa) y aterrizará en el Aeropuerto La Aurora a las 9:57 de la mañana. De Guatemala saldrá a las 10:37 de la mañana, llegando a San Salvador a las 11:27 de la mañana. Adicionalmente, Volaris cubrirá la ruta El Salvador-Managua (Nicaragua) a partir del próximo 19 de junio. La salida desde El Salvador será a las 8:43 horas y llegará a Managua a las 9:45 horas, según detalles del comunicado. De acuerdo con la aerolínea, para las rutas San Salvador-Guatemala y San Salvador-Managua, los boletos tendrán precios desde US$65. Para la ruta Ciudad de México-Guatemala los boletos ya se pueden adquirir a una tarifa desde US$89. Las tarifas son por viaje sencillo, con impuestos incluidos. Volaris, iniciará operaciones en los meses de mayo y junio desde la Ciudad de México a la capital de Guatemala, y desde Guadalajara a San Bernardino, California, Cozumel y Oaxaca, así como desde ésta última hacia Los Ángeles, California. Se rumora que la aerolínea mexicana-costarricense también operara vuelos desde Costa Rica a Estados Unidos con paradas intermedias en El Salvador y Guatemala. Para muchos analistas aéreos, Volaris está convirtiéndose en lo que fue en una época la aerolínea Grupo TACA que conectaba las capitales centroamericanas. Grupo TACA fue adquirida por la colombiana Avianca en el 2010 y fusionada completamente en el 2013. Avianca ha perdido interés en Centro América en los últimos años, cerro la base de conexión en el Aeropuerto Juan Santamaría de San Jose de Costa Rica y ha suspendido vuelos a algunas ciudades del istmo, reubicando las aeronaves con vuelos a Colombia y Sudamérica. La compañía Kingsland, propiedad del accionista minoritario de Avianca Holdings S.A., Roberto Kriete demando al dueño mayoritario de la empresa colombo-salvadoreña el 1 de marzo en las cortes de Nueva York. La “guerra interna” entre Kriete y Efromovich propicio adicionalmente un despido masivo en febrero de empleados de la empresa que pertenecían a la planta de Grupo TACA.

La guerra entre German Efromovich y Roberto Kriete. Muere el legado de Lowell Yerex.

1488845431775
Una de las 30 transacciones perjudiciales para Avianca de las que Kriete acusa a Efromovich involucra precisamente al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Avianca Argentina tiene ya un ATR-72 en los hangares de Aeroparque.

TEGUCIGALPA, Honduras—Cuando Lowell Yerex fundó Transportes Aéreos Centro Americanos en 1931 en la capital hondureña no se imaginaba que la aerolínea de cuatro monomotores Stinson llegaría un día a ser una de las aerolíneas más importantes de América Latina y del mundo. El piloto neozelandés con su visión futurista sabía que un consorcio de aerolíneas centroamericanas utilizando el mismo nombre, imagen y logotipo (la famosa guacamaya escarlata), podría abrirse campo en el incipiente negocio de la aviación comercial. Fue de esta manera que divisiones con el nombre de TACA nacían desde Guatemala hasta Brasil pasando por Colombia y Venezuela. La aerolínea de Yerex pasaría por las manos de Howard Hughes antes de terminar en las manos de Richard Kriete, accionista de la empresa Waterman Steamship Corporation de Estados Unidos. La familia Kriete estaría ligada a TACA hasta que en el 2010 se vendería la mayor parte de las acciones a la empresa aérea colombiana Avianca. Pero después del matrimonio y la luna de miel entre TACA y Avianca, vendrían los momentos difíciles y tirantes. La salida de altos ejecutivos originales de TACA como Estuardo Ortiz, Ivonne de León, Claudia Arenas, Alejandro Benitez, Rodrigo Llaguno y Víctor Mejia sería solo el principio de una guerra entre los accionistas mayoritarios de Avianca Holdings S.A.; la empresa Synergy de German Efromovich y Kingsland Holdings de Roberto Kriete.  En la demanda que presentaron la semana pasada en Nueva York, los accionistas salvadoreños de Avianca aseguran que su socio mayoritario ha extraído dinero de la compañía para beneficiar a otras empresas del grupo Synergy. El accionista mayoritario de Avianca, Germán Efromovich, ha realizado varios negocios para “saquear” a la aerolínea en beneficio propio, sostiene la familia Kriete. Synergy es el conglomerado que controlan Germán Efromovich y su hermano José.  Según la demanda, estos tratos que los Efromovich han maquinado obligaron a Avianca a asumir obligaciones por “miles de millones de dólares”. Germán Efromovich, por su parte, ha dicho en declaraciones a medios de comunicación que sus decisiones, por el contrario, buscan el mejor beneficio para Avianca. El magnate brasileño añadió el viernes pasado que se ha propuesto la misión de convertir a Avianca en la aerolínea más grande en América Latina “desde la pared del señor Trump, hasta los pingüinos del señor Macri”. Una de las 30 transacciones perjudiciales para Avianca de las que Kriete acusa a Efromovich involucra precisamente al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Synergy, el grupo empresarial de los hermanos Efromovich, adquirió “una pequeña aerolínea de vuelos fletados operando en Argentina sin ninguna actividad comercial significativa de pasajeros”, relata la demanda. Esta compañía se llamaba Macair, y era propiedad de la familia Macri. Aunque esta aerolínea no pertenece a Avianca Holdings, Efromovich maniobró para que se aprobara una licencia de uso de la “valiosa” marca comercial de Avianca, sin pagar por ello, añade la demanda. La nueva Avianca Argentina ha anunciado que comenzará a operar en las próximas semanas, e incluso tiene ya aviones pintados con los distintivos comerciales de Avianca. Kingsland Holdings, el vehículo legal que representa a la familia Kriete en Avianca, sostiene que esta autorización fue aprobada sin su consentimiento, lo que viola un acuerdo firmado con Synergy en 2013, cuando Avianca empezó a cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York. En síntesis, Efromovich obtuvo una licencia de explotación comercial de la marca Avianca en Argentina para beneficio de una empresa suya, mientras Avianca no recibe ningún provecho de la transacción, sostiene la demanda. Otro de los negocios que según la demanda favorecieron a una empresa de los Efromovich a costa de Avianca fue un préstamo para la empresa OceanAir la cual se mercadea como Avianca Brasil. OceanAir opera vuelos domésticos en Brasil, pertenece a Synergy, y es presidida por José Efromovich. Esta aerolínea debía millones de dólares a Avianca Holdings. En junio de 2010, Synergy se constituyó en garante de dicho préstamo y asumió así la obligación de pagar $61 millones, detalla la demanda. En diciembre de 2010, las partes acordaron reestructurar la deuda de Synergy a cambio de que este grupo controlado por los Efromovich hiciera un pago inicial y posteriores abonos anuales hasta diciembre de 2013. “Cuando Synergy fue incapaz de cumplir estas obligaciones, Efromovich instruyó a los directores controlados por Synergy para enmendar el calendario de repago el 30 de diciembre de 2011 y otra vez el 28 de febrero de 2012, extendiendo los pagos hasta el 31 de diciembre de 2014”, explica la querella. Adicionalmente, “pese a estas extensiones, Synergy falló en hacer el pago final de $22.6 millones que vencía el 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, basado en las directivas de Efromovich, sin importar los problemas financieros de Synergy y su historial de fallar en repagar deudas, el acuerdo fue reestructurado una vez más para permitir el pago de $11 millones en octubre de 2015, con los restantes $14 millones, incluyendo el interés, para vencer el 31 de octubre de 2016”. La demanda prosigue: “Avianca no recibió consideración por estas extensiones de pago de crédito, ni buscó hacer efectiva la garantía contra los Efromovich”. El 19 de octubre de 2016, una vez más, Efromovich le dijo a la junta directiva de Avianca que Synergy sufría problemas de liquidez, era incapaz de pagar los $14 millones, y solicitó otra extensión. “Notablemente, al mismo tiempo o cerca de la fecha de extensión del préstamo, Synergy anunció públicamente la compra de 49 % de Aerolíneas Aeromar, una compañía regional mexicana, por $100 millones”, destaca el documento. “La junta directiva (de Avianca) no cuestionó o indagó cómo Synergy podía invertir en otra aerolínea, pero seguía incumpliendo sus pagos a Avianca”. La demanda también resalta que mientras esto sucedía, Avianca afrontaba una crisis de liquidez, y aun así, los Efromovich extendieron los plazos a Synergy sin aplicar ninguna penalidad por sus incumplimientos ni requerir información básica sobre la posible ocurrencia de nuevos impagos. En febrero la administración de Avianca en Colombia nuevamente propició una ola de despidos en diferentes regiones de la empresa, especialmente de colaboradores originales de la planta de Grupo TACA, que demuestran nuevamente los deseos de los colombianos de deshacerse de todo lo que “huela” a TACA. Lowell Yerex probablemente se estará revolcando en su tumba.

La “guerra” entre Efromovich y Kriete pudo haber propiciado nueva ola de despidos masivos en Avianca Holdings

Edificio-AV
En diferentes medios y blogs en Latinoamérica se siguen presentando estas noticias como la fase final de Avianca para “desTACArse”, o en otras palabras deshacerse de los empleados de Grupo TACA que ocupaban posiciones claves en la empresa tanto en las áreas operativas como comerciales.

SAN SALVADOR, El Salvador–El 28 de febrero marcó nuevamente un día de despidos masivos en la aerolínea Avianca en diferentes oficinas regionales del consorcio aéreo colombo-salvadoreño que lleva el nombre de Avianca Holdings S.A. Bajo la tutela de su Presidente Ejecutivo Hernán Rincón Lema y un nuevo grupo de Vice Presidentes colombianos los despidos han sido tanto en El Salvador como Colombia, Perú, algunos países de Sudamérica y en los Estados Unidos donde la mayoría de los empleados despedidos por Avianca tenían hasta más de 15 años de laborar en la empresa y originales de la planta de Grupo TACA. En diferentes medios y blogs en Latinoamérica se siguen presentando estas noticias como la fase final de Avianca para “desTACArse”, o en otras palabras deshacerse de los empleados de Grupo TACA que ocupaban posiciones claves en la empresa tanto en las áreas operativas como comerciales. Aunque pueda sonar como una “vendetta” al mejor estilo de la mafia siciliana, lo que es un hecho es que desde el 2010 cuando se anunciara la fusión de Avianca con TACA, decenas de empleados de la desaparecida empresa centroamericana han sido despedidos, incluyendo altos ejecutivos que habían sido trasladados a la capital colombiana. Esta nueva ola de despidos masivos se concuerda con la demanda por parte de la empresa Kingsland, accionista minoritaria de Avianca a la aerolínea de bandera colombiana por la alianza comercial establecida con United Airlines. El empresario salvadoreño Roberto Kriete, propietario de Kingsland, presesentó este martes 28 de febrero una denuncia ante la Corte Suprema del estado de Nueva York, Estados Unidos, contra Germán Efromovich, Avianca Holdings y United Airlines para prohibir la ejecución del acuerdo entre ambas empresas, informaron los diarios Portafolio, de Colombia, y El Mundo, de El Salvador. “Kingsland realiza esta acción principalmente para prohibir una flagrante propuesta de transacción unilateral que Germán Efromovich, presidente de Avianca y propietario de Synergy, negoció secretamente con United para su beneficio propio en detrimento de Avianca y el resto de sus accionistas”, aseguró Kriete en un comunicado. Según la denuncia, Efromovich ignoró la posibilidad de otros acuerdos con dos grandes aerolíneas internacionales (DELTA Airlines y COPA Airlines) con tal de forzar la alianza con United y obtener beneficio personal. “Avianca Holdings no ha sido notificada oficialmente y por lo tanto no tiene información con relación a los hechos mencionados”, aseguró Gilma Usuga, directora de comunicaciones externas de la aerolínea colombiana. Synergy es el principal accionista de Avianca con el 78,1% de la compañía, mientras que Kingsland posee el 21,9% restante. Avianca y United anunciaron, en enero pasado, una alianza estratégica-comercial de largo plazo. Portafolio informó que Roberto Kriete se opone a la alianza porque está en contra de una serie de compromisos firmados por Synergy y Kingsland cuando se fusionó el Grupo TACA (propiedad de Kingsland) con Avianca, en 2010. Avianca promovió el acuerdo con United para encarar los problemas de liquidez de la aerolínea. Entre enero y diciembre de 2016, Avianca transportó un total de 29.479.948 pasajeros lo cual significó un alza del 4,2% frente al mismo periodo de 2015. Avianca salió al mercado de bolsa de valores en 2011 y tiene una capitalización de $600 millones. A setiembre de 2015, la aerolínea reportó ganancias por $120 millones y deudas por $3.300 millones. Vuela a más de 100 destinos en 26 países con una flota de 176 aviones. La empresa aérea colombiana tiene sus centros de conexiones en Bogotá, Lima y San Salvador y opera desde once ciudades de Norte América y casi todas las ciudades importantes de Sudamérica. La “guerra” entre Efromovich y Kriete pudo haber propiciado esta nueva ola de despidos masivos de empleados veteranos de TACA.

El Aeropuerto Internacional Juan Santamaría recibirá inversión de $100 millones en 2 años

aeropuerto_LNCIMA20170225_0136_1
En octubre empezará la ampliación del lobby, en el cual se ubican los puestos de atención de las 27 aerolíneas que operan en el Santamaría. En ese mismo mes se construirá un quinto carrusel de equipaje.

SAN JOSE, Costa Rica–A partir de mayo y por los próximos dos años, el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) en Alajuela recibirá una inversión de $100 millones para mejorar sus instalaciones actuales. AERIS Costa Rica, la empresa a cargo de la terminal aérea desde el 2009, tiene programada la construcción de cuatro nuevas salas de abordaje (bloques X y V), una calle de rodaje para aviones al costado sur de la pista de aterrizaje, un carrusel para equipaje y la ampliación del lobby. Además, la cabecera de la pista de pista de aterrizaje se extenderá unos 60 metros para que, en casos de emergencia, las aeronaves tengan un espacio adicional para maniobrar. La meta es concluir todas las obras antes de enero 2020. El proyecto es parte de los compromisos asumidos por AERIS cuando el Estado le cedió la administración del principal aeropuerto del país. Rafael Mencía, director ejecutivo de AERIS, explicó que las mejoras buscan satisfacer la demanda creciente en la terminal y aumentar el nivel de seguridad del lugar. De acuerdo con Rafael Mencía, en 2016 el AIJS atendió 4,3 millones de pasajeros y este año tienen previsto recibir 4,6 millones de viajeros. En el 2011, según la Dirección General de Aviación Civil, se registraron 3,7 millones de pasajeros, desde entonces la demanda ha crecido cada año. En mayo comenzarán las labores de dos nuevas salas de abordaje al oeste del edificio principal. Esos recintos serán llamados bloque V y estarán listas en mayo de 2018. En la actualidad, el AIJS tiene 11 salas de abordaje con puentes de contacto llamados “jetways” que conectan con los aviones y cinco salas de abordaje remotas en las que las personas son acercadas a las aeronaves en microbuses. En octubre empezará la ampliación del lobby, en el cual se ubican los puestos de atención de las 27 aerolíneas que operan en el Santamaría. En ese mismo mes se construirá un quinto carrusel de equipaje. Para el 2018 está programado el inicio de la calle de rodaje sur y el acondicionamiento de la cabecera de la pista de aterrizaje. La calle de rodaje es utilizada por los pilotos para dirigirse a un extremo de la pista y prepararse para el despegue. “Contar con esa calle sur mejorará la operatividad del aeropuerto, pues, ahora solo tenemos la calle norte y cada vez que un avión se prepara para el despegue debemos cerrar la pista por unos dos minutos, eso suena poco tiempo, pero si usted multiplica dos minutos por los más de 70 vuelos internacionales que recibimos al día si es algo considerable”, explicó Mencía. Finalmente, en enero del 2020 se prevé la construcción de dos salas de abordaje más (bloque X) donde hoy se ubican las instalaciones de Coopesa. Para AERIS es necesario emprender los trabajos cuanto antes porque el contrato de administración del puerto aéreo finaliza en 2026 y el costo de la infraestructura deberá cubrirse antes de que venza el convenio. No obstante, varias de las obras dependen de que Aviación Civil logre trasladar a Coopesa y expropiar el restaurante La Candela. Eduardo Montero, vicepresidente del Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC), reconoció atrasos en ambos procesos. En el caso de Coopesa, desde el 2013 se firmó un contrato con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para el diseño y construcción del nuevo hangar de Coopesa, pero la gestión de ese organismo ha sido muy lenta, según expuso el funcionario. “En 2014 tratamos de rescindir el contrato por el poco avance y los malos resultados, pero no se pudo porque anular el vínculo era mucho más costoso que continuar con ellos”, manifestó Montero. Uno de los problemas es que FCC, empresa subcontratada por OACI para la obra, diseñó planos que no cumplen con las normativas de construcción nacionales. Ahora, AERIS está negociando con FCC para asumir la relocalización de Coopesa en la parte sur de los terrenos del aeropuerto. Rafael Mencía confirmó que están en ese proceso de negociación. Mover Coopesa tiene un costo de $34 millones, los cuales salen del presupuesto estatal. Además de este monto, OACI cobró una suma por administrar el proyecto. Se le consultó a Montero ese dato, pero no lo precisó. El AIJS es uno de los aeropuertos más modernos de la región y compite “vis-a-vis” con el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Ciudad de Panamá el cual es la base de vuelos de COPA Airlines. El AIJS dejo de ser una base de vuelos cuando en el 2013 Avianca (la aerolínea que había adquirido Grupo TACA) cerrara el “hub” que había desarrollado LACSA desde 1979 en esta terminal.

Volaris suma otros destinos en la región

4141431
Enrique Beltranena es uno de los ejecutivos de aviación más reconocidos en la región centroamericana, tiene más de 27 años de experiencia y no solo ha visto cómo ha evolucionado la industria, sino que ha trabajado en esa evolución.

SAN SALVADOR, El Salvador– Después de su primer ingreso en Centroamérica con su itinerario de vuelos de Guatemala a México, en 2015, Volaris, la aerolínea mexicana que ofrece vuelos con precios “ultra bajos”, se propone operar este año en toda la región. Sus más recientes destinos de punto a punto inaugurados en noviembre de 2016 fueron Costa Rica y Guatemala. Este primer semestre de 2017 aterrizará en El Salvador, Honduras y Nicaragua, asegura el CEO y creador de la firma, el guatemalteco Enrique Beltranena. Volaris cuenta con una flotilla de 67 aeronaves Airbus A-319, A-320 y A-321 con capacidad para transportar a 145, 188 y 220 pasajeros respectivamente, y con los que al cierre de 2016 cubrían 158 rutas.  La compañía está reconocida en la industria como la aerolínea más puntual en México y la número ocho en Estados Unidos. Cuenta con servicio de atención a los viajeros por medio su “call center” ubicado en El Salvador, donde emplea directamente a más de 800 personas. Para Enrique Beltranena hay una diferencia clara entre la aviación comercial convencional y el que cree que es el modelo adecuado para la región: el de ultra bajo costo. “Permite por medio del precio bajo, estimular la demanda y generar más vuelos de punto a punto. Es un sistema más incluyente que se adapta a la clase media y a las necesidades sociales de migración y al movimiento de las pequeñas y medianas empresas”, agrega. Este modelo de “low cost” no es para todo el mundo, como el viajero corporativo que busca una clase ejecutiva, un programa de puntos de millas, por ejemplo. “Somos una aerolínea para un grupo que es muy sensitivo al precio, como por lo general es nuestra región. Sobre todo, ahora que volar ha dejado de ser un lujo para convertirse en un commodity”, recalca el ejecutivo. Así la compañía parte de algo sencillo, como limpiar de la tarifa de servicios extras y dejar únicamente el costo del vuelo del punto “a” al punto “b”. Todo lo demás es opción del cliente si lo adquiere. El resultado es que, con la aplicación de este modelo, los mercados crecen seis veces más de lo normal, y es a eso a lo que Volaris le apuesta en Centroamérica. De acuerdo con las estadísticas que la compañía maneja, el mercado actual de la región es de 6.6 millones de pasajeros. Con el modelo estiman que a 10 años lo pueden duplicar, con crecimientos anuales del 17.18 %. Entre sus proyecciones, para el primer semestre de 2017, tiene planeado volar a los aeropuertos de San Salvador, Managua, San Pedro Sula con enlace a México y, para el segundo semestre hacerlo de estos puntos a Estados Unidos. La estrategia está claramente enfocada a ganar el mayor nicho de mercado regional. Volaris le apuesta a una demanda diferente en precio de manera que le permita operar de manera eficiente con la tarifa más barata, entre sus objetivos están, además de generar un nuevo segmento de viajeros, aumentar la frecuencia de los actuales. Otro segmento al que apunta es atender a la pequeña y mediana empresa, negocios en donde el precio es muy importante. Enrique Beltranena es uno de los ejecutivos de aviación más reconocidos en la región centroamericana, tiene más de 27 años de experiencia y no solo ha visto cómo ha evolucionado la industria, sino que ha trabajado en esa evolución. A finales del 2004 Roberto Kriete, presidente de la Junta Directiva y CEO del Grupo TACA (hoy Avianca), le pidió que hiciera los planos del crecimiento de la aviación de Latinoamérica para los siguientes 15 años. Realizaron siete proyectos; entre ellos, estaba crear un “hub” o centro de conexiones en Lima, Perú. TACA necesitaba una aerolínea más fuerte en el sur del continente, por lo que un segundo proyecto fue la fusión con Avianca. A estos proyectos se suma una aerolínea en Venezuela, otra en el Caribe, una más para desarrollar turismo en Ecuador, específicamente en Galápagos y, el proyecto de Volaris, concebido desde el principio como una aerolínea de bajo costo para atender a la clase media y a la pequeña y mediana empresa, con un modelo de punto a punto. El proyecto de Volaris arrancó en febrero de 2005, con $57 mil de capital. En junio del mismo año, le inyectan $100 millones y a finales del mismo se hizo una segunda aportación, con la cual sumó $196 millones. “Inició con cuatro grupos de inversión. El Grupo Inbursa de Carlos Slim; Grupo Televisa con una inversión de Emilio Azcárraga y sus socios; el Grupo Discovery de México y, por los centroamericanos, el salvadoreño Roberto Kriete, que se unió desde el principio. Todos con una participación del 25 %”, comparte Beltranena. La consolidación de la aerolínea inició en marzo de 2006, con dos aeronaves prestadas por Roberto Kriete, cuya familia tiene participación, aparte de la que Kriete tiene en Avianca. “En 2010 el grupo Televisa e Inbursa se retiran habiendo multiplicado su inversión, abriendo las puertas a nuevos inversionistas”, detalla el directivo. Es ahí donde entra a participar el Grupo Índigo, el cual es inversionista de Wizz Air en Europa y Spirit Airlines en Estados Unidos, entre otras líneas. Un grupo especializado, como un socio industrial que llegó a apoyar a profundidad, en el desarrollo del modelo de negocios de bajo costo, relata el CEO de Volaris, mientras el A-320 volaba por primera vez de Costa Rica a Guatemala con alrededor de 120 pasajeros. A partir de esa negociación, la firma mexicana comenzó a operar internacionalmente, como parte de su expansión a otros destinos. “En septiembre de 2013, se lanzó el proyecto a Bolsa. Para 2016, el 56 % del capital de Volaris está flotando en Bolsa. De haber iniciado el proyecto con $50 mil, ahora es una compañía con un valor de mercado de casi $1,700 millones”, afirma el entrevistado. Los planes de Enrique Beltranena como presidente de Volaris es seguir creciendo, expandirse en Centroamérica, eventualmente al Caribe y en el Sur de las Americas.