Tag Archives: Synergy Group

Empresa colombiana Avianca Holdings despide 91 personas en Costa Rica

2405168 (2)
Avianca cerro la base de vuelos (hub) que tenía en San José en el 2013, la decidirse por tener solo tres centros de conexión en El Salvador, Bogotá y Lima. Dicho “hub” había sido desarrollado por Líneas Aéreas Costarricenses S.A. (LACSA) desde 1979 y llego a ser el centro de conexiones más importante de la región.

SAN JOSE, Costa Rica—La aerolínea colombiana Avianca propiedad de Synergy Group, anunció la tarde de este jueves 11 de mayo que despedirá a 91 personas en Costa Rica, porque sus servicios financieros se centralizarán en los próximos meses en El Salvador y en Bogotá, Colombia. Así lo anunció en un comunicado de prensa, que distribuyó paulatinamente entre los medios de comunicación, y donde atribuyó la medida a la “reorganización que adelanta la compañía, con miras a obtener mayor eficiencia y productividad”. Según el documento, la salida de ese personal se concretará desde mayo a setiembre, pues la migración de esos servicios a El Salvador y Colombia se hará de manera estructurada y paulatina, esperando culminar el traslado a mediados del último mes citado. “La compañía acordará con cada uno de ellos la fecha y condiciones de retiro con absoluto respeto por las personas que han formado parte de la empresa y en el marco de las normas laborales costarricenses”, detalló Avianca en el comunicado. La empresa colombiana hace este anuncio apenas tres semanas después de que informó de nuevos vuelos directos desde Costa Rica, uno a México, con cuatro frecuencias semanales, y otro a San Pedro Sula, Honduras, con una frecuencia diaria. En esa ocasión, el 20 de abril, la firma dijo que durante el 2016 contrató a 250 personas y que este año ya casi lleva 100 plazas nuevas en Costa Rica. De esa manera, agregó, ya contaba con 1164 empleos en Costa Rica. Esta tarde aclaró en el informe a la prensa que el servicio Avianca continúa operando como lo hace hasta el momento en el país. Incluso estimó que la contratación de personal costarricense podría incrementarse, de acuerdo con las necesidades de la operación. Sin embargo, en los círculos del gremio de viajes y la opinión publica en el país centroamericano, el anuncio de los nuevos vuelos de Avianca a Ciudad de México han tenido el efecto contrario. La ruta entre la capital costarricense y el Aeropuerto Internacional Benito Juárez es servida por Aeroméxico e Interjet y Volaris Costa Rica (aerolínea asociada a Volaris México) también solicito los permisos para operar la ruta. Avianca cerro la base de vuelos (hub) que tenía en San José en el 2013, la decidirse por tener solo tres centros de conexión en El Salvador, Bogotá y Lima. Dicho “hub” había sido desarrollado por Líneas Aéreas Costarricenses S.A. (LACSA) desde 1979 y llego a ser el centro de conexiones más importante de la región. En diversos blogs nacionales y redes sociales los costarricenses piden al gobierno del presidente Guillermo Solís que rescate el Certificado de Operación Aérea (COA) de LACSA propiedad de Avianca Holdings quien ha demostrado falta de interés total por Costa Rica.

Advertisements

La guerra entre German Efromovich y Roberto Kriete. Muere el legado de Lowell Yerex.

1488845431775
Una de las 30 transacciones perjudiciales para Avianca de las que Kriete acusa a Efromovich involucra precisamente al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Avianca Argentina tiene ya un ATR-72 en los hangares de Aeroparque.

TEGUCIGALPA, Honduras—Cuando Lowell Yerex fundó Transportes Aéreos Centro Americanos en 1931 en la capital hondureña no se imaginaba que la aerolínea de cuatro monomotores Stinson llegaría un día a ser una de las aerolíneas más importantes de América Latina y del mundo. El piloto neozelandés con su visión futurista sabía que un consorcio de aerolíneas centroamericanas utilizando el mismo nombre, imagen y logotipo (la famosa guacamaya escarlata), podría abrirse campo en el incipiente negocio de la aviación comercial. Fue de esta manera que divisiones con el nombre de TACA nacían desde Guatemala hasta Brasil pasando por Colombia y Venezuela. La aerolínea de Yerex pasaría por las manos de Howard Hughes antes de terminar en las manos de Richard Kriete, accionista de la empresa Waterman Steamship Corporation de Estados Unidos. La familia Kriete estaría ligada a TACA hasta que en el 2010 se vendería la mayor parte de las acciones a la empresa aérea colombiana Avianca. Pero después del matrimonio y la luna de miel entre TACA y Avianca, vendrían los momentos difíciles y tirantes. La salida de altos ejecutivos originales de TACA como Estuardo Ortiz, Ivonne de León, Claudia Arenas, Alejandro Benitez, Rodrigo Llaguno y Víctor Mejia sería solo el principio de una guerra entre los accionistas mayoritarios de Avianca Holdings S.A.; la empresa Synergy de German Efromovich y Kingsland Holdings de Roberto Kriete.  En la demanda que presentaron la semana pasada en Nueva York, los accionistas salvadoreños de Avianca aseguran que su socio mayoritario ha extraído dinero de la compañía para beneficiar a otras empresas del grupo Synergy. El accionista mayoritario de Avianca, Germán Efromovich, ha realizado varios negocios para “saquear” a la aerolínea en beneficio propio, sostiene la familia Kriete. Synergy es el conglomerado que controlan Germán Efromovich y su hermano José.  Según la demanda, estos tratos que los Efromovich han maquinado obligaron a Avianca a asumir obligaciones por “miles de millones de dólares”. Germán Efromovich, por su parte, ha dicho en declaraciones a medios de comunicación que sus decisiones, por el contrario, buscan el mejor beneficio para Avianca. El magnate brasileño añadió el viernes pasado que se ha propuesto la misión de convertir a Avianca en la aerolínea más grande en América Latina “desde la pared del señor Trump, hasta los pingüinos del señor Macri”. Una de las 30 transacciones perjudiciales para Avianca de las que Kriete acusa a Efromovich involucra precisamente al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Synergy, el grupo empresarial de los hermanos Efromovich, adquirió “una pequeña aerolínea de vuelos fletados operando en Argentina sin ninguna actividad comercial significativa de pasajeros”, relata la demanda. Esta compañía se llamaba Macair, y era propiedad de la familia Macri. Aunque esta aerolínea no pertenece a Avianca Holdings, Efromovich maniobró para que se aprobara una licencia de uso de la “valiosa” marca comercial de Avianca, sin pagar por ello, añade la demanda. La nueva Avianca Argentina ha anunciado que comenzará a operar en las próximas semanas, e incluso tiene ya aviones pintados con los distintivos comerciales de Avianca. Kingsland Holdings, el vehículo legal que representa a la familia Kriete en Avianca, sostiene que esta autorización fue aprobada sin su consentimiento, lo que viola un acuerdo firmado con Synergy en 2013, cuando Avianca empezó a cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York. En síntesis, Efromovich obtuvo una licencia de explotación comercial de la marca Avianca en Argentina para beneficio de una empresa suya, mientras Avianca no recibe ningún provecho de la transacción, sostiene la demanda. Otro de los negocios que según la demanda favorecieron a una empresa de los Efromovich a costa de Avianca fue un préstamo para la empresa OceanAir la cual se mercadea como Avianca Brasil. OceanAir opera vuelos domésticos en Brasil, pertenece a Synergy, y es presidida por José Efromovich. Esta aerolínea debía millones de dólares a Avianca Holdings. En junio de 2010, Synergy se constituyó en garante de dicho préstamo y asumió así la obligación de pagar $61 millones, detalla la demanda. En diciembre de 2010, las partes acordaron reestructurar la deuda de Synergy a cambio de que este grupo controlado por los Efromovich hiciera un pago inicial y posteriores abonos anuales hasta diciembre de 2013. “Cuando Synergy fue incapaz de cumplir estas obligaciones, Efromovich instruyó a los directores controlados por Synergy para enmendar el calendario de repago el 30 de diciembre de 2011 y otra vez el 28 de febrero de 2012, extendiendo los pagos hasta el 31 de diciembre de 2014”, explica la querella. Adicionalmente, “pese a estas extensiones, Synergy falló en hacer el pago final de $22.6 millones que vencía el 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, basado en las directivas de Efromovich, sin importar los problemas financieros de Synergy y su historial de fallar en repagar deudas, el acuerdo fue reestructurado una vez más para permitir el pago de $11 millones en octubre de 2015, con los restantes $14 millones, incluyendo el interés, para vencer el 31 de octubre de 2016”. La demanda prosigue: “Avianca no recibió consideración por estas extensiones de pago de crédito, ni buscó hacer efectiva la garantía contra los Efromovich”. El 19 de octubre de 2016, una vez más, Efromovich le dijo a la junta directiva de Avianca que Synergy sufría problemas de liquidez, era incapaz de pagar los $14 millones, y solicitó otra extensión. “Notablemente, al mismo tiempo o cerca de la fecha de extensión del préstamo, Synergy anunció públicamente la compra de 49 % de Aerolíneas Aeromar, una compañía regional mexicana, por $100 millones”, destaca el documento. “La junta directiva (de Avianca) no cuestionó o indagó cómo Synergy podía invertir en otra aerolínea, pero seguía incumpliendo sus pagos a Avianca”. La demanda también resalta que mientras esto sucedía, Avianca afrontaba una crisis de liquidez, y aun así, los Efromovich extendieron los plazos a Synergy sin aplicar ninguna penalidad por sus incumplimientos ni requerir información básica sobre la posible ocurrencia de nuevos impagos. En febrero la administración de Avianca en Colombia nuevamente propició una ola de despidos en diferentes regiones de la empresa, especialmente de colaboradores originales de la planta de Grupo TACA, que demuestran nuevamente los deseos de los colombianos de deshacerse de todo lo que “huela” a TACA. Lowell Yerex probablemente se estará revolcando en su tumba.

La “guerra” entre Efromovich y Kriete pudo haber propiciado nueva ola de despidos masivos en Avianca Holdings

Edificio-AV
En diferentes medios y blogs en Latinoamérica se siguen presentando estas noticias como la fase final de Avianca para “desTACArse”, o en otras palabras deshacerse de los empleados de Grupo TACA que ocupaban posiciones claves en la empresa tanto en las áreas operativas como comerciales.

SAN SALVADOR, El Salvador–El 28 de febrero marcó nuevamente un día de despidos masivos en la aerolínea Avianca en diferentes oficinas regionales del consorcio aéreo colombo-salvadoreño que lleva el nombre de Avianca Holdings S.A. Bajo la tutela de su Presidente Ejecutivo Hernán Rincón Lema y un nuevo grupo de Vice Presidentes colombianos los despidos han sido tanto en El Salvador como Colombia, Perú, algunos países de Sudamérica y en los Estados Unidos donde la mayoría de los empleados despedidos por Avianca tenían hasta más de 15 años de laborar en la empresa y originales de la planta de Grupo TACA. En diferentes medios y blogs en Latinoamérica se siguen presentando estas noticias como la fase final de Avianca para “desTACArse”, o en otras palabras deshacerse de los empleados de Grupo TACA que ocupaban posiciones claves en la empresa tanto en las áreas operativas como comerciales. Aunque pueda sonar como una “vendetta” al mejor estilo de la mafia siciliana, lo que es un hecho es que desde el 2010 cuando se anunciara la fusión de Avianca con TACA, decenas de empleados de la desaparecida empresa centroamericana han sido despedidos, incluyendo altos ejecutivos que habían sido trasladados a la capital colombiana. Esta nueva ola de despidos masivos se concuerda con la demanda por parte de la empresa Kingsland, accionista minoritaria de Avianca a la aerolínea de bandera colombiana por la alianza comercial establecida con United Airlines. El empresario salvadoreño Roberto Kriete, propietario de Kingsland, presesentó este martes 28 de febrero una denuncia ante la Corte Suprema del estado de Nueva York, Estados Unidos, contra Germán Efromovich, Avianca Holdings y United Airlines para prohibir la ejecución del acuerdo entre ambas empresas, informaron los diarios Portafolio, de Colombia, y El Mundo, de El Salvador. “Kingsland realiza esta acción principalmente para prohibir una flagrante propuesta de transacción unilateral que Germán Efromovich, presidente de Avianca y propietario de Synergy, negoció secretamente con United para su beneficio propio en detrimento de Avianca y el resto de sus accionistas”, aseguró Kriete en un comunicado. Según la denuncia, Efromovich ignoró la posibilidad de otros acuerdos con dos grandes aerolíneas internacionales (DELTA Airlines y COPA Airlines) con tal de forzar la alianza con United y obtener beneficio personal. “Avianca Holdings no ha sido notificada oficialmente y por lo tanto no tiene información con relación a los hechos mencionados”, aseguró Gilma Usuga, directora de comunicaciones externas de la aerolínea colombiana. Synergy es el principal accionista de Avianca con el 78,1% de la compañía, mientras que Kingsland posee el 21,9% restante. Avianca y United anunciaron, en enero pasado, una alianza estratégica-comercial de largo plazo. Portafolio informó que Roberto Kriete se opone a la alianza porque está en contra de una serie de compromisos firmados por Synergy y Kingsland cuando se fusionó el Grupo TACA (propiedad de Kingsland) con Avianca, en 2010. Avianca promovió el acuerdo con United para encarar los problemas de liquidez de la aerolínea. Entre enero y diciembre de 2016, Avianca transportó un total de 29.479.948 pasajeros lo cual significó un alza del 4,2% frente al mismo periodo de 2015. Avianca salió al mercado de bolsa de valores en 2011 y tiene una capitalización de $600 millones. A setiembre de 2015, la aerolínea reportó ganancias por $120 millones y deudas por $3.300 millones. Vuela a más de 100 destinos en 26 países con una flota de 176 aviones. La empresa aérea colombiana tiene sus centros de conexiones en Bogotá, Lima y San Salvador y opera desde once ciudades de Norte América y casi todas las ciudades importantes de Sudamérica. La “guerra” entre Efromovich y Kriete pudo haber propiciado esta nueva ola de despidos masivos de empleados veteranos de TACA.

Geografía aérea latinoamericana cambiará radicalmente en los próximos años

14720372_10210734906068218_1165643402892371475_n
Aeropuerto de San Jose será la sede de Volaris Costa Rica y de Air Costa Rica. Esta última, aunque tiene el certificado de operación no ha iniciado vuelos aún.

CIUDAD DE MEXICO, México—Este 2016 ha estado marcado por siete operaciones entre aerolíneas como Irelandia Aviation (accionista mayoritario de Viva Colombia), LATAM, Copa Airlines, Avianca Holdings y recientemente, Avianca Brasil, que anunció la compra de una participación en la mexicana Aeromar. Aunque lleva la marca Avianca, la empresa brasileña no es filial de la colombiana, sino que forma parte de Synergy Group, el accionista mayoritario de Avianca Holdings. Synergy Group pretende adquirir cerca de 49% de la firma mexicana, 24% de acciones comunes y hasta 25% de acciones con voto de Aeromar, por lo que la compañía invertiría hasta 100 millones de dólares. Con esta participación, el objetivo es fortalecer la aviación regional donde normalmente no llegan aeronaves de gran tamaño. La aerolínea mexicana Aeromar comenzó a operar en 1987 en el Aeropuerto Internacional de Toluca, pero después de un año fue autorizada a trasladar su base al Aeropuerto de Ciudad de México. La compañía tiene un promedio diario de 100 vuelos y su puntualidad supera 93%, mediante una flota de 17 aeronaves. Desde hace años, se planteó el objetivo de ser la aerolínea ejecutiva de México, un concepto que se podría complementar con la idea de llegar a zonas donde los aviones grandes no llegan. La empresa espera adicionar ocho aviones a su flota. Pero esta no es la única movida del sector: la colombiana Avianca Holdings anda en la búsqueda de un socio estratégico internacional. Algunos gigantes como Delta Air Lines, United Continental Holdings y Copa Airlines han sonado como los más interesados, debido a que la compañía colombiana es una puerta de entrada a mercados como Perú, Costa Rica y Ecuador. Además, en el caso de las norteamericanas, la alianza con Avianca podría hacerles ganar terreno frente a American Airlines, que ya opera en el país. Acerca de esto, Hernán Rincón, CEO de Avianca, mencionó que “con una alianza se puede obtener 9% de los beneficios sin incurrir en los grandes costos y demoras de una fusión. Si bien puede haber una inversión de capital de alguno de los socios interesados, no estamos tratando de vender a Avianca”. Otras empresas como Viva Colombia optaron por hacer nuevos acuerdos, como el que le dio 75% de participación accionaria a Irelandia Aviation, con el fin de asegurar el crecimiento de la compañía. En efecto, dio el paso para expandirse en la región y lanzar Viva Air Perú, una aerolínea de bajo costo que operará desde el primer semestre del 2017 en aquél país. Probablemente, este no sea el único paso que dé Irelandia Aviation en Latinoamérica, pues según William Shaw, presidente de Viva Colombia, hay planes de llegar a Chile, Venezuela y Argentina. El buen desempeño de las aerolíneas de bajo costo en el país, le dio el impulso a Copa Airlines para lanzar Wingo, una nueva filial de la corporación panameña que competirá en el mercado de bajos precios desde el 1 de diciembre de este año con vuelos en Colombia y Centroamérica. Wingo opera vuelos entre San Jose de Costa Rica y Ciudad de Guatemala, par de ciudad que ya opera Avianca y VECA Airlines (vía San Salvador) y el cual también será la ruta inaugural de Volaris Costa Rica la que iniciará operaciones también el 1 de diciembre. Estará por verse si otra pequeña aerolínea de la región, Air Costa Rica (filial de Air Panama en ese país) podrá iniciar vuelos entre la capital costarricense y la guatemalteca la que tendrá demasiadas opciones. Asimismo, se conoció que la aerolínea LATAM está interesada en competir en el segmento ‘low cost’ a partir del próximo año, y ofrecer vuelos locales a seis países. La estrategia no solo se plantea para Colombia, sino que se ejecutaría en Chile, Perú, Ecuador, Argentina y Brasil. Aumentaría en 50% el número de pasajeros en los próximos cuatro años. Sobre el buen momento de este mercado, Alfonso Plana, especialista en derecho aeronáutico, dijo que “en la medida en que se apriete más la economía va a aumentar la participación del tráfico de pasajeros en las aerolíneas de bajo costo”. LATAM también protagonizó otra operación cuando sus accionistas le dieron un aumento de capital por 613 millones de dólares, lo que dio paso a que Qatar Airways quedara en condiciones de adquirir hasta el 10% del total de acciones de la firma.