Tag Archives: San Jose de Costa Rica

Air Costa Rica no iniciaría sus vuelos hasta en enero 2017

14716202_10207702782313689_8987141434782163964_n
La aerolínea cuenta con la marca país “Esencial Costa Rica” y el logotipo lo lleva al frente del fuselaje cerca de la nariz del aparato.

SAN JOSE, Costa Rica–La compañía de aviación nacional Air Costa Rica realizó su presentación oficial el día 26 de octubre sin poder anunciar una fecha definitiva para el inicio de los vuelos diarios e itinerados hacia Ciudad de Guatemala. Air Costa Rica trasladó el inicio de operaciones con vuelos regulares de noviembre de 2016 a “antes de enero de 2017”, porque falta el certificado de explotación de Aviación Civil de Guatemala. Carlos Víquez, presidente de la aerolínea, precisó que están pendientes el certificado de navegabilidad y de matrícula de la aeronave que gira Aviación Civil de Costa Rica y que, por lo tanto, no se ha podido avanzar con el permiso de explotación que gira el otro país centroamericano. Ante esta imposibilidad, Air Costa Rica prevé iniciar con vuelos chárter a partir de diciembre, confirmó Víquez. Air Costa Rica es una aerolínea nacional, por lo que lleva pintada en su cola la bandera de Costa Rica y la frase “Pura Vida” a un costado de la única aeronave lista para volar, un Boeing 737-300 para 148 pasajeros. El precio de los tiquetes oscilará entre $250 y $350, según Carlos Víquez, quien enfatizó que por ese precio se recibirá comida caliente y bebidas alcohólicas sin costo adicional. Desde agosto del 2015 la empresa obtuvo el Certificado de Operador Aéreo (COA), así como el permiso de explotación aérea, ambos otorgados por la Dirección General de Aviación Civil de Costa Rica. Air Costa Rica tiene certificado de explotación por parte de las autoridades costarricenses para volar a Panamá y a Guatemala a través de Nicaragua, aunque omitirá esta escala en sus inicios. Se espera que la aerolínea llegue a operar vuelos a Miami, Los Ángeles, Nueva York y algunas ciudades de Sudamérica.  Más de 60 personas trabajan para Air Costa Rica, pero se prevé cerrar el 2017 con 100 personas contratadas. La aerolínea cuenta con la marca país “Esencial Costa Rica” y el logotipo lo lleva al frente del fuselaje cerca de la nariz del aparato.

Advertisements

Air Panama operará vuelos a la Isla de Roatán

avcr_91922
Los vuelos desde Ciudad de Panamá a Coxen Hole serán operados con un Boeing 737-300. El vuelo también recibirá la conexión desde San José y Medellín.

CIUDAD DE PANAMA, Panamá—La aerolínea panameña Air Panama iniciara dos vuelos semanales entre el Aeropuerto Internacional Marcos A. Gelabert y el Aeropuerto Internacional Juan Manuel Gálvez de Coxen Hole en la Isla de Roatán para la temporada alta del 2016-2017. Los vuelos operaran los jueves y los domingos desde 15 de noviembre hasta el 28 de febrero, aunque las autoridades del Instituto Hondureño de Turismo esperan que el vuelo pueda mantenerse por todo el año. El vuelo también recibirá la conexión desde San José y Medellín por lo que el paradisiaco destino del caribe hondureño será promocionado desde Costa Rica, Colombia y Panamá. “La frecuencia de dos veces por semana le da una oportunidad al público de Costa Rica y Colombia de comprar paquetes de tres, cuatro o siete noches y conocer este destino durante todo el verano”, mencionó Maru Gálvez, gerente de Estrategias de Air Panama. Gálvez informo que la venta de los boletos estará disponible desde el 1 de noviembre en la página web http://www.airpanama.com y en las oficinas de ventas de la aerolínea, la cual es la segunda más importante del país. Los vuelos desde Ciudad de Panamá a Coxen Hole serán operados con un Boeing 737-300. Air Panama adicionalmente tiene acciones en la nueva aerolínea costarricense Air Costa Rica que se espera inicie sus operaciones en noviembre.

Hernán Rincón: “No es un momento difícil, es de cambios”

201609281817490-620-10avianca
La aerolínea acaba de inaugurar en Medellín, Colombia, el principal Centro Aeronáutico de su empresa, que le permitirá ahorrar costos y tiempo en su operación, luego de una inversión de más de $50 millones.

SAN JOSE, Costa Rica–Afrontar los retos de la economía latinoamericana, buscar nuevos socios globales y consolidar las operaciones en mercados tradicionales como en Costa Rica, son las principales metas que tiene Hernán Rincón, CEO de Avianca. La aerolínea acaba de inaugurar en Medellín, Colombia, el principal Centro Aeronáutico de su empresa, que le permitirá ahorrar costos y tiempo en su operación, luego de una inversión de más de $50 millones.

Hernán Rincón conversó con el diario costarricense LA REPÚBLICA, luego de seis meses en el cargo más importante de la compañía, que se ha visto en estos meses en la búsqueda de un nuevo socio dentro del mercado.

¿Es este un momento difícil para Avianca, en el que han buscado nuevos aliados internacionales?

Este no es un momento malo ni difícil, eso fue cuando nos declaramos en bancarrota. Es una época retadora económicamente hablando y en comparación con los otros actores en el sector. Los clientes de Costa Rica y de América Latina verán que, ante las vicisitudes externas, la aerolínea encontrará el mejor socio.

¿Ya tiene una fecha establecida para dar a conocer ese aliado?

Esto será un matrimonio, necesita inteligencia, calma, corazón y no nos podemos equivocar. Si nos demoramos tres meses más está bien, seis o nueve meses, está bien. Podrán estar seguros, que de asociarnos, será con una de las mejores empresas del mundo y todavía la estamos buscando.

Cómo evalúa estos primeros meses dentro de Avianca Holdings

Son cinco meses que parecen cinco años, son muy intensos, ha sido muy rápido y un proceso de aprendizaje muy acelerado, he encontrado unas fortalezas y oportunidades gigantescas, por ejemplo, la flota de Avianca, rutas y la lealtad de los usuarios.

¿Ha encontrado retos?

Sí, más que todo externo, es del estado de la economía de América Latina, la desaceleración de la economía en todas partes y la caída de las monedas nacionales en comparación al dólar. Otro ejemplo es el estado de los aeropuertos en el mundo donde vuela Avianca, no están al nivel de sofisticación y de avance que deberían, El Salvador es uno de ellos, le han dado un maquillaje excepcional pero falta más…

El de San Jose de Costa Rica… ¿Cuál es su evaluación?

Está un poquito mejor, pero tampoco es el más avanzado, en algunos casos insuficiente con la cantidad de aviones que llegan, pero lo mismo pasa en El Dorado de Bogota.

¿Qué papel tiene Costa Rica en la operación de Avianca?

Yo no tengo toda la historia, porque ingresé hace seis meses, lo que sé es que tenemos muchas personas trabajando en Costa Rica, en San José se ubica el centro financiero de Avianca, todas la finanzas de nuestra compañía se ven en Costa Rica. Estratégicamente tenemos nuestros “hubs” en San Salvador, Lima y Bogotá, uno para operar la Zona Norte de América, otro para el centro y el último para el Sur. No tenemos planes a futuro de tener otro “hub” como el que se tenía en San José, puesto que no es necesario.

Entonces nuestro país no tendrá nuevos vuelos o frecuencias de Avianca… ¿así es?

Consolidaremos la operación en el país, todos nuestros mercados son importantes. Hace dos días aprobé la compra de dos aviones para Sansa que vendrán a abrir rutas a otras zonas de Costa Rica, flujo que está creciendo. Desde Centroamérica se volará para el próximo año a rutas a Newark, Boston, Filadelfia y San Francisco, ciudades donde aún no se vuela, no sabemos si serán conexiones operadas desde San Salvador, San José o Ciudad de Guatemala.

En el país han entrado nuevas aerolíneas, más que todo de bajo costo, ¿cómo afronta la empresa este competidor?

Los clientes que vuelan en Avianca son personas que les gusta la calidad, que les den cena, almuerzo, que les atiendan personalizadamente, disfrutar de entretenimiento a bordo y que no paguen maleta. Competimos por eso, más bien la afluencia de ese bajo costo permite que más gente vuele y compare los servicios.

La Aviación Civil y Costa Rica

46442155
En el medio de la terminal en el primer piso y en el segundo había dos balcones de cara a la rampa principal que permitía a los visitantes ver la salida y llegada de los aviones, recordemos que en esas épocas la terminal no tenía los puentes telescópicos por lo que el abordaje a las aeronaves se hacía por escalerilla.

SAN JOSE, Costa Rica–Basta con aparcarse una tarde de domingo cerca de la cabecera de la pista 07 del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría o degustar un buen chifrijo con una “birra” bien fría en el Bar La Candela para entender que el costarricense lleva la aviación en la sangre. Decenas de autos se aglomeran en esta área del principal aeropuerto del país y en realidad se viene haciendo desde que, en 1979, los balcones de la terminal aérea fueron clausurados por la remodelación de las salas de abordaje. Si retrocedemos un poco en el tiempo nos encontramos que también el edificio terminal del entonces aeropuerto de La Sabana contaba con una azotea desde donde los familiares despedían o recibían a los pasajeros. Era la gran época de oro de la década de los cuarentas y a este aeropuerto llegaban los DC-3 de TACA de Costa Rica, Pan American World Airways y KLM.  Tiempo después los visionarios de la joven aviación civil costarricense sabían que se necesitaba un aeropuerto en otra localidad, con una pista de aterrizaje más larga y de asfalto que permitiera la llegada de aviones más grandes como los DC-6, DC-7 y Constellations. Así fue como nació el proyecto de construir una terminal en una llanura en la provincia de Alajuela que se le conocía como “El Coco”. Cuando en 1957 se inauguraba el nuevo aeropuerto, de hecho, llevaría ese nombre, Aeropuerto Internacional El Coco y utilizaría el código de tres letras: OCO. El edificio terminal contaba con dos salas de abordaje (la 1 para vuelos internacionales y la 2 para vuelos nacionales) en extremos opuestos del área de mostradores. En aquellos años las aerolíneas que operaban al Coco eran solamente Pan American World Airways, TACA International Airlines, Compañía Panameña de Aviación, PAISA, Servicio Aéreo de Honduras, KLM y por supuesto la aerolínea nacional LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.). En el medio de la terminal en el primer piso y en el segundo había dos balcones de cara a la rampa principal que permitía a los visitantes ver la salida y llegada de los aviones, recordemos que en esas épocas la terminal no tenía los puentes telescópicos por lo que el abordaje a las aeronaves se hacía por escalerilla. La gran época de oro sin duda. La década de los años setentas traería nuevos cambios, el aeropuerto sería rebautizado con el nombre de Juan Santamaría, héroe nacional oriundo de la provincia de Alajuela y el código de tres letras pasaría a SJO en referencia a la ciudad de San Jose, capital del país, aunque técnicamente el aeropuerto no se encontraba ubicado en la provincia de San Jose como ya hemos comentado. Tecnicalidades geográficas pues al final Alajuela no era la capital de Costa Rica. En el año 1978 se inició la construcción del proyecto de las nuevas salas de abordaje, un edificio terminal construido por el frente del que ya existía que permitiría contar con tres cómodas salas de espera y seis puentes o “mangas” como comúnmente se le llamaban. Pero la construcción de esta nueva área de la terminal acabaría de un plumazo con los tradicionales balcones donde generaciones de costarricenses se enamoraron de la aviación. Para muchos de nosotros era un evento ir por la noche con nuestros padres al aeropuerto, bien abrigados a recibir algún familiar que venía de Estados Unidos. Silencio en el aeropuerto, solo el murmullo de la gente conversando en el balcón, cuando de repente por el alto parlante se escuchaba la voz fuerte anunciando: “La Pan American, anuncia la llegada de su vuelo 415 procedente de Los Ángeles y Guatemala”.  A lo lejos, a la derecha de donde nos encontrábamos, podíamos ver una brillante luz blanca que iba creciendo con rapidez. Pronto se oiría el rugir poderoso de los reversibles que hacían frenar sobre la pista al elegante Boeing 707 de la aerolínea más famosa del mundo, la creada por Juan Trippe. Para estos tiempos ya operaban vuelos más aerolíneas al Juan Santamaría, lo visitaba el DC-8 de Iberia, los Electras de Sociedad Aeronáutica de Medellín y LACSA operaba una flotilla de escandalosos BAC 1-11, el jet regional británico que fue tan popular entre las aerolíneas de la región, utilizado también por LANICA de Nicaragua, TACA International Airlines de El Salvador y Aviateca de Guatemala. Pues entonces el costarricense que disfrutaba de los paseos al aeropuerto a recibir o despedir familiares tuvo que encontrar otra opción y fue así como la zona de la autopista, cerca de las bodegas de carga se convirtió en el nuevo escenario aéreo. Decenas de autos se aparcaban en fila india para así poder ver la salida o la llegada de los aviones a la rampa. Luego se fue utilizando la cabecera de la pista 07 que permitía sentir el poder de las máquinas de los aviones al aterrizar y tiempo después vendría la construcción del Bar La Candela, en el sur de la pista. La década de los setentas también traería el salto cualitativo y cuantitativo de LACSA. En 1978 LACSA era una aerolínea de cuatro aeronaves jet, los BAC 1-11 de la serie 500 con capacidad para 99 pasajeros. Tres operaban “full time” para la aerolínea, mientras que el cuarto estaba alquilado o “leased” a la filial que había sido creada por la aerolínea nacional en el Caribe: CAL o Cayman Airways Ltd. Sin embargo, los ejecutivos de LACSA sabían que, al finalizar la década de los setentas, había que crecer, y tener más destinos de los que la aerolínea tenía entonces: Miami, Gran Caimán, Ciudad de México, San Salvador, San Andrés, Ciudad de Panamá, Barranquilla, Cartagena, Maracaibo y Caracas. En noviembre de 1979 llegaba al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría el primer Boeing 727-200 Súper Advanced de LACSA, nuevo de paquete, directo desde la fábrica en Seattle. El N1279E bautizado Zurquí al día siguiente operaria el primer vuelo itinerado a la Isla de San Andrés y un día después entraría normalmente a la ruta de Miami, operando los vuelos 620 y 621. Meses más tarde llegaba el segundo 727-200, el N1280E bautizado Brí-Brí con el cual la aerolínea iniciaba los vuelos a la segunda ciudad en los Estados Unidos: Los Ángeles. El vuelo era una extensión del ya existente entre San Jose, San Salvador y la Ciudad de México, obteniendo así la empresa las Quintas Libertades para vender pasaje entre la capital azteca y Los Ángeles. La segunda ciudad de Estados Unidos en entrar en el mapa de rutas de LACSA sería Nueva Orleans, con una parada intermedia en el nuevo destino turístico mexicano, Cancún. Fue entonces cuando el presidente ejecutivo de la empresa, el capitán Otto Escalante, concibió que el Aeropuerto Juan Santamaría (AIJS por sus siglas) se convertiría en el centro de conexiones de la aerolínea, “el hub”. Nuevas ciudades se integraban al itinerario de vuelos: Nueva York (Aeropuerto John F. Kennedy), Orlando, San Francisco, Toronto, Ciudad de Guatemala, Managua, San Pedro-Sula, Tegucigalpa, San Juan, La Habana y hacia el sur Quito, Guayaquil, Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires. La aerolínea incluso llegó operar el “Puente al Sur”, operación que había sido iniciada por la brasileña VARIG que conectaba al Juan Santamaría con Río de Janeiro y Sao Paulo vía Ecuador. LACSA era para entonces una de las aerolíneas más grandes e importantes de Latinoamérica. Para el año 1991 llegaba a la flota el primer Airbus A320 con lo que se iniciaba el cambio de flota. Nuevamente se regresaba a las aeronaves europeas. Pero la década de los noventas también traería profundos cambios en la aerolínea. Primero gran parte de las acciones de la empresa fueron adquiridas por Mario Sotela, dueño del Canal 6 de Costa Rica. Luego ese mismo paquete accionario fue vendido a un grupo de japoneses de la Sanyo Oil Corporation ésta a su vez terminaría vendiendo las acciones a un joven salvadoreño de nombre Federico Bloch. Bloch era el mejor amigo de Roberto Kriete, heredero de la aerolínea salvadoreña TACA International Airlines la que había sido adquirida por su abuelo Ricardo en los años 50s y desde ya pensaba en la globalización y las economías de escala. Federico Bloch deseaba unir a las aerolíneas centroamericanas (Aviateca, TAN-SAHSA, Aeronica, LACSA y COPA) en una sola para así poder competir con las aerolíneas estadounidenses que empezaban a penetrar el mercado de la región. El arquitecto de tan interesante proyecto, se le conoció en la industria como “El Morazán de los Cielos” porque lograría unir a Centroamérica al menos en la aviación civil. TACA International Airlines lograba así adquirir paquetes accionarios en Aviateca de Guatemala, SAHSA de Honduras la cual después sería rebautizada como TACA de Honduras, LACSA y crearía en 1992 una aerolínea nueva en Nicaragua con el nombre de Nicaragüense de Aviación, NICA. Solamente COPA de Panamá se le escabulliría de sus manos al “Morazán de los Cielos”. La aerolínea panameña prefería unirse a una aerolínea estadounidense, la Continental de Gordon Bethune. Pero Federico Bloch también cometió un gran error con lo que respecta a LACSA y a Costa Rica. Una vez conquistada la aerolínea tica, Bloch iniciaría el desmantelamiento de la misma para así fortalecer a la compañía madre: TACA. Los desaciertos fueron varios y constantes. El costarricense se sintió robado de su aerolínea, de su orgullo, de algo que era tan nacional como la Guaria Morada, el yigüirro o la carreta pintada sarchiseña. LACSA propiedad de los salvadoreños? Eso era inconcebible e imperdonable. En 1997 TACA International lanzaba una nueva imagen para las aerolíneas del grupo, una imagen única bajo el nombre de GRUPO TACA. El primer sablazo, los aviones de LACSA ya no tendrían más la bandera costarricense en la cola. Segundo sablazo, los números de los vuelos entre San José Miami que por décadas eran 620 y 621 eran cambiados. Se podía oír a los costarricenses desde pasajeros hasta agentes de viajes: ¿Cómo se atreven a cambiar de número de vuelo, si ese número era desde que se había iniciado la ruta a Miami? El número parecía ser de la importancia casi del Santo Grial. El tercer sablazo, lentamente el “hub” de San José se desmantelaría para pasar la mayoría de los vuelos de conexión al Aeropuerto Internacional de Comalapa en El Salvador.  En el apogeo de la base de vuelos de LACSA en el AIJS, la aerolínea operaba a ocho ciudades de los Estados Unidos de América; para cuando Grupo TACA se unía a la aerolínea colombiana Avianca en el 2009, solamente se operaban vuelos a tres ciudades de la nación estadounidense. Finalmente, en el año 2013 las tres operaciones a Miami, Nueva York (JFK) y Los Ángeles se cancelaban junto con los vuelos a La Habana, Ciudad de México, Monterrey, Quito, Guayaquil y Caracas; moría finalmente el “hub” de LACSA. El orgullo de una nación que hacía alarde en el slogan de la aerolínea de la década de los ochentas: “Unimos las tres Américas” no era más que una lejana quimera. Y es que al fin de cuentas la base de LACSA en San Jose sucumbía a intereses políticos de la misma empresa, aunque el Aeropuerto Juan Santamaría superaba con creces al vetusto Aeropuerto Internacional de Comalapa, era “políticamente correcto” transferir la mayoría de las operaciones a Estados Unidos y el norte de Sudamérica a la base de conexiones de TACA International Airlines, aún la familia Kriete era parte dueña de AviancaTACA. Sin embargo, tal decisión terminó de alienar al costarricense en contra del consorcio que había adquirido su “Orgullo y Gloria”, las líneas aéreas costarricenses. A partir de ese momento, como los abejones de Mayo después de las lluvias, han salido proyectos aéreos que anuncian serán “la bandera nacional” en el aire, desde Ticos Air (la cual no paso a mas por falta de inversionistas), Tica Air International rebautizada como Air Costa Rica por sus dueños la aerolínea doméstica Air Panamá, Holiday Air que supuestamente utilizaría como base de operaciones el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber Quirós en Liberia, Guanacaste, Viva CAM por los creadores de Viva Colombia y Viva Aerobús y más recientemente el anuncio de un ex jerarca de GRUPO TACA, que anunciara la creación de una filial costarricense de la aerolínea de bajo coste mexicana VOLARIS. El cierre del “hub” de LACSA por parte de AviancaTACA simplemente fertilizó  el campo para la germinación de posibles nuevas aerolíneas “nacionales” y la entrada abrupta de decenas de aerolíneas internacionales. Todo indica que las directrices de Bogotá eran en ese momento: “No nos interesa Costa Rica”. Yo en lo personal, de haber estado en los zapatos del señor Fabio Villegas, hubiese hecho una de dos cosas; o hubiese vendido el certificado de operación aérea de LACSA a una aerolínea interesada o hubiera aprovechado la excelente estructura del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría y la fama internacional de Costa Rica como país de paz, armonía y el país más feliz del mundo para consolidar la operación tipo “hub”. Obviamente soñar no cuesta nada y los costarricenses seguirán aparcando sus coches a la vera de la autopista Ruta 1 para ver decolar las aeronaves, solo que ahora podrán ser nuevos nombres, nuevas libreas, nuevas imágenes y LACSA solo es el nombre vacío de lo que una vez fue en la historia de la aviación civil costarricense.

Aeropuertos de Centroamérica atraen aerolíneas

aeropuerto-tocumen
“Centroamérica es una región turísticamente muy atractiva para el viajero europeo. Tanto Panamá como Costa Rica son dos destinos eco turísticos con playas maravillosas, con un fuerte componente cultural e histórico y con un clima muy agradable a lo largo del año”.

CIUDAD DE PANAMA, Panamá–Mientras en una de las terminales aéreas de Centroamérica un grupo de ejecutivos y autoridades de la aviación esperan ansiosos observando en la pista dos camiones de bomberos, en la torre de control se comunican con el piloto, que se encuentra a 2,000 pies de altura, para avisarle que ya puede descender. A medida que se va acercando la aeronave, los bomberos van formando un arco de agua que baña el avión: es así como han sido bautizados en los últimos meses los vuelos inaugurales de Volaris de México, Turkish Airlines, Air France, Delta, VECA Airlines, British Airways, Lufthansa y otras líneas aéreas que han aterrizado en tierras centroamericanas. La aviación está tomando vuelo en cielos de esta parte del mundo, lo cual se debe a la llegada de nuevas líneas aéreas de otros continentes que han escogido países como Panamá y Costa Rica para desembarcar, o algunas estadounidenses como Delta Airlines o Jetblue, que también agrandan ‘el nido’ en Guatemala, Nicaragua y El Salvador. A esta tendencia se debe agregar el surgimiento de nuevas empresas con bandera local como VECA Airlines, Air Costa Rica y Air Panamá, o NatureAir, que están apostando por convertirse en una opción a partir de una oferta más económica, y el plan agresivo de Copa Airlines, que busca convertir a Panamá en el hub aéreo más importante en Latinoamérica. Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Nicaragua y Panamá están atrayendo en conjunto cerca de 10 millones de turistas. Mientras que países como Brasil disminuyen a los niveles más bajos su capacidad, Centroamérica y el Caribe vienen creciendo entre 8 y 11%, según datos de la consultora de aviación internacional OAG. Parte de este incremento de capacidad lo han aportado líneas aéreas de otros continentes que encuentran un especial atractivo en la región. Air France está llegando a Panamá desde noviembre de 2013. Inició operando tres vuelos semanales y en tres años duplicó la oferta. Si se le suma KLM, la otra aerolínea del grupo, ambas ofrecen 13 vuelos semanales desde Ciudad de Panamá a Europa. Pero la compañía francesa no sólo aterrizó en Panamá. Air France abrirá su ruta a San José de Costa Rica, a partir del 2 de noviembre próximo. “Centroamérica es una región turísticamente muy atractiva para el viajero europeo. Tanto Panamá como Costa Rica son dos destinos eco turísticos con playas maravillosas, con un fuerte componente cultural e histórico y con un clima muy agradable a lo largo del año”, dijo Pía Lackman, gerente general de Air France KLM para Panamá y Centroamérica. A Costa Rica saldrán dos vuelos semanales durante la temporada de invierno y la primavera europea. “Este modelo de operación que se adapta a la demanda del mercado, aumentando vuelos según la temporada, está funcionando con mucho éxito en varios destinos de la red global de Air France y KLM, como a Cancún”, aseguró Lackman. También British Airways conectó, por primera vez, a San José y al resto de Centroamérica con la capital inglesa. La expectativa de este vuelo que se hará dos veces a la semana es que se transporten unos 30,000 pasajeros anualmente. Pero no han sido los únicos, ya que en la lista de usuarios del principal aeropuerto de ese país centroamericano se han sumado varios inquilinos en los últimos cuatro años, por ejemplo, Southwest Airlines, que realizó su primer vuelo a Latinoamérica al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría de Costa Rica (AIJS) procedente de Baltimore, Maryland o Volaris, una línea de bajo costo de México que conecta a Cancún y Guadalajara con Costa Rica. Para poder recibir estas nuevas empresas, la administración del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en la capital costarricense invirtió más de 210 millones de dólares en infraestructura para ampliar pistas y zonas de embargue, y aun para 2017 podrían tener cuatro zonas más de embargue. Además, desde 2012 están dedicando esfuerzos y presupuesto a la planificación de rutas y a promocionar, junto al gobierno, ese país, así lo reconoce Rafael Mencia, director ejecutivo de Aeris (empresa que administra el aeropuerto costarricense). También están a la espera de que Edelweiss Air, una línea aérea suiza, se sume en 2017. Según Mencia, se tiene un buen margen de posibilidad. La inversión privada necesaria también ha estado acompañada de promoción e inversión del gobierno, que acuerda con estas aerolíneas promociones compartidas de los destinos. Guatemala no quiere quedarse atrás y está haciendo lo propio. De hecho, tienen un plan para en 2020 convertir al país en líder de la región. “Se ha dado inicio a un proceso de invitación que permitirá invertir en Guatemala a varias aerolíneas de la región latinoamericana, Europa, Asia y Emiratos Árabes”, indicó Carlos Velásquez Monge, director de Aeronáutica Civil de ese país. En promedio, Guatemala realiza 47 vuelos diarios con 7,200 pasajeros entrantes y salientes. Las aerolíneas low cost podrían jugar un papel muy importante en la región, sobre todo tomando en cuenta que están creciendo en América Latina y en 2015 ofrecieron 38% de los asientos en vuelos intrarregionales, según un estudio de la empresa Airbus. El informe agrega que algunas compañías de bajo costo están cubriendo rutas que tradicionalmente eran servidas por autobuses. Esta afirmación la confirmó Fernando Naranjo, gerente de Volaris en Costa Rica. La empresa considera que hay buena oportunidad de competir con los autobuses en la ruta San José, Costa Rica, hacia Managua, en Nicaragua. “Es un vuelo muy corto que toma mucho tiempo por tierra”, dice el ejecutivo de la aerolínea que estará inaugurando una nueva ruta a Guatemala en septiembre de este año. “Volaris tiene un interés muy fuerte de iniciar una operación no sólo vinculando a México con Centroamérica, sino vinculando estrechamente todos los países centroamericanos. Creemos que en los próximos años el tráfico intra-centroamérica va aumentar mucho, porque se acelerarán los procesos de integración en la región”, comenta Naranjo. Desde 2013 empezaron a surgir estas aerolíneas en Centroamérica y algunas como VECA Airlines ya están en operaciones; entre las rutas que cubrirán están: Los Ángeles, Nueva Jersey, Miami, Caracas y México, desde Costa Rica. También Air Costa Rica compañía hermana de Air Panamá, estas dos últimas con vuelos intrarregionales. Las inversiones rondan los 100 millones de dólares por aerolínea. El aeropuerto de Costa Rica, AERIS, está apostando en consolidar este hub de aerolíneas de bajo costo en esa terminal. En el caso de Volaris, inició la certificación y Viva Colombia en varias ocasiones ha anunciado la posibilidad y el interes por Costa Rica. Quizás estas aerolíneas pasen a tomar la bandera que dejaron nombres como TACA, que fue adquirida por la colombiana Avianca, o LACSA que fue adquirida por TACA en la década de los noventa y ahora opera pocos vuelos desde el AIJS. Las aerolíneas de bajo costo vendrían a competir con las regionales, principalmente como Avianca o Copa Airlines. “Avianca es una aerolínea que ha competido de forma sostenida con aerolíneas de distintos tamaños y características en las diferentes áreas geográficas donde opera”, comento a Forbes el directivo de la aerolínea. El modelo de ésta y otras aerolíneas consiste en ofrecer opciones con mayor valor al pasajero, tal como el programa de viajeros frecuentes, políticas de equipaje, servicios de alimentos y bebidas, cabina de clase ejecutiva. Avianca asegura que las aerolíneas de bajo costo desarrollan su modelo de negocio bajo una visión de negocio diferente. En lo que sí se verían beneficiados es con la llegada de vuelos transnacionales porque las aerolíneas regionales podrán ayudar a interconectar en la región a los turistas que viene en esos vuelos, aunque aseguran que pese al impacto sigue en proceso de medición. La lectura preliminar es que los viajeros tienen más opciones de viaje y estos vuelos incentivan y aumentan el mercado. “En ese contexto, desde Europa se incrementa un tráfico principalmente de turistas que cuentan con más opciones para viajar hacia Latinoamérica y hacen uso de la red de rutas que ofrece Avianca para movilizarse a cualquier punto de las América”, comenta la vocera de Avianca. Quienes sí podrían estar beneficiándose de las líneas de bajo costos son los clientes; mientras más competencia, mejores precios. Aunque no hay una medición histórica sobre los precios de los boletos de las aerolíneas, estos sí podrían estar bajando su precio. Viva Colombia realizó una medición en los mercados que ha llegado a la que le han llamado “El efecto Viva”, indicando que en los destinos donde vuelan los boletos han disminuidos hasta en 60% (en Centroamérica sólo operan a Panamá)” Para Fernando Naranjo, de Volaris, sí puede darse esta disminución por presión de la competencia. Por ejemplo, con Avianca en Centroamérica se ha dado una reducción continua de la tarifa promedio durante los últimos años, pero esto atiende a un fenómeno global, entre otras razones porque en los mercados de Latinoamérica se han ido consolidando los calendarios promocionales. “El precio de los boletos ha ido reduciéndose con una mayor actividad comercial, oferta de asientos e incremento en el número de viajeros atraídos por la oferta existente”, menciona Avianca. En el caso de aerolíneas estadounidenses, mexicanas y hasta canadienses, estarían interesadas en los mercados centroamericanos con mucho tráfico de turismo, tanto los que buscan transportar a turistas y hombres de negocios o de este destino a algún otro punto en el resto del mundo, así como aquellos que se enfocan en los países de alta migración como El Salvador, Guatemala y Nicaragua, así lo señaló Van Rex Gallard, director para América Latina y el Caribe de Boeing. Una aerolínea estadounidense que tiene fuerte presencia en la región es Delta Airlines, que conecta las principales ciudades de Centroamérica con Atlanta y ha crecido fuertemente con la ampliación del servicio hacia la puerta internacional en Los Ángeles, asegura José Pepe Zapata, gerente general de Delta en Centroamérica y el Caribe. En los últimos dos años Delta anunció nuevas rutas sin escalas hacia esta ciudad, en la Costa Oeste de los Estados Unidos, desde seis ciudades principales Liberia, Costa Rica; Belice; Managua, Nicaragua; San Salvador y Guatemala. En cinco años Delta asegura que pasó de ocupar la cuarta posición entre las aerolínea estadounidenses en América Latina a la dos con un incremento de capacidad de 40%. Pero para poder crecer a veces tiene retos que enfrentar. Gallard, de Boeing, asegura que muchas veces el mercado los obliga a crecer más y crear destinos para esa expansión; sin embargo, algunas veces se encuentra con regulaciones e impuestos altos o preciso de combustible mayores. Otro desafío en los mercados centroamericanos son las políticas de cielos abiertos, que es cuando un país no pone restricciones a aerolíneas foráneas para proteger a las líneas aéreas locales. En 2015 los ingresos por turismo internacional de los destinos de todo el mundo crecieron 3.6% y la llegada de internacionales se incrementó 4.4%. Esto indica que el turismo internacional creció a un ritmo superior al del comercio mundial de mercancías. El valor total de las exportaciones generadas por turismo internacional ascendió a 1.4 billones de dólares, según la Organización Mundial de Turismo. Para Costa Rica, el turismo representa cerca de 12% del total del pib y buena parte proviene de la entrada de turistas internacionales. Costa Rica recibió 2,600,000 turistas, principalmente de Estados Unidos y Europa. El promedio de gasto de un turista por vía aérea es de 1,300 dólares. ¿Cuánto podría representar la aviación en ese país? Es un cálculo que aún no se tiene, según las fuentes consultadas, pero una pequeña muestra es el incremento en el número de personas que laboran en la terminal de Juan Santamaría, que en el último año ha sumado 400 personas para llegar a más de 6,000. En Panamá, la aviación representa 4.2% del pib, lo cual equivale a unos 1,682 millones de dólares, esto según un estudio realizado por Oxford y la IATA. El crecimiento de Panamá como “hub” aéreo ha sido relevante. El país posee la ciudad más conectada de Latinoamérica, por encima de países como México, Brasil y Argentina. Al Aeropuerto de Internacional de Tocumen, principal terminal aérea del país canalero, llegan 19 aerolíneas, incluyendo las operaciones de la local Copa Airlines, que cuentan con 76 destinos, en 31 países. El principal aeropuerto ha invertido 100 millones de dólares en un muelle norte y alrededor de 800 millones de dólares en una terminal sur que está en construcción. Las amplias conexiones del Aeropuerto de Tocumen han permitido que los vuelos transatlánticos lleguen, pudiendo distribuir los pasajeros a destinos en Centro y Sudamérica; éste es un argumento que han utilizado tanto los ejecutivos de Air France como de Lufthansa cuando dan las razones que tuvieron para establecer vuelos directos. Sin embargo, no todo ha sido color de rosa, el tan anunciado vuelo más largo del mundo entre Panamá y Dubái quedó a medio vuelo, postergándose para finales de este año. Las razones se debaten entre falta de mercado y el no poder contar con los códigos compartidos con otras aerolíneas; entre éstas, Copa Airlines. En infraestructura también hay que hacer ajustes y Javier Martínez Botacio, director general del Consejo de Aeropuertos Internacionales para América Latina, indicó que el movimiento de personas en Centroamérica tiene un crecimiento moderado en Guatemala y Costa Rica, calculado en entre 3 y 4%, siendo Panamá la joya de la región, con un 8%.Martínez explicó que con un crecimiento modesto el desarrollo por infraestructura no es “tan apremiante” como en mercados como Brasil o México, pero sí es una preocupación de los operadores aeroportuarios. El actual gobierno de Costa Rica dio luz verde a una empresa inglesa que hace es estudio para el futuro Aeropuerto Internacional del Valle Central que se construiría en la región de Orotina, cerca del Pacifico Central y el Gobierno de Honduras apresura la construcción de la terminal de Aeropuerto de Palmerola que serviría la capital, Tegucigalpa.

Volaris Costa Rica será la aerolínea de bajo costo más importante en Centro América

avcr_91758
Los planes de Volaris Costa Rica es tener en cinco años 65 aeronaves ofreciendo vuelos a las principales ciudades de Centroamérica, México y hasta Suramérica.

SAN JOSE, Costa Rica—En menos de 30 días estará en suelo costarricense el primer Airbus A-320 de Volaris Costa Rica con la imagen de la nueva aerolínea de bajo costo nacional. La aerolínea ya cuenta con dos tripulaciones listas para arrancar con los servicios aéreos. Para Enrique Beltranena, el CEO de Volaris de México, Costa Rica es sumamente importante. “Nuestra visión es bajar los costos de viajes a la mitad de lo que se ofrece en este momento. Mi sueño es que Costa Rica se convierta en una sede de las primeras aerolíneas interregionales de bajo costo, si eso se pudo hacer en México, claro que se puede hacer acá” afirmo Beltranena. Y es que el CEO de Volaris tiene vasta experiencia en el mercado de América Central, no solo es guatemalteco de nacimiento pero además fue CEO de la desaparecida Grupo TACA por varios años, cuando el dueño de esa empresa Roberto Kriete intentaba cambiar el modelo de TACA de “legacy” a “LCC” (Low Cost Carrier). Aunque en ese momento el proyecto no se pudo llevar a cabo, Roberto Kriete ponía los ojos en México donde hace 10 años nacía Volaris, una de las aerolíneas más exitosas del mundo. Y ahora el equipo de Volaris de México planea la fundación de la primera verdadera aerolínea de bajo costo centroamericana. Los planes de Volaris Costa Rica es tener en cinco años 65 aeronaves ofreciendo vuelos a las principales ciudades de Centroamérica, México y hasta Suramérica. Volaris Costa Rica desea “democratizar” los viajes en la región. Poder ofrecer tarifas de hasta $65.00 para que un costarricense pueda viajar de fin de semana a Cancún o que un mexicano viaje a Costa Rica por ese mismo precio. Volaris Costa Rica también espera poder enfocarse en los viajes corporativos de las pymes, pequeñas y medianas empresas que buscan ahorro en sus viajes, emulando los planes específicos y estrategias que con éxito han manejado en México. “Por ejemplo, hay cerca de 500 mil pasajeros viajando de San José a Managua, con cerca de ocho o más horas sentados en un bus, más las horas de Migración. Nosotros le ofreceríamos un trayecto de una hora, llegando a Managua con menos filas, sin mucho estrés. Nosotros atacaríamos ese nicho, podría ser que las empresas de autobuses se vean obligadas a transformar sus operaciones, ya sea con trayectos más cortos o dando un servicio de mayor calidad. Otro ejemplo, entre San José y Liberia hay cerca de seis horas, más la “hora pico”, ese trayecto lo haríamos en 45 minutos” dijo Beltranena. Y es que Volaris Costa Rica piensa también competir con las aerolíneas domesticas que ya operan en el país como SANSA y Nature Air (pero que solo operan aviones de hélice con capacidades limitadas). Volaris Costa Rica operara sus vuelos en los aeropuertos internacionales de Costa Rica (el AIJS de Alajuela y el AIDO de Liberia) en lo que se llaman las franjas operativas. “Hemos conversado con los administradores, tanto del aeropuerto de San José como el de Liberia, los dos tienen vuelos establecidos, nosotros operaríamos en la franja horaria que no se ocupa, por ejemplo, la terminal del Santamaría tiene picos entre 5 a.m. y 8 a.m., así como 12 m.d. a 3 p.m. Buscamos operar en la franja de 8 a.m. a 12 m.d. y hasta en la medianoche, sabemos de muchos clientes que se ahorran los costos de hoteles por la noche que pasan dentro del vuelo” finalizo Beltranena. La única aerolínea en Centroamérica de bajo costo es VECA Airlines de El Salvador la cual solo opera 2 aviones Airbus A-319 del Aeropuerto de Comalapa a San José, Ciudad de Guatemala y Managua, sin embargo esta aerolínea no ha tenido el éxito esperado y es asociada constantemente a fondos del Alba de Venezuela.

Costarricenses escepticos de proyecto para nuevo aeropuerto en Orotina

10407447_448289868685127_5539697192717320119_n
El Aeropuerto Juan Santamaría dejo de ser “hub” en el año 2013 cuando Avianca cerró la operación de conexiones que había desarrollado LACSA desde 1979, sin embargo nuevas aerolíneas como Air Costa Rica y Volaris Costa Rica pretenden tener sus “hubs” en el AIJS. El problema principal del Aeropuerto de Orotina es el escepticismo del costarricense medio y del gremio del turismo de que dicha terminal esté lista para el 2026.

SAN JOSE, Costa Rica–El plan para desarrollar un nuevo aeropuerto internacional en Costa Rica crearía oportunidades, en las áreas que incluyen la construcción y operación del proyecto, la ampliación de la infraestructura relacionada con ello, el turismo y la agricultura. Se trataría de un aeródromo que tendría tres pistas de aterrizaje y que podría recibir unos 10 millones de pasajeros al año, de acuerdo con el Gobierno de Costa Rica, que la semana pasada anunció la contratación de una firma internacional de consultores por el monto de $1,6 millones, para hacer los estudios preliminares del proyecto. Aparte del costo capital, que rondaría los $5 mil millones, al extrapolar de otros aeropuertos recién construidos, además tendría que ampliarse la carretera actual y poner un tren eléctrico, para contar con una conexión adecuada entre San José y el área de Orotina, el pueblo que albergaría el nuevo aeródromo internacional del Valle Central. Situado en una zona de fincas a tan solo 20 kilómetros de la costa del Pacífico, Orotina sería una ubicación conveniente para los turistas, así como para los productores agrícolas, cuyas exportaciones a Estados Unidos y Europa ganarían en eficiencia. El análisis preliminar, que incluirá los aspectos técnicos, operacionales, constructivos, financieros, sociales, y ambientales del proyecto, será realizado por la firma británica Mott Macdonald, cuya experiencia incluye el aeropuerto internacional de Hong Kong, la Terminal 5 del Aeropuerto de Londres Heathrow, el Eurotúnel, y el Estadio Wembley. Podría ser difícil recuperar la inversión en un nuevo aeropuerto internacional en Orotina dada la competencia en el concepto “hub” o centro de conexiones del Aeropuerto Internacional de Tocumen/Ciudad de Panamá, la sede de COPA Airlines, así como ElDorado de Bogotá, base principal de Avianca Holdings. Por otro lado, el volumen de tránsito sigue creciendo en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, administrado por AERIS, cercano a la capital, pero este aeropuerto tiene limitaciones para su expansión por falta de espacio. El Aeropuerto Juan Santamaría dejo de ser “hub” en el año 2013 cuando Avianca cerró la operación de conexiones que había desarrollado LACSA desde 1979, sin embargo nuevas aerolíneas como Air Costa Rica y Volaris Costa Rica pretenden tener sus en el AIJS. El problema principal del Aeropuerto de Orotina es el escepticismo del costarricense medio y del gremio del turismo de que dicha terminal esté lista para el 2026.