Tag Archives: Aeropuerto Internacional Daniel Oduber

Guanacaste se posiciona como la Riviera costarricense

02-01 (2)
El Meliá Paradisus Papagayo Bay Resort & Luxury Villas, que estará ubicado en Carrillo, con 376 habitaciones tendrá una de las piscinas más grandes de un resort de playa en la América Latina.

LIBERIA, Costa Rica—Una ola de inversiones hoteleras, que supera los $75 millones e incluye aperturas, remodelaciones y ampliaciones, cubre Guanacaste desde este año y lo hará al menos hasta el 2020. El periódico costarricense El Financiero realizó un conteo de los proyectos anunciados recientemente y otros nuevos que incluyen los tres hoteles de la etapa inicial del parque temático Discovery Costa Rica, así como el Paradisus Papagayo Bay Resort & Luxury Villas de la cadena española Meliá, Casa Chameleon Las Catalinas, Lagarta Lodge y el W Costa Rica Reserva Conchal: http://www.reservaconchal.com/w-costa-rica-en.html. Se suman el Residence by Marriott Playa Flamingo y las remodelaciones del Four Seasons y del antiguo Allegro Papagayo que se convertirá en el Hard Rock Hotel. Finalmente, están las obras de ampliación en el Mangroove. Estos movimientos serían impulsados por la llegada de más turistas al país (una cifra récord cercana a los tres millones el año pasado), según Javier Pacheco, vicepresidente de la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH). “El sector hotelero es muy dinámico y está completamente relacionado con el número de turistas que llegan al país. Ahora que hay más vuelos al aeropuerto Daniel Oduber, por consecuencia, debería haber más desarrollo de hoteles”, explicó Pacheco. Según el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, a abril pasado se habían gestionado 29.857 metros cuadrados (m²) para actividad hotelera en la provincia, más de la mitad de lo gestionado en todo el 2016 (52.515 m²). Uno es el Lagarta Lodge, ubicado en Nosara, tras una inversión cercana a los $5 millones. Cuenta con 24 suites, un restaurante, lounge, dos piscinas infinitas, jacuzzi , spa , estudio de yoga, una tienda, una galería de arte y un mirador. Otro proyecto para este año es la Casa Chamaleon Las Catalinas, en Santa Cruz, que posee 21 villas con piscina personal de agua salada y vista al mar. A estos se suman el Meliá Paradisus Papagayo Bay Resort & Luxury Villas, en Carrillo, con 376 habitaciones, y el Residence by Marriott, en Playa Flamingo, con 124 habitaciones. La ola de inversión también incluye otros proyectos nuevos que se espera estén listos en el transcurso del 2018 y 2020. Entre ellos, el Hotel W Costa Rica Reserva Conchal, un proyecto de Florida Ice & Farm (Fifco). Este complejo abrirá en el 2018 y tendrá 151 habitaciones (el 90% con vista al mar), dos piscinas, club de playa, cuatro bares, tres restaurantes, spa, tres salas de reuniones y salón de eventos. Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Fifco, mencionó que el costo del proyecto es de $50 millones, sin tener en cuenta el terreno, y que actualmente están terminando los trabajos de movimiento de tierra. El permiso de construcción ya fue aprobado por el Administrador de Proyectos de Construcción (APC) y están esperando el visto bueno de la municipalidad. “Los estudios de mercadeo y factibilidad, realizados conjuntamente con el operador, ratifican la viabilidad de un nuevo componente hotelero de lujo para Guanacaste”, agregó Sánchez. Por otra parte, para el 2020, estarían abriendo tres hoteles más (uno operado por Marriott Hotels) dentro de la primera etapa del proyecto del parque temático Discovery Costa Rica. Ranch, como se le llama la fase inicial, está en proceso de diseño y se prevé que empiece a desarrollarse el próximo año. En enero pasado, se dio a conocer que Costa Rica fue incluido dentro del plan de expansión de Hard Rock Hotel alrededor del mundo. La firma dio a conocer que espera abrir un hotel en Guanacaste en el 2019, el cual operará bajo la modalidad todo incluido, contará con 294 habitaciones, un restaurante bufé disponible todo el día, cuatro restaurantes a la carta y un spa, entre otros espacios. Al anunciarse el proyecto, el jefe global de desarrollo de hoteles de Hard Rock Internacional, destacó que seleccionaron Costa Rica ante el aumento constante en las llegadas internacionales y porque se alinea a su estrategia de expansión. La empresa está remodelando las instalaciones del antiguo hotel Allegro Papagayo con el fin de establecerse, según indicó el vocero de la cámara hotelera. El Four Seasons Resort también es otro complejo hotelero que pasará por un proceso de remozamiento durante cuatro meses en este 2017. El costo es de $20 millones. Este hotel fue inaugurado en el 2004, tiene 139 habitaciones y 25 suites, un spa , cinco restaurantes y demás espacios, que serán completamente remodelados. Manuel Ardón, vocero del proyecto, indicó que adicionalmente a la renovación del hotel, Ecodesarrollo Papagayo estará haciendo inversiones varias en la península por más de $10 millones. “Estas inversiones abarcan la renovación del edificio Marina Centre, en Marina Papagayo, el club de playa de Prieta y otras mejoras en las amenidades con el fin de crear una experiencia aún más extraordinaria para nuestros visitantes”, recalcó Ardón. Mangroove, por su parte, ejecutará un plan de ampliación entre este año y el próximo, que involucra la construcción de 42 villas, un nuevo complejo de piscinas y un restaurante. José Monge, director de operaciones de Enjoy Group (dueño del complejo), indicó que las tres piezas se desarrollarían en 2,5 hectáreas, de las 7,5 que comprende la totalidad del Mangroove. Todos estos proyectos (los nuevos, las remodelaciones y ampliaciones) aumentan la oferta en más de 1.219 habitaciones. El desarrollo hotelero se da en la provincia de Guanacaste paralelo a la expansión del Aeropuerto Internacional Daniel Oduber (AIDO) para atender más operaciones aéreas que incluirán más vuelos desde Estados Unidos, Europa, México y Sudamérica. Adicionalmente la aerolínea nacional Volaris Costa Rica tiene en sus planes operar desde el AIDO aprovechando el momentum que vive la provincia del norte. Guanacaste es ya considerada la Riviera costarricense por la cantidad de hoteles de cinco estrellas que operan y otras que esperan ubicarse en los próximos años.

 

La Aviación Civil y Costa Rica

46442155
En el medio de la terminal en el primer piso y en el segundo había dos balcones de cara a la rampa principal que permitía a los visitantes ver la salida y llegada de los aviones, recordemos que en esas épocas la terminal no tenía los puentes telescópicos por lo que el abordaje a las aeronaves se hacía por escalerilla.

SAN JOSE, Costa Rica–Basta con aparcarse una tarde de domingo cerca de la cabecera de la pista 07 del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría o degustar un buen chifrijo con una “birra” bien fría en el Bar La Candela para entender que el costarricense lleva la aviación en la sangre. Decenas de autos se aglomeran en esta área del principal aeropuerto del país y en realidad se viene haciendo desde que, en 1979, los balcones de la terminal aérea fueron clausurados por la remodelación de las salas de abordaje. Si retrocedemos un poco en el tiempo nos encontramos que también el edificio terminal del entonces aeropuerto de La Sabana contaba con una azotea desde donde los familiares despedían o recibían a los pasajeros. Era la gran época de oro de la década de los cuarentas y a este aeropuerto llegaban los DC-3 de TACA de Costa Rica, Pan American World Airways y KLM.  Tiempo después los visionarios de la joven aviación civil costarricense sabían que se necesitaba un aeropuerto en otra localidad, con una pista de aterrizaje más larga y de asfalto que permitiera la llegada de aviones más grandes como los DC-6, DC-7 y Constellations. Así fue como nació el proyecto de construir una terminal en una llanura en la provincia de Alajuela que se le conocía como “El Coco”. Cuando en 1957 se inauguraba el nuevo aeropuerto, de hecho, llevaría ese nombre, Aeropuerto Internacional El Coco y utilizaría el código de tres letras: OCO. El edificio terminal contaba con dos salas de abordaje (la 1 para vuelos internacionales y la 2 para vuelos nacionales) en extremos opuestos del área de mostradores. En aquellos años las aerolíneas que operaban al Coco eran solamente Pan American World Airways, TACA International Airlines, Compañía Panameña de Aviación, PAISA, Servicio Aéreo de Honduras, KLM y por supuesto la aerolínea nacional LACSA (Líneas Aéreas Costarricenses S.A.). En el medio de la terminal en el primer piso y en el segundo había dos balcones de cara a la rampa principal que permitía a los visitantes ver la salida y llegada de los aviones, recordemos que en esas épocas la terminal no tenía los puentes telescópicos por lo que el abordaje a las aeronaves se hacía por escalerilla. La gran época de oro sin duda. La década de los años setentas traería nuevos cambios, el aeropuerto sería rebautizado con el nombre de Juan Santamaría, héroe nacional oriundo de la provincia de Alajuela y el código de tres letras pasaría a SJO en referencia a la ciudad de San Jose, capital del país, aunque técnicamente el aeropuerto no se encontraba ubicado en la provincia de San Jose como ya hemos comentado. Tecnicalidades geográficas pues al final Alajuela no era la capital de Costa Rica. En el año 1978 se inició la construcción del proyecto de las nuevas salas de abordaje, un edificio terminal construido por el frente del que ya existía que permitiría contar con tres cómodas salas de espera y seis puentes o “mangas” como comúnmente se le llamaban. Pero la construcción de esta nueva área de la terminal acabaría de un plumazo con los tradicionales balcones donde generaciones de costarricenses se enamoraron de la aviación. Para muchos de nosotros era un evento ir por la noche con nuestros padres al aeropuerto, bien abrigados a recibir algún familiar que venía de Estados Unidos. Silencio en el aeropuerto, solo el murmullo de la gente conversando en el balcón, cuando de repente por el alto parlante se escuchaba la voz fuerte anunciando: “La Pan American, anuncia la llegada de su vuelo 415 procedente de Los Ángeles y Guatemala”.  A lo lejos, a la derecha de donde nos encontrábamos, podíamos ver una brillante luz blanca que iba creciendo con rapidez. Pronto se oiría el rugir poderoso de los reversibles que hacían frenar sobre la pista al elegante Boeing 707 de la aerolínea más famosa del mundo, la creada por Juan Trippe. Para estos tiempos ya operaban vuelos más aerolíneas al Juan Santamaría, lo visitaba el DC-8 de Iberia, los Electras de Sociedad Aeronáutica de Medellín y LACSA operaba una flotilla de escandalosos BAC 1-11, el jet regional británico que fue tan popular entre las aerolíneas de la región, utilizado también por LANICA de Nicaragua, TACA International Airlines de El Salvador y Aviateca de Guatemala. Pues entonces el costarricense que disfrutaba de los paseos al aeropuerto a recibir o despedir familiares tuvo que encontrar otra opción y fue así como la zona de la autopista, cerca de las bodegas de carga se convirtió en el nuevo escenario aéreo. Decenas de autos se aparcaban en fila india para así poder ver la salida o la llegada de los aviones a la rampa. Luego se fue utilizando la cabecera de la pista 07 que permitía sentir el poder de las máquinas de los aviones al aterrizar y tiempo después vendría la construcción del Bar La Candela, en el sur de la pista. La década de los setentas también traería el salto cualitativo y cuantitativo de LACSA. En 1978 LACSA era una aerolínea de cuatro aeronaves jet, los BAC 1-11 de la serie 500 con capacidad para 99 pasajeros. Tres operaban “full time” para la aerolínea, mientras que el cuarto estaba alquilado o “leased” a la filial que había sido creada por la aerolínea nacional en el Caribe: CAL o Cayman Airways Ltd. Sin embargo, los ejecutivos de LACSA sabían que, al finalizar la década de los setentas, había que crecer, y tener más destinos de los que la aerolínea tenía entonces: Miami, Gran Caimán, Ciudad de México, San Salvador, San Andrés, Ciudad de Panamá, Barranquilla, Cartagena, Maracaibo y Caracas. En noviembre de 1979 llegaba al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría el primer Boeing 727-200 Súper Advanced de LACSA, nuevo de paquete, directo desde la fábrica en Seattle. El N1279E bautizado Zurquí al día siguiente operaria el primer vuelo itinerado a la Isla de San Andrés y un día después entraría normalmente a la ruta de Miami, operando los vuelos 620 y 621. Meses más tarde llegaba el segundo 727-200, el N1280E bautizado Brí-Brí con el cual la aerolínea iniciaba los vuelos a la segunda ciudad en los Estados Unidos: Los Ángeles. El vuelo era una extensión del ya existente entre San Jose, San Salvador y la Ciudad de México, obteniendo así la empresa las Quintas Libertades para vender pasaje entre la capital azteca y Los Ángeles. La segunda ciudad de Estados Unidos en entrar en el mapa de rutas de LACSA sería Nueva Orleans, con una parada intermedia en el nuevo destino turístico mexicano, Cancún. Fue entonces cuando el presidente ejecutivo de la empresa, el capitán Otto Escalante, concibió que el Aeropuerto Juan Santamaría (AIJS por sus siglas) se convertiría en el centro de conexiones de la aerolínea, “el hub”. Nuevas ciudades se integraban al itinerario de vuelos: Nueva York (Aeropuerto John F. Kennedy), Orlando, San Francisco, Toronto, Ciudad de Guatemala, Managua, San Pedro-Sula, Tegucigalpa, San Juan, La Habana y hacia el sur Quito, Guayaquil, Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires. La aerolínea incluso llegó operar el “Puente al Sur”, operación que había sido iniciada por la brasileña VARIG que conectaba al Juan Santamaría con Río de Janeiro y Sao Paulo vía Ecuador. LACSA era para entonces una de las aerolíneas más grandes e importantes de Latinoamérica. Para el año 1991 llegaba a la flota el primer Airbus A320 con lo que se iniciaba el cambio de flota. Nuevamente se regresaba a las aeronaves europeas. Pero la década de los noventas también traería profundos cambios en la aerolínea. Primero gran parte de las acciones de la empresa fueron adquiridas por Mario Sotela, dueño del Canal 6 de Costa Rica. Luego ese mismo paquete accionario fue vendido a un grupo de japoneses de la Sanyo Oil Corporation ésta a su vez terminaría vendiendo las acciones a un joven salvadoreño de nombre Federico Bloch. Bloch era el mejor amigo de Roberto Kriete, heredero de la aerolínea salvadoreña TACA International Airlines la que había sido adquirida por su abuelo Ricardo en los años 50s y desde ya pensaba en la globalización y las economías de escala. Federico Bloch deseaba unir a las aerolíneas centroamericanas (Aviateca, TAN-SAHSA, Aeronica, LACSA y COPA) en una sola para así poder competir con las aerolíneas estadounidenses que empezaban a penetrar el mercado de la región. El arquitecto de tan interesante proyecto, se le conoció en la industria como “El Morazán de los Cielos” porque lograría unir a Centroamérica al menos en la aviación civil. TACA International Airlines lograba así adquirir paquetes accionarios en Aviateca de Guatemala, SAHSA de Honduras la cual después sería rebautizada como TACA de Honduras, LACSA y crearía en 1992 una aerolínea nueva en Nicaragua con el nombre de Nicaragüense de Aviación, NICA. Solamente COPA de Panamá se le escabulliría de sus manos al “Morazán de los Cielos”. La aerolínea panameña prefería unirse a una aerolínea estadounidense, la Continental de Gordon Bethune. Pero Federico Bloch también cometió un gran error con lo que respecta a LACSA y a Costa Rica. Una vez conquistada la aerolínea tica, Bloch iniciaría el desmantelamiento de la misma para así fortalecer a la compañía madre: TACA. Los desaciertos fueron varios y constantes. El costarricense se sintió robado de su aerolínea, de su orgullo, de algo que era tan nacional como la Guaria Morada, el yigüirro o la carreta pintada sarchiseña. LACSA propiedad de los salvadoreños? Eso era inconcebible e imperdonable. En 1997 TACA International lanzaba una nueva imagen para las aerolíneas del grupo, una imagen única bajo el nombre de GRUPO TACA. El primer sablazo, los aviones de LACSA ya no tendrían más la bandera costarricense en la cola. Segundo sablazo, los números de los vuelos entre San José Miami que por décadas eran 620 y 621 eran cambiados. Se podía oír a los costarricenses desde pasajeros hasta agentes de viajes: ¿Cómo se atreven a cambiar de número de vuelo, si ese número era desde que se había iniciado la ruta a Miami? El número parecía ser de la importancia casi del Santo Grial. El tercer sablazo, lentamente el “hub” de San José se desmantelaría para pasar la mayoría de los vuelos de conexión al Aeropuerto Internacional de Comalapa en El Salvador.  En el apogeo de la base de vuelos de LACSA en el AIJS, la aerolínea operaba a ocho ciudades de los Estados Unidos de América; para cuando Grupo TACA se unía a la aerolínea colombiana Avianca en el 2009, solamente se operaban vuelos a tres ciudades de la nación estadounidense. Finalmente, en el año 2013 las tres operaciones a Miami, Nueva York (JFK) y Los Ángeles se cancelaban junto con los vuelos a La Habana, Ciudad de México, Monterrey, Quito, Guayaquil y Caracas; moría finalmente el “hub” de LACSA. El orgullo de una nación que hacía alarde en el slogan de la aerolínea de la década de los ochentas: “Unimos las tres Américas” no era más que una lejana quimera. Y es que al fin de cuentas la base de LACSA en San Jose sucumbía a intereses políticos de la misma empresa, aunque el Aeropuerto Juan Santamaría superaba con creces al vetusto Aeropuerto Internacional de Comalapa, era “políticamente correcto” transferir la mayoría de las operaciones a Estados Unidos y el norte de Sudamérica a la base de conexiones de TACA International Airlines, aún la familia Kriete era parte dueña de AviancaTACA. Sin embargo, tal decisión terminó de alienar al costarricense en contra del consorcio que había adquirido su “Orgullo y Gloria”, las líneas aéreas costarricenses. A partir de ese momento, como los abejones de Mayo después de las lluvias, han salido proyectos aéreos que anuncian serán “la bandera nacional” en el aire, desde Ticos Air (la cual no paso a mas por falta de inversionistas), Tica Air International rebautizada como Air Costa Rica por sus dueños la aerolínea doméstica Air Panamá, Holiday Air que supuestamente utilizaría como base de operaciones el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber Quirós en Liberia, Guanacaste, Viva CAM por los creadores de Viva Colombia y Viva Aerobús y más recientemente el anuncio de un ex jerarca de GRUPO TACA, que anunciara la creación de una filial costarricense de la aerolínea de bajo coste mexicana VOLARIS. El cierre del “hub” de LACSA por parte de AviancaTACA simplemente fertilizó  el campo para la germinación de posibles nuevas aerolíneas “nacionales” y la entrada abrupta de decenas de aerolíneas internacionales. Todo indica que las directrices de Bogotá eran en ese momento: “No nos interesa Costa Rica”. Yo en lo personal, de haber estado en los zapatos del señor Fabio Villegas, hubiese hecho una de dos cosas; o hubiese vendido el certificado de operación aérea de LACSA a una aerolínea interesada o hubiera aprovechado la excelente estructura del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría y la fama internacional de Costa Rica como país de paz, armonía y el país más feliz del mundo para consolidar la operación tipo “hub”. Obviamente soñar no cuesta nada y los costarricenses seguirán aparcando sus coches a la vera de la autopista Ruta 1 para ver decolar las aeronaves, solo que ahora podrán ser nuevos nombres, nuevas libreas, nuevas imágenes y LACSA solo es el nombre vacío de lo que una vez fue en la historia de la aviación civil costarricense.

Récord de tráfico de pasajeros en Aeropuerto de Liberia en el 2016

foto-1-aeropuerto-daniel-oduber-quiros
La terminal aérea del Aeropuerto Internacional Daniel Oduber de Liberia cuenta con cuatro puentes y tres cómodas salas de abordaje. Es considerado uno de los aeropuertos más modernos de la región centroamericana.

LIBERIA, Costa Rica–El ingreso de pasajeros aéreos por medio del Aeropuerto Internacional Daniel Oduber, de la ciudad de Liberia en la Provincia de Guanacaste, apunta a marcar un récord en este 2016, cuando podría superar el millón de ingresos y egresos, e inclusive alcanzaría los 1,150,000 pasajeros. La cifra adquiere relevancia si se compara con la de hace 15 años, en el 2001, cuando las llegadas apenas superaron los 70.000 pasajeros. El año pasado, la cifra se completó en 859.000 pasajeros. Estas cifras han sido compiladas por el ingeniero Roberto Kopper, quien fuera parte del Consejo de Aviación Civil desde el 2002, durante el gobierno del expresidente Abel Pacheco. “Yo llevo la estadística desde el 2002, cuando participaba en el primer vuelo fue a Atlanta”, recordó. DELTA Airlines fue la primera aerolínea internacional que apostó por los vuelos a Guanacaste. Estos datos incluyen todo el tráfico, lo que significa que registra entradas y salidas de nacionales y extranjeros. No obstante, Kopper llamó la atención sobre la relevancia del ingreso de turistas por esa terminal. Según el especialista la inversión de cada turista se encuentra en el rango entre $1.000 y $1100 por una permanencia en el país cercana a los ocho días, en promedio. Según los registros de Kopper, la mayor parte del año se registra un movimiento intenso en el aeropuerto, con excepción de los meses de setiembre y octubre.“Yo trabajé en Guanacaste y ahí fue donde participó la empresa privada para que el aeropuerto pudiera atraer más pasajeros. Hicimos donaciones desde la empresa privada, porque el volumen empezó a crecer muchísimo”, recordó. El buen momento que vive Liberia como destino turístico, y el importante aporte que ha sido para la zona de Guanacaste el contar con una infraestructura moderna, permitió que el tráfico de pasajeros aumentará , en los últimos seis meses, en un 35,5%, es decir 185,572 personas más con respecto al 2015, para un total (entrando y saliendo) de 707,512. Por su parte, enero y marzo registraron un aumento significativo de visitas para un 34,5% y un 26,5% respectivamente, destacándose como los meses de mayor crecimiento en términos absolutos. “Coriport como concesionario y socio estratégico del Estado costarricense siempre ha compartido esa visión de desarrollo y beneficio para la región de Guanacaste, y por ello continuamos implementando nuevas acciones que permiten fortalecer a esta región como es la ampliación de la terminal de pasajeros que costará más de $10 millones, así como el inicio de obras para la terminal de carga aérea”, destacó César Jaramillo, gerente de la empresa administradora de la terminal aérea. Recientemente, la Contraloría General de la República (CGR) aprobó la inversión de 1869 millones de colones costarricenses en el aeropuerto, lo que permitirá mejorar la calle de rodaje, la pista de aterrizaje, las salidas rápidas y diversas zonas que requieren de mantenimiento constante. Actualmente, el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber Quirós ya registra la llegada de 15 aerolíneas con destinos internacionales y 2 con destinos domésticos: Nature Air y SANSA. Se espera que mas aerolíneas europeas se interesen en el destino en los próximos años y que alguna aerolínea desee establecer una base de conexiones o “hub” en el aeropuerto guanacasteco. Con el inicio de operaciones de aerolíneas nacionales como Air Costa Rica, se espera también mas operaciones al aeropuerto. En una entrevista, el presidente ejecutivo de la aerolínea mexicana VOLARIS, Enrique Beltranena, dijo que no descartaba con el desarrollo de la filial Volaris de Costa Rica se pudiera incluso llegar a tener vuelos domésticos entre San José y Liberia operados por jets, lo que reduciría el tiempo de vuelo entre ambos aeropuertos a solo 25 minutos.

Volaris Costa Rica será la aerolínea de bajo costo más importante en Centro América

avcr_91758
Los planes de Volaris Costa Rica es tener en cinco años 65 aeronaves ofreciendo vuelos a las principales ciudades de Centroamérica, México y hasta Suramérica.

SAN JOSE, Costa Rica—En menos de 30 días estará en suelo costarricense el primer Airbus A-320 de Volaris Costa Rica con la imagen de la nueva aerolínea de bajo costo nacional. La aerolínea ya cuenta con dos tripulaciones listas para arrancar con los servicios aéreos. Para Enrique Beltranena, el CEO de Volaris de México, Costa Rica es sumamente importante. “Nuestra visión es bajar los costos de viajes a la mitad de lo que se ofrece en este momento. Mi sueño es que Costa Rica se convierta en una sede de las primeras aerolíneas interregionales de bajo costo, si eso se pudo hacer en México, claro que se puede hacer acá” afirmo Beltranena. Y es que el CEO de Volaris tiene vasta experiencia en el mercado de América Central, no solo es guatemalteco de nacimiento pero además fue CEO de la desaparecida Grupo TACA por varios años, cuando el dueño de esa empresa Roberto Kriete intentaba cambiar el modelo de TACA de “legacy” a “LCC” (Low Cost Carrier). Aunque en ese momento el proyecto no se pudo llevar a cabo, Roberto Kriete ponía los ojos en México donde hace 10 años nacía Volaris, una de las aerolíneas más exitosas del mundo. Y ahora el equipo de Volaris de México planea la fundación de la primera verdadera aerolínea de bajo costo centroamericana. Los planes de Volaris Costa Rica es tener en cinco años 65 aeronaves ofreciendo vuelos a las principales ciudades de Centroamérica, México y hasta Suramérica. Volaris Costa Rica desea “democratizar” los viajes en la región. Poder ofrecer tarifas de hasta $65.00 para que un costarricense pueda viajar de fin de semana a Cancún o que un mexicano viaje a Costa Rica por ese mismo precio. Volaris Costa Rica también espera poder enfocarse en los viajes corporativos de las pymes, pequeñas y medianas empresas que buscan ahorro en sus viajes, emulando los planes específicos y estrategias que con éxito han manejado en México. “Por ejemplo, hay cerca de 500 mil pasajeros viajando de San José a Managua, con cerca de ocho o más horas sentados en un bus, más las horas de Migración. Nosotros le ofreceríamos un trayecto de una hora, llegando a Managua con menos filas, sin mucho estrés. Nosotros atacaríamos ese nicho, podría ser que las empresas de autobuses se vean obligadas a transformar sus operaciones, ya sea con trayectos más cortos o dando un servicio de mayor calidad. Otro ejemplo, entre San José y Liberia hay cerca de seis horas, más la “hora pico”, ese trayecto lo haríamos en 45 minutos” dijo Beltranena. Y es que Volaris Costa Rica piensa también competir con las aerolíneas domesticas que ya operan en el país como SANSA y Nature Air (pero que solo operan aviones de hélice con capacidades limitadas). Volaris Costa Rica operara sus vuelos en los aeropuertos internacionales de Costa Rica (el AIJS de Alajuela y el AIDO de Liberia) en lo que se llaman las franjas operativas. “Hemos conversado con los administradores, tanto del aeropuerto de San José como el de Liberia, los dos tienen vuelos establecidos, nosotros operaríamos en la franja horaria que no se ocupa, por ejemplo, la terminal del Santamaría tiene picos entre 5 a.m. y 8 a.m., así como 12 m.d. a 3 p.m. Buscamos operar en la franja de 8 a.m. a 12 m.d. y hasta en la medianoche, sabemos de muchos clientes que se ahorran los costos de hoteles por la noche que pasan dentro del vuelo” finalizo Beltranena. La única aerolínea en Centroamérica de bajo costo es VECA Airlines de El Salvador la cual solo opera 2 aviones Airbus A-319 del Aeropuerto de Comalapa a San José, Ciudad de Guatemala y Managua, sin embargo esta aerolínea no ha tenido el éxito esperado y es asociada constantemente a fondos del Alba de Venezuela.

Costa Rica se convierte en “hub” de conectividad aérea en el Istmo

BA (8)
Hoy cerca de 20 compañías aéreas vuelan al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría de Alajuela brindando conexiones a 46 destinos alrededor del mundo.

SAN JOSE, Costa Rica—Las estrategias del ICT (Instituto Costarricense de Turismo) y de AERIS y Coriport S.A. respectivamente han convertido a Costa Rica en menos de un año en un imán para las aerolíneas, tanto nacionales como extranjeras. La última en anunciar nuevas operaciones fue la mega aerolínea francesa Air France, con la llegada en noviembre del primer vuelo directo desde París utilizando el Boeing B-777. Por otra parte, en el segundo semestre de este año, también empezarían a volar empresas que se están certificando como operadores aéreos en la Dirección General de  Aviación Civil, como Holiday Air, Air Costa Rica y Volaris Costa Rica. Finalizado 2016, con el vuelo de Air France, se habrán agregado unos 332 mil asientos anuales, respecto a lo que venía sucediendo hasta el primer semestre del año pasado. Son cerca de 28 mil asientos adicionales disponibles por mes. Estos visitantes provienen de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y México. En términos de gastos, los turistas pagan en promedio unos $1.250 por persona, con una permanencia de diez días, según el Instituto Costarricense de Turismo. La mayoría de los vuelos adicionales son de aerolíneas de bajo costo; de hecho, este tipo de empresa a menudo no compite por precio, sino por duración corta del viaje, horario conveniente o apertura de nuevas conexiones. Un 70% de los vuelos iniciados este año por esas aerolíneas llegan a San José, mientras los demás aterrizan en el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber de Liberia. Se trata de un beneficio tanto para la capital como para la provincia de Guanacaste. Para Coriport S.A. y para AERIS, empresas que administran ambos aeropuertos, el reto es satisfacer esa ola de nuevos pasajeros. “Ya las ampliaciones para los vuelos grandes como los de Iberia, Air France y British Airways se realizaron con la inauguración de la sala de abordaje el año pasado, por eso tenemos toda la capacidad para operar esos y más vuelos”, dijo Rafael Mencía, gerente de AERIS. Por otro lado, son cerca de tres empresas las que buscan utilizar nuestro país como “hub” o base de conexiones para sus operaciones, como lo son Holiday Air, Air Costa Rica y Volaris Costa Rica. Las tres aerolíneas iniciarían entre julio y agosto la venta de vuelos. El objetivo de estas empresas es volar a Centroamérica, Miami, Orlando, Nueva York y algunos países en el Caribe. Primero, lo harían con operaciones de charters, alquiladas por agencias de viajes o empresas específicas y luego abrirían los vuelos comerciales itinerados a todos los pasajeros interesados. Desde el año anterior seis nuevas aerolíneas confirmaron sus operaciones, además otras seis aumentaron frecuencias. Esta llegada de nuevas compañías aéreas y la puesta en marcha de las empresas nacionales es parte de la estrategia para la atracción de aerolíneas con que trabaja el ICT en reuniones bilaterales y la promoción del país en ferias internacionales. “Algunas de las decisiones que realizan las aerolíneas en un nuevo destino vienen de un análisis que supera los cinco años de evaluaciones en relación con el costo-beneficio, la rentabilidad de la nueva ruta y la concordancia con la estrategia de crecimiento”, dijo Mauricio Ventura, Ministro de Turismo. Hoy cerca de 20 compañías aéreas vuelan al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría de Alajuela brindando conexiones a 46 destinos alrededor del mundo. Por su parte, diez aerolíneas vuelan al Aeropuerto Internacional Daniel Oduber, en Liberia que conectan a 24 destinos a nivel mundial. Entre las aerolíneas que se desea que inicien servicios a Costa Rica en un futuro o que al menos consideren Costa Rica como destino en un futuro se mencionan: Air Europa y Plus Ultra de España, Air Berlin y Eurowings de Alemania, KLM de Holanda, Norwegian de Noruega, Finnair de Finlandia, Aeroflot de Rusia, Qatar Airways de Catar (aprovechando el Acuerdo de Cielos Abiertos existente entre Costa Rica y Catar) Azul de Brasil y LATAM de Chile. Queda pendiente ver si tanto el Gobierno de Costa Rica, el ICT y las empresas privadas que manejan los dos aeropuertos internacionales logran atraer estas otras aerolíneas miembros de las alianzas SkyTeam y OneWorld.

Volaris Costa Rica y Holiday Air están cerca de obtener permisos

2729703
La compañía Volaris Costa Rica cuenta con dos aviones Airbus 320 y sumará cuatro más el próximo año. Cada aeronave tiene una capacidad para 179 personas y un costo de $70 millones.

SAN JOSE, Costa Rica–Tanto Volaris Costa Rica y Holiday Air buscan utilizar la bandera nacional de Costa Rica para promocionar vuelos comerciales. Las dos aerolíneas se encuentran en la fase cuatro de cinco fases para certificarse como aerolíneas costarricenses, según Álvaro Vargas, jefe de Operaciones Aeronáuticas de Aviación Civil. Las aerolíneas operarían vuelos regulares y no regulares, tipo chárter. Con esta fase concluida, seguiría la revisión de todos los documentos para que pudieran volar en el segundo semestre de este año. Ambas empresas aéreas se sumarian a Air Costa Rica, la cual recibió el aval para despegar desde finales del 2015 pero aún no inicia con los servicios aéreos a pesar de que ya un Boeing 737 se encuentra en el país. El director de la Dirección General de Aviación Civil, Enio Cubillo, confirmó que Volaris Costa Rica –de capital mexicano– se encuentra en la fase cuatro, de cinco totales, para obtener el Certificado de Explotación y Operación Aérea por parte del Consejo Técnico. Álvaro Vargas, jefe de Operaciones Aeronáuticas de Aviación Civil, indicó que la otra aerolínea, Holiday Air también se encuentra en la fase cuatro y esta es de capital estadounidense. Ambas compañías superaron las primeras tres fases del proceso de certificación, en las cuales se realiza una reunión de presentación del interés de la aerolínea y se aporta la documentación técnica, financiera y legal. La fase cuatro es en la que se muestran los aviones, personal y las instalaciones, como simuladores y centros de entrenamiento. En la fase cinco se realiza una audiencia pública y se otorga el certificado. “Será una empresa costarricense, con personal costarricense”, dijo Fernando Naranjo, director de Volaris en Costa Rica. Naranjo había sido anteriormente el Presidente Ejecutivo de TACA de Costa Rica. Esta aerolínea volará a destinos en Centroamérica y México en una primera etapa. Luego incorporará vuelos a países de Suramérica y a Estados Unidos. En algún momento, los vuelos a Guadalajara y Cancún, que actualmente maneja Volaris de México, pasarán a manos de Volaris Costa Rica.  Naranjo estima que iniciarán operaciones en agosto de este año con un vuelo a Ciudad de Guatemala. La compañía cuenta con dos aviones Airbus 320 y sumará cuatro más el próximo año. Cada aeronave tiene una capacidad para 179 personas y un costo de $70 millones. Volaris Costa Rica vendrá a llenar el vacío que dejo Avianca cuando cerró la base de vuelos de conexión en el Aeropuerto Juan Santamaría en el 2013. Actualmente la empresa emplea a 30 personas y esperan aumentar a 200 para mediados del 2017. El interés de Volaris de contar con una aerolínea de bandera costarricense es que le permitirá tener mayor flexibilidad para realizar vuelos entre México y Centroamérica, los cuales están limitados por acuerdos bilaterales. Por ejemplo, entre México y Costa Rica solo pueden operar dos aerolíneas por ciudad. Los vuelos a la Ciudad de México ya están acaparados por Interjet y Aeroméxico, por lo que Volaris (también mexicana) no puede realizar viajes a ese destino, pero Volaris Costa Rica (costarricense) sí podrá hacerlo. Volaris Costa Rica se enfocará en viajes de negocios y turismo regional. “Vamos a democratizar la aviación en Centroamérica con tarifas mucho más bajas”, resaltó Naranjo.  La aerolínea Air Costa Rica recibió el permiso para empezar a utilizar los cielos y aeropuertos del territorio nacional desde setiembre del 2015, pero aún no ha arrancado operaciones.  La única aerolínea de capital costarricense y hermana de Air Panama se encuentra solicitando los permisos en otros países como Guatemala, Panamá, Colombia y Perú. “Ya es cuestión de ellos, tienen tiempo limitado. Primero se les dio tres meses de tiempo, y hace como dos semanas se les concedió una extensión”, dijo Enio Cubillo. Una vez que una aerolínea cuenta con el aval de Aviación Civil, tiene seis meses para iniciar operaciones. Después de eso puede solicitar una única extensión del plazo. “Solo se permite una extensión. Una vez vencido ese plazo, debemos verificar qué sucedió y hasta cabe la posibilidad de que pierdan el permiso”, explicó Cubillo, tal como le ocurrió hace algún tiempo a Ticos Air la cual nunca despego. Existe el interés de otra empresa para operar rutas directas desde el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber de Liberia, llamado Costa Jet, sin embargo a la fecha no han presentado documentos a Aviación Civil.

Southwest Airlines inicia servicios de Los Ángeles a Liberia

avcr_91105
Southwest Airlines operará el servicio sin escalas en un avión Boeing 737-700 con capacidad para 143 personas.

LIBERIA, Costa Rica–La aerolínea estadounidense de bajo costo, Southwest, inauguró este miércoles su vuelo directo entre el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber, en Liberia y Los Ángeles, California. La compañía aérea volará todos los días a las 9:00 A.M. para aterrizar en California en la tarde. Southwest Airlines operará el servicio sin escalas en un avión Boeing 737-700 con capacidad para 143 personas. El vuelo directo a Los Ángeles también permitirá hacer conexiones con otros aeropuertos en el oeste de los Estados Unidos, como Sacramento, Phoenix, Denver y Las Vegas. Los precios de los boletos aéreos varían dependiendo de las fechas y la disponibilidad. La empresa permite a sus clientes el transporte de dos maletas sin costos adicionales. Southwest Airlines opera otros vuelos directos entre Liberia y sus conexiones a los aeropuertos de Houston y Baltimore-Washington. La firma estadounidense inició los vuelos directos desde Liberia en noviembre del 2015. Además, durante este verano la aerolínea cuenta con 60 vuelos semanales que conectan Liberia con otros destinos, incluidos los que salen del aeropuerto internacional Juan Santamaría. Las negociaciones para que Southwest Airlines volara a Costa Rica iniciaron en el año 2007. En el 2014, Costa Rica recibió 934.000 visitantes por vía aérea provenientes de los Estados Unidos, con una estadía promedio de 10,4 noches y un gasto de $1.230 por persona, según datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT). Por otro lado desde este martes 12 de abril, la línea aérea venezolana, Albatros Airlines, vende boletos aéreos para sus vuelos directos entre ese país sudamericano y el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría. La firma venezolana anunció que volará tres veces por semana: lunes, miércoles y viernes, saliendo a las 7:30 A.M. del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía. La nueva ruta será cubierta por un avión Boeing 737-500 con capacidad para 114 pasajeros, 108 en clase económica y seis en clase ejecutiva. El primer vuelo entre Maiquetía y el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría se realizará el 2 de mayo. Orlando Padilla, Director Comercial de Albatros Airlines, dijo al diario El Mundo de Venezuela “Que las personas buscan destinos como Costa Rica porque existen muchas facilidades para la estadía y porque es un destino en el cual se pueden hacer inversiones. Esto convierte a Albatros Airlines en la única línea aérea que realiza un vuelo directo a este país; anteriormente debían cumplir con escalas en otros países para llegar a San José de Costa Rica como destino final”, agregó Padilla.