Tag Archives: Valle Central

Nuevo aeropuerto de Costa Rica estaría listo para el 2027

Aeropuerto
El Mastate, Coyolar y La Ceiba son las comunidades del cantón de Orotina idóneas para alojar el nuevo aeropuerto internacional. De acuerdo con el cronograma de trabajo, la obra de $1.932 millones, se estrenaría en 2027 en el escenario más optimista y, en el 2032, en el peor de los casos.

SAN JOSE, Costa Rica—La mañana del 31 de mayo, la empresa Mott MacDonald presentó el plan de emplazamiento y plan maestro para la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional Metropolitano de Costa Rica, que estará ubicado en el cantón de Orotina, en el pacifico costarricense. En total el proyecto está dividido en tres etapas y según dio a conocer la empresa, la construcción de la primera de ellas dará inicio en el año 2018 y su apertura sería en el 2027. Los estudios han demostrado qué hay una viabilidad constructiva, operativa y financiera”, afirmó Horacio Rossi, director de aviación Mott MacDonald. Asimismo, esta primera etapa tendrá un costo estimado de 1932 millones de dólares y el proyecto en su totalidad, costará aproximadamente 2974 millones de dólares. Para dar el visto bueno al proyecto, la empresa realizó un total de 24 estudios a lo largo de un año. El Aeropuerto Internacional Metropolitano de Orotina tendrá una capacidad para recibir cerca de 7.8 millones de pasajeros. El Mastate, Coyolar y La Ceiba son las comunidades del cantón de Orotina idóneas para alojar el nuevo aeropuerto internacional. De acuerdo con el cronograma de trabajo, la obra de $1.932 millones, se estrenaría en 2027 en el escenario más optimista y, en el 2032, en el peor de los casos. Sin embargo, desde ahora los propietarios de terrenos en esas comunidades se frotan las manos, pues, el proyecto incrementará el valor de sus fincas. Por esta razón, el Gobierno anunció medidas para evitar la especulación y asegurarse un precio justo de los lotes. Entre ellas, la firma, este miércoles, de una declaratoria de interés público mediante decreto ejecutivo 40.431-MOPT de las 370 propiedades identificadas con condiciones para levantar la obra y se identificó que esos inmuebles le pertenecen a 442 personas. Además, en otro decreto, también se declaran de interés público todas las actividades relacionadas con la construcción de la terminal. Carlos Segnini, coordinador general del proyecto, explicó que el informe técnico, realizado por la firma británica Mott MacDonald, estableció un presupuesto de $41,3 millones para la compra de las fincas necesarias para el desarrollo aeroportuario. Incluso, se elaboró una lista de los terrenos potenciales que incluye los planos catastrados de cada uno y el nombre de sus dueños. “Ese valor ($41,3 millones) va a crecer hasta el doble ¿Por qué? Porque hay un fallo en nuestro sistema jurídico y la gente no declara el valor real de la tierra (…) Tenemos un escenario incierto, eso es un monto indicativo y sin duda los montos van a ir subiendo”, señaló Segnini, quien en los primeros años de esta Administración se desempeñó como ministro de Obras Públicas y Transportes. Para el momento de la apertura, el aeródromo tendría una área de 128.000 metros cuadrados y se estima que crecería según la demanda de pasajeros hasta 224.000 metros cuadrados para el 2044. La demanda proyectada por Mott MacDonald para el primer año es de 7,8 millones de pasajeros. En la actualidad, los aeropuertos del país reciben 5,8 millones de pasajeros anuales, de los cuales el 83% pasa por el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en Alajuela, según la Dirección General de Aviación Civil. La estimación es que para el 2047 se recibirán 20 millones de viajeros, lo cual generaría 80.000 empleos directos e indirectos. Se elaboró un cronograma para la realización de este aeropuerto, ese cronograma abarca desde el 2018 hasta el “2027 que es la fecha de apertura, están fijadas cada una de las tareas, precisamente, para evitar la pregunta: Si han durado 20 años para hacer una carretera ¿Cómo van a hacer un aeropuerto en nueve años?”, declaró Eduardo Montero, vicepresidente del Cetac. Las autoridades hicieron énfasis   que el aeropuerto de Orotina deberá financiarse mediante una alianza público-privada, pues el Estado no tiene los recursos para levantar la obra. El nuevo aeropuerto podría atender hasta 50 millones de personas por año a finales del presente siglo, aseguró Alfonso Diez, uno de los coordinadores del estudio técnico. “Este proyecto es una oportunidad de adelantarse a lo que la demanda va a exigir en los próximos años y responder a esa demanda esperada, este proyecto es clave para el desarrollo del país”, expresó Diez. El análisis de Mott MacDonald se hizo durante los últimos 12 meses e incluye siete informes que representan la “espina dorsal” del estudio, los cuales abarcan el impacto social, económico y ambiental de la terminal, estudios de ingeniería, estimaciones de demanda y planes de negocios. Además, establece detalles como el ancho de las pistas de aterrizaje, las pistas de rodaje, cantidad de parqueos, tipo de accesos viales y características de la infraestructura. La propuesta de un nuevo aeropuerto data de 1996, cuando la firma consultora estadounidense Tams Inc. le recomendó a Aviación Civil que trasladara la administración del aeropuerto Juan Santamaría a manos privadas, mientras se construía una terminal nueva, que empezara a funcionar en el 2020. Ya en el 2000 se habló de que los terrenos más viables estaban en el Pacífico central costarricense: Tárcoles, en Garabito; Pitahaya de Puntarenas y Orotina, en Alajuela, sin embargo, el proyecto se estancó en ese año. Mott MacDonald concluyó que para desarrollar el nuevo aeropuerto es necesaria la ampliación de la ruta 27, que une San José con Caldera, Puntarenas. Por esta carretera, según los cálculos de la compañía británica, pueden transitar hasta 2.165 personas durante una hora pico y es necesario aumentar esa capacidad a 3.685 usuarios. De darse el proyecto en las fechas estipuladas, Costa Rica contaría con uno de los aeropuertos más modernos del América Latina y del mundo capaz de recibir grandes aeronaves como el Airbus A-380 y el Boeing 747. La firma británica también recomienda construir una vía entre Pozón de Orotina y San Ramón, al tiempo que consideran conveniente levantar una línea de tren moderna que conecte Orotina con San José. Por ahora, el AIJS (Aeropuerto Internacional Juan Santamaría) sigue en crecimiento y en los últimos meses se anunció una inversión de $100 millones para los próximos años. Dentro de esa inversión se incluye la ampliación de la pista con una nueva calle de rodaje, para la cual, el mes pasado se concretó la toma de posesión del terreno donde funcionaba el conocido restaurante La Candela. Sin embargo, desde que se ideó la construcción de una nueva terminal internacional, se determinó que el aeropuerto de Alajuela quedaría para atender vuelos regionales y locales, recibir avionetas y jets pequeños, así como atender los aviones que llegarán para reparación. Eso implicaría considerar la clausura del aeropuerto Tobías Bolaños, ubicado en Pavas.

 

Advertisements

Un aeropuerto alterno para el AIJS de San José

 American Airlines opero el dia sábado 14 de marzo sus vuelos a San Jose con Boeing B-767 para poder atender a los cientos de pasajeros que estaban en el AIJS.

American Airlines opero el dia sábado 14 de marzo sus vuelos a San Jose con Boeing B-767 para poder atender a los cientos de pasajeros que estaban en el AIJS.

LIMON, Costa Rica—El jueves 12 de marzo fue un día nefasto para el tráfico aéreo del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) de San José. Las cenizas lanzadas por el Volcán Turrialba fueron transportadas por los vientos hasta el Valle Central de la Gran Área Metropolitana (GAM) de San José y hasta las inmediaciones del aeropuerto que se ubica en altiplano llamado “El Coco”. La gran cantidad de ceniza forzó el cierre del principal aeropuerto costarricense durante el día jueves y la mañana del viernes afectando a más de 7000 pasajeros. Mientras que algunos vuelos originando en el AIJS fueron cancelados, otros saliendo de ciudades como Miami, Ft. Lauderdale, Orlando, Dallas, Houston, Nueva York, Toronto y Los Ángeles ni siquiera operaron durante los días de crisis. El AIJS no reinicio sus operaciones hasta el viernes a las 2:30 P.M. Algunas aerolíneas como Air Canada, American, United y DELTA se vieron en la tarea de movilizar aeronaves de cabina ancha el día viernes y sábado para poder transportar a los pasajeros varados en la terminal alajuelense. El cierre del AIJS demostró una vez más la necesidad de que el Aeropuerto Juan Santamaría cuente con un aeropuerto alterno, cerca de la ciudad de San José. El proyecto del nuevo Aeropuerto Internacional en Orotina está muy lejos de ser una realidad, el gobierno ni siquiera ha iniciado el proceso de expropiación de tierras y el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber de Liberia esta aun a 5 horas de distancia por tierra de San José lo que no le permite logísticamente reemplazar al AIJS en momentos de crisis. El proyecto que MEL Group presento al Gobierno de Luis Guillermo Solís da la solución a casos como el vivido la semana pasada. El nuevo Aeropuerto Internacional de Limón que tendrá una terminal que podrá manejar aeronaves de pasajeros de gran envergadura puede ser sin duda la solución a un aeropuerto alterno del AIJS, más si se cuenta con la posibilidad de una autopista que conecte el nuevo aeropuerto del Caribe de Costa Rica con San José en menos de dos horas. Falta ahora que el gobierno nacional apoye el desarrollo de este aeropuerto que se ubicaría en la región de Saborío de Matina y que tanto aerolíneas de carga como de pasajeros se interesen por operar vuelos a Limón.